SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

lunes, 28 de febrero de 2011

El cisne negro es película demoledora y oprime.

El cisne negro (2010), cinta dirigida por Darren Aronofsky es cine de autor, o sea, cine cuyas constantes definen e identifican a un cineasta. Basta con mencionar tres títulos de Aronofsky: Pi (1998), Réquiem por un sueño (2000) y El luchador (2008), nuevas fórmulas de la tragedia. El cisne negro es la historia de una bailarina (Natalie Portman) narrada con arte opresivo que conduce a la fatalidad. Nina es balletista que quiere triunfar con una versión diferente de El lago de los cisnes, de Chaikovski. Ella asume bien el Cisne Blanco, limpieza y elegancia, pero no maneja su Cisne Negro, perfidia y sensualidad. Para triunfar, Nina se adentra en la locura del perfeccionismo y se conecta con su lado más oscuro. Las imágenes son agobiantes, pero con inteligencia estética. La banda sonora se impone con agudo juego de la música de Chaikovski reventada por golpes electrónicos. La actriz Natalie Portman está perfecta con los desdoblamientos de la conducta de su personaje. El cisne negro es película demoledora. (wvs)
Crítica completa en:
http://letras-uruguay.espaciolatino.com/aaa/venegas_william/cisne_negro_pasion_por_la_pasion.htm
http://www.nacion.com/2011-02-27/Entretenimiento/NotasSecundarias/Entretenimiento2697088.aspx

45 comentarios:

Wílliam Venegas dijo...

El cisne negro
(Black Swan)
Estados Unidos, 2010
Género: Drama
Dirección: Darren Aronofsky
Elenco: Natalie Portman, Vincent Cassel, Winona Ryder
Duración: 110 minutos
Calificación: CINCO estrellas de cinco posibles.

Wílliam Venegas dijo...

Acepto que Aronofsky se pasa con los efectos visuales esta vez, pero a él también se le siente su propio delirio, y esto no será impedimento para que –aquí– recomendemos esta película como lo que es: una obra de arte. Por cierto, los más jóvenes no podrán verla porque los reglamentos de censura la prohíben para menores de 18 años.
¡NO ENTIENDO!

Wílliam Venegas dijo...

Ahí se la dejo en el área a Roncahuita:

El asunto de la perfección artística es lo que –de otra manera– resolvió Luchino Visconti con esa obra maestra del sétimo arte: Muerte en Venecia (1971), con el gran Dirk Bogarde. Son estéticas diferentes, pero una sola desazón temática.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Willey:

Vine otra vez de primero a agarrar una butaca en tu “sala de cine” de última generación, no sin antes propinar codazos a la muchedumbre energúmena que se agolpa por ingresar. Este “Cisne negro” de verdad que parece una promesa fílmica por lo que nos recomiendas: esta beldad (Natalie Portman) desdoblándose en un personaje tan grácil, mágico, pero neurótico como toda bailarina de élite! Esto me atrapa, porque en el mismo sentido todos luchamos por ser mejores en lo que nos tiraniza, así seas tú tratando de mantenerte en la cúspide de la crítica de cine y teatro a nivel nacional; sea Hattori Hanzo a sartenazo limpio cuando los platillos son mediocres –más si es samurái!-; sea Roncahuita y su patriotismo que describe esta realidad bizarra y neoliberal impuesta por los fatídicos y apátridas hermanos Arias y sus títeres de turno; sea este humilde siervo de la Sacra Poesía, procurando, con mis pendejos textos, llegar a colgarme en el universo de las estrellas de la poesía, cosa que es como para los fanáticos religiosos o cazadores de tesoros, atinar con el Santo Grial. La eterna lucha humana por ser mejores.

Abrazos,
Frank.

Julio Rodríguez Chico dijo...

El cisne negro: metamorfosis destructiva.

Un drama intenso con algunos excesos de crueldad para dinamitar la historia de una madre que quiere realizarse en su niña, de una bailarina que salta al vacío de la fama y baja a los infiernos, de un maestro de dudosa moral y métodos cuestionables, de una visión maniquea donde lo luminoso y lo oscuro luchan en un mundo donde las divas se suceden

Víctor dijo...

