SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

domingo, 2 de mayo de 2010

El diablo es diablo por viejo, no por diablo

Porque es un buen aporte cultural, me permito recomendar el artículo escrito por el maestro Gonzalo Castellón (foto), tenor costarricense.  wílliam venegas

¿Historia del Pizuicas? ¿Relato del Patas, como decían nuestros abuelos? Bueno, más bien es un resumen de la participación del maligno en algunas óperas. Por razones de espacio, se cercenó la alusión a Katia y el diablo (Cert a Káca) de Antonin Dvorák, divertida ópera en que también el diablo pierde.
Les adjunto entonces el link del artículo que publica Áncora de La Nación, y que se titula Diabolus in opera en alusión al archifamoso diabolus in musica, como se denominaba al tritono. Clic en:
http://www.nacion.com/2010-05-02/Ancora/NotasSecundarias/Ancora2344033.aspx
Espero lo disfruten y, por favor, no se lo tomen tan en serio. Gonzalo.

9 comentarios:

Niña Pochita dijo...

Ahhhhhh, bueno, bueno. Ahora abriré cursos de canto y si don Gonzalo no me los da, contrato en mi escuela al mismito demonio. Ya leí el art. en el Áncora.

Niña Pochita dijo...

Gracias a don Gonzalo, los cursos de la escuela de la niña Pochita son:
Diablo en la ópera 1: Gonzalo Castellón
Diablo en la ópera 2: el diablo mismo
Teatro y modelaje Soho: con Rocío Carranza
Periodismo e imagen propia: con José Mairena
Cine y otros demonios: con Hilda Hidalgo
Poesía religiosa: con Frank Ruffino
Poesía de verso libre: con Víctor Hurtado
Defensa personal antiargentina: Andrés Sáenz
Oftalmología con huellas en los ojos: wílliam venegas
Spanglish o mejor no hablar: Sergio Román Armendáriz

Más información en blog Pochita.

Casandra, hija de Príamo dijo...

Leído por esta ruta porque no compro el periódico. Gracias. Burgués el artículo para mi gusto porque implica una base de conocimientos que el propio artículo no se atreve a despejar, aunque me gusta más la letra del señor Castellón que la del todólogo Sagot -Jacques-.

FRANK RUFFINO dijo...

William:

Por razones de peso no leo La Nazi-on, menos Áncora mientras esté de editor Víctor Hartado Oviedo, tipo excluyente, fundamentalista en sus ideas, apenas bueno para ese medio. Deberíamos mandarle al Patas para que lo agarre de su abundante cabellera y lo suelte en el cráter del volcán Arenal (una caída libre gloriosa) haber si llega primero que nosotros al averno.

Esos cursos de la Niña Pochita deben estar muy interesantes. Solo por desquite iría a la clase del profe Hartado a hacerle la vida imposible. El primer día le pondría una tachuela en su silla, desempolvaría mi pistola de agua y le soltaría toda la carga en el mero tarro hasta dejarlo bizco.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

...terminando de escribir el anterior comentario (yeguada), mirando al solar aquí en mi casa de Náralit, pasa con fría lentitud, como si meditara, gran gato negro sobre la tapia, horrible felino nunca visto por estos lares. Al llegar al extremo, y antes de zambullirse en la propiedad del beato de al lado, vuelve hacia mí su cabezota: sus ojos amarillos taladran más que los de mi ex suegra, lanza un maullido desconcertante, desaparece como si llevara alguna misteriosa, macabra misión entre ceja y ceja... (ya sabrán: si algo sucede en esta comarca, o me sucediese algo repentino y raro, pues que el buen anfitrión William mande este comentario a La Extra).

Luissiana Naranjo dijo...

A ver Niña Pochita, con gusto daría un taller de endecasílabos!! jejeje

Y eso que vengo por la derecha de donde se devuelven los demonios!

Saludos Will...

wílliam venegas dijo...

Pochita: ahí le respondí, en su blog, a sus pretensiones conmigo.
Casandra: ¿qué le digo?, si puse el artículo en mi blog es porque creo en él.
Frank: no está bien que su ojeriza con Víctor Hurtado le impida leer este artículo del maestro Castellón.
Luissiana: usted viene de buen humor hoy.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimadísimo William:

Atendí tu solicitud, vengo hilarante y presto como un soldado nazi marchando por los Campos Elíseos, y, para mi pesar, entro por la parte izquierda de tu santuario en el ciberespacio donde desde hace algunos años Luzbel transita muy a gusto, pues su doctrina viaja más rápido que por otros elementos menos densos.
Así, le dije a mi hermana gemela buscar, rebuscar, y encontrar entre cielo e infierno el artículo de Gonza. No le fue difícil tratándose de La Nazi-on, el diario preferido del diablo (en lo único que coincidimos mi Señor y yo). Lo imprimió y me lo leyó a bocajarro, vía teléfono. No pude menos que disfrutarlo, aunque, y a pesar de transmitírseme por medio oral, guardaba algunas fallas gramaticales que para nada lo deslucen (se le pasaron al flamante editor Hartado, el culpable de no hacerle el favorcillo a Gonza). Felicidades Gonza por tu interesante y huérfano escrito!

Un ateo siempre brincará, chillará y aplaudirá cuando hablan del señor de
la noche y de las estrellas, y de sus copiosas intervenciones en la cultura humana: si hablamos de divina ópera y teatralidad, Mephisto me secuestra el alma, y viajo, sí viajo, celebrándolo con mi barítona voz de loser. En estos instantes nocturnos danzo con el gato negro que, por la tarde de este aburrido domingo de pueblo, enamoró mi alma débil y procaz, proclive a la perdición en las cosas femeninas irresistiblemente bellas. Al tenor de las circunstancias, queridos amigos de La Huella del ojo (no me pierdan de vista) mi medio de locomoción son cuatro patas negras, junto a mi antigua amiga de correrías (la gata negra) que he reconocido en su segundo ascenso subterráneo a este Náralit nublado y tronador, escenario perfecto para mi particular y unigénita misa negra en contubernio con la gata de mis amores perdidos.

Salud, hermanos!

P.D. El resto de la historia queda en mi caja fuerte resguardada de fisgones y pazguatos.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

En toda la historia de la humanidad esta presente alguna figura del mal, en la religión judeocristiana, el Diablo ocupa un lugar preponderante.

Habría que ver esa obra a ver qué tan diablo es el mismo Diablo, ya que hasta la niña Pochita me visito en mi blog y me dejo un olor a azufre jaja.

Interesante artículo y en verdad la historia del Diablo No me gusta jaja, hay que tenerle algo de cuidado.
Salduos