Es una película imperfecta pero intensísima que te deja sin aliento. Además,Natalie Portman merece el oscar por su apasionada interpretación.

D.S.Vollrath / La Butaca dijo...

Yo creo que la intención del filme no es sobre la perfección o la imperfección. Un sueño que se vuelve una pesadilla tras ser una victima de la esquizofrenia; es una pelicula con un contraste agridulce y creo que el director logro un equilibrio que no forsozamente tuvo que ir acompañado por la perfección. Creo que la perfección se logra cuando no se pretende llegar a ella.

“Procurando lo mejor estropeamos a menudo lo que está bien”
William Shakespeare.

verdial dijo...

Por lo que aportas sobre ella, a mí me tiene que encantar, sobre todo si afirmas que es una obra de arte.

Un abrazo

MaLena Ezcurra dijo...

El sábado ví el Cisne Negro y mis ojos estallaron ante las mil sensaciones que me provoco Aronofsky.

No puedo olvidar la gestualidad corporal de Portman en su cisne negro.

Gloriosa!




M.

FRANK RUFFINO dijo...

Amigo William (por si alguien anda con la tripa vacía. ESTE COMENTARIO NO TIENE QUE VER NADA CON NATALIE PORTMAN Y "EL CISNE NEGRO"):

Me ha pasado lo mismo. Vengo del blog de Hattory "el sartenista" Hanzo y el hambre y la ansiedad por devorar mariscos a diestra y siniestra se me ha alborotado. Los platillos de estos productos del mar en los restaurantres son caritos y poco confiables por la mala manipulación que hacen los cocineros y los expendedores intermediarios de los mercados. Hagan lo que yo. Les dejo el comentario puesto donde "el sartenista" Hattori.

Estimado Hattori:

Estoy por desayunarme y leyéndole a usted siento el agujero negro supermasivo del centro de la galaxia en mis entrañas.

Yo prefiero comprarle los mariscos al proveedor directamente: del congelador ambulante saco pulpo, calamar, filetes de corvina y otros pescados, cangrejas, camarones y mejillones. Cocino el pulpo en olla de presión -es durito- y el calamar. Luego los pico en trocitos y los guardo en bolsitas en la heladera. Igual con los camarones, parte del pescado, las conchas: todo en porciones para una mariscada personal, o arroz a la marinera, o camarones al ajillo, sopa, o como diablos se me ocurra darle matarile a mis amados mariscos! No uso consomés ni menos cubitos, todo con mucho ajo, cebolla, chile picante-dulce, apio, culantro de coyote, y especias varias, etc. También, aunque no padezca de nada, solo de hambre, empleo poca sal. El ceviche, en vez de meterle la inquietante y dulzona gaseosa, le agrego jugo puro de toronja que yo mismo exprimo y ahí voy regulando el ácido hasta "crear" realmente un cevichito digno de un rey! (siempre pico el pescado congelado: es más seguro y quedan más parejos los cuadritos).

Abrazos,
Frank

Ligia dijo...

La vi y me encantó. El papel de Portman, muy especial. Abrazos

Diego dijo...

Es frustrante cuando quieres que te encante una película, pero después de verla no fue así. Este es el caso mío con “Black Swan”. No estoy diciendo que sea una mala película, es entretenida y en aspectos como cinematografía, actuaciones, dirección, música esta muy bien cuidada. El problema va con el guión que sigo sin entender cual es el supuesto punto de la película. Admiro mucho a Aronofsky, considero a “Requiem for a Dream” y a “The Wrestler” películas excelentes. Pero aun teniendo tantas expectativas de “Black Swan” ciento que esta muy lejos de esas dos películas en cuanto a calidad. La película trata de una bailarina que se obsesiona con la perfección de su trabajo y empieza a alucinar… ¿entonces que?... Debemos estar asustados? ¿Debemos reflexionar con respecto a eso? He leído sin fin de criticas positivas de “Black Swan”, algunos mencionan que hay varios puntos de vista, algunos mencionan que hable del bien y el mal (como usted lo menciono), pero no vi nada de eso o al menos nada que genera impacto suficiente para tomarlo en cuenta. En “Requiem for a Dream” uno se siente en shock después de ver la película, hasta se siente esa sensación de que te cambio la vida. En “Black Swan” no sentí ningún peso psicológico, nada que me impactara o me pusiera a pensar. No es por pasarme de listo pero hubo escenas que hasta sentí que sabia lo que iba a pasar después. En la película “Shutter Island” vimos como el personaje principal creaba una realidad tratando de escapar de un perturbante hecho, eso es inteligente y puede generar muchos puntos de vista. En “Black Swan” vemos como Nina ve cadáveres en la bañera y cuadros hablándole, esto mas que un aspecto psicológico de analizar lo veo como sustitos baratos para el publico. Viéndola como drama tampoco sentí que generara ese fuerte laso espectador-protagonista como lo hiso “The Wrestler”, Natalie Portman es una excelente actriz pero su personaje no tiene mucho con lo que el publico pueda sentirse conectado tal vez porque la presentaban como alguien tímida e inocente en exceso. Esta película me recordó a la película de terror italiana “Suspiria” que también se veía bien (estaba bien hecha) pero su guion carecía de sentido. El Guión de “Black Swan” tiene más sentido que el de “Suspiria”, pero tampoco sentí que tuviera puntos de vista inteligentes que analizar. Realmente quería que me gustara este film aun mas, esperaba una nueva obra de arte de parte de Aronofsky, pero al tener tan altas expectativas termine decepcionado. Si usted William o alguien mas me podría explicar como un niño de 5 años porque esta película es buena, pues me encantaría porque de verdad quería que me gustara más esta película.

Laura dijo...

William, entonces por lo que dice desilusionado de Diego, "Black Swan" merece apenas tres estrellitas. Sus argumentos son muy razonables: ¿no tendrá parte o mucha razón?

Marcos Herrera Solís dijo...

No sé, pero este Diego está chiflado por decir algo así: lloré como una loca viendo esta película, y eso que soy un tipo normal.

Atte, Marco Herrera S.

Wílliam Venegas dijo...

Frank:
Me gusta lo que escribe sobre el afán artístico por ser el mejor. Creo que debiera ser un afán humano en general, para no caer en la involución (como Reagan, Bush, etc.).

Julio:
¡Metamorfosis! Lo pensé cuando escribía mi crítica, pero ya no tenía espacio en el periódico. Claro, Nina, en la película, me recuerda al Gregorio de La metamorfosis de, ¿quién va a ser?, de Kafka.

Víctor:
¿Puede una película imperfecta, como usted lo señala, lograr uno esos estados de ánimo tan fuertes que usted mismo acepta que sucede?

Vollrath:
Si usted no ve el tema de la perfección artística llevada al grado de la obsesión/locura en "El cisne negro", con todo respeto y amistad le digo que usted no percibió el campo semántico del filme.

Verdial:
Claro que sí, es de tus películas.

Malena:
Le juro que cuando veía El cisne negro me pensé: "Ojalá Malena no se pierda esta película".

Wílliam Venegas dijo...

Ligia:
¡Qué bueno verla por aquí de nuevo! ¿Eres cisne blanco, verdad?

Diego:
Aún mantiene usted una perspectiva bastante personal en sus comentarios. Esto no es que sea malo en el público espectador, pero... si se quiere ser crítico es distinto: hay que apostarse desde un material de análisis que le permita a uno descubrir los valores narrativos en relación dialéctica con la propuesta formal. No es que la bailarina comienza alucinar así porque así, hay más que eso en el proceso de lo real y lo irreal hacia la locura llevada hasta la muerte. Ojalá usted lea mi crítica completa y no solo el resumencito que está aquí y lea comentarios que aquí van apareciendo. Lo felicito por su afán de darle sentido a lo que escribe desde lo que ve. Lo acepto, en lo que usted escribe hay ideas interesantes que usted puede enriquecer. No le digo cuáles, es su tarea valorarlas.

Laura:
En lo de Diego hay una racionalidad interesante y él la plantea y la defiende con amor por lo que piensa. Eso es bueno. Creo qaue le falta sustrato para manejar el concepto de lo que ve en cine con filmes como este.

Marco:
Con respeto, el que usted llore como llore no hace que una película sea buena o mala; en ese sentido, Diego trata de expresar un discurso sobre el filme y no lo siento chiflado, usted solo nos dice... que lloró. Otra cosa: ¿qué es ser un tipo normal?

delfin en libertad dijo...

La vi el viernes, la verdad el principio se me hizo algo lenta.
La actuación de Natalie Portman es extremadamente exquisita, intensa, grandiosa, desplegándose en su actuación, bien merecido ese oscar.
Salí encantada con su actuación.
Pero esperaba más del guión.
Hasta me salió con rima...y eso que no me gustan.

Un abrazo!

Le voy a contestar pero no por aquí.

Marcos Herrera Solís dijo...

William: no me entendiste seguro: soy heterosexual, o sea normal, natural, como las Sagradas Escrituras mandan.

Atte. Marco Herrera S.

Fran dijo...

Considero que es una de las mejores películas del año,... me gustó personalmente pero también me gustó como ejercicio cinematográfico, lo que trato de decir con esto es que tiene buenos elementos y los combina de buena forma para que con premeditación y la mayor de las alevosías golpear al espectador. Me encantó la fotografía, sobre todo su textura y la combinación de la música y las imágenes que hacen una danza perfecta.Espectacular Natalie Portman en todo sentido, como actriz para mí lo demostró todo, su transformación en el cisne negro es eso, una transformación.

Suficiente de hablar de lo bueno!!, porque me resulta muy evidente, lo malo, es que no me sorprendió, el tema de la doble personalidad y del personaje perseguido por sus propias paranoias no es nuevo, lo vimos en "El club de la pelea" y en "En el maquinista" y de forma diferente en "Memento".

Por otro lado fue un pecado mortal que en dos ocasiones los personajes hablaran de la trama de "El lago de los Cisnes" fue como contar la película en 30 segundos, si uno conoce la trama bien, pero si la desconoce mejor, además ¿Porque insistir y hacerlo dos veces?, Por otro lado eso de que en la realidad de la película se imite la realidad de la obra ya se vio en Romeo y Julieta, digo se vio porque yo no lo he visto, tampoco es muy original y mucho menos sorprendente.

Ahora no es que todo tenga que ser original y sorprendente, sigue siendo una gran película.

El otro pecado mortal es que Nina haya muerto virgen. :)

Emily Madrigal dijo...

EXC PELI ♥

Fernanda Lizano dijo...

Excelente Natalie Portman!

Mechitas dijo...

Llegué a las lágrimas con esta película.... Me encantó.

Carlos dijo...

Dicen que es excelente, la estoy bajando para verla en casa. No es lo mismo, pero no queda otra.
Un saludo grande:
carlos

Diego dijo...

Agradezco los comentarios, me gusta cuando consideran mi opinión. No estoy tratando de dejar mal a "Black Swan", como dije es una buena película gracias a Aronofsky (en manos de otro pudo ser pésima) y con cuerdo que su trabajo en música y fotografía es estupendo. Lo que si debato es que la cataloguen como "Obra de arte" con un guión cuestionable. El tema de la obsesión con la perfección y como lleva a la locura es interesante, pero en esta película no considero que llevara a ningún punto concreto. Las alucinaciones de Nina no tienen ninguna relación o punto de interés de análisis. El propio filme comete el error de revelar cuales fueron algunas alucinaciones, eso ya le quita poder al supuesto “laberinto” que trata de armar. El critico de “Hollywood Reporter” dio una opinión con la que concuerdo: “La dinámica de Cisne Blanco/Cisne Negro casi funciona, pero el sinsentido de película de terror arrastra todo al pozo de lo ridículo." Ósea sentí que “Black Swan” tenia su buen material pero al final fue como una película de terror de sustos fáciles que trata de hacerse pasar por thriller psicológico. Aunque destaco un poco el clímax de su final.

Puede que me equivoque, de hecho estoy motivado a ver la película una segunda vez para haber si saco una segunda conclusión. De igual manera “Black Swan” se disfruta por lo bien hecha que esta si es que no se logra disfrutar por el guión. También tomare en cuenta las sugerencias que usted William me dio. ¡Claro eso si! tendré cuidado de no obsesionarme con dar un análisis perfecto o sino me pasan las de Nina.
Saludos ;)

Wílliam Venegas dijo...

Delfín:
Tu poesía sea con nosotros.

Fran:
Este es uno de los mejores comentarios que usted ha dejado en mi blog.

Emily:
Coincidimos.

Fernanda:
También coincidimos.

Mechitas:
¿Qué la hizo llorar más exactamente?

Carlos:
Trate de verla en cine.

Diego:
Me gusta su actitud.

Carolina dijo...

Ey.... me fascinó "El cisne negro" qué dicha que mi hija en 1er año de ballet clásico en el ruso no quiso volver a ver unas zapatillas de punta.... ja ja ja!!!

Roncahuita dijo...

CINEARTE
Atrapamos la pelota. Sí, Muerte en Venecia, es una de las películas que elevan el cine a su indiscutible condición de arte y es eso: la búsqueda de la perfección y de la belleza. ¡Y Visconti lo consigue!
Ardo en ganas de ver "El Cisne Negro" .

Para quienes no hayan visto "Muerte en Venecia", aquí está la posibilidad, en una copia con buena definición de imagen:

http://cinearte-roncahuita.blogspot.com/2010/10/muerte-en-venecia.html

Roncahuita dijo...

LA PLAGA

"TERTULIA VIRTUAL ENTRE SERGIO ROMÁN Y JOUET RUSTIQUE"

Pureza y singularidades del idioma que hablamos y el afán globalizador de los mercados.


http://laplaga-roncahuita.blogspot.com/2011/03/tertulia-virtual-entre-sergio-roman-y.html

Wílliam Venegas dijo...

Carolina:
Me ha contagiado su risa con el comentario.

Roncahuita:
Ya veo, la agarraste al vuelo. ¡Qué gran película es "Muerte en Venecia", genial! Uyyy, ¡cuando se va narrando sobre la peste que corroe a Venecia!

La plaga:
¡Qué bueno saber que el maestro Sergio Román aún está vivo!, es que no volví a saber nada de él. Fue profesor mío cuando estudié teatro en el Instituto Nacional de Artes Dramáticas.

Revista Cinemark / La huella... dijo...

La huella del ojo
http://lahuelladelojo.blogspot.com

Wílliam Venegas
Crítico de cine / Para revista Cinemark

Réquiem por un cisne

Hay películas tan malas, que no hace falta decirlo: solas se caen. También hay películas tan buenas que basta con ver el tráiler (avances) para saberlo. Dentro de este segundo caso debo ubicar esa pasmosa cinta que viene a ser “El cisne negro” (2010), dirigida por un realizador de talento como lo es Darren Aronofsky.
Este joven director, de origen judío-polaco, nació el 12 de febrero de 1969 en Brooklyn, Nueva York. ¡Apenas 42 años y ya pone rúbrica propia al estilo de sus películas! Con Darren Aronofsky estamos hablando del cine de autor, o sea, aquel cine cuya estética o ideas constantes definen e identifican a un cineasta. Basta con mencionar tres títulos suyos: “Pi” (1998), que solo llegó a los videoclubes, “Réquiem por un sueño” (2000) y “El luchador” (2008), dramas vehementes de gran intensidad visual y manejados con novedosas fórmulas de la tragedia como fenómeno actual.
Dentro de semejante textura, Aronofsky nos ofrece ahora “El cisne negro”, donde la historia de una bailarina (Natalie Portman) nos resulta tan opresiva y angustiosa como la de Randy (Mickey Rourke) en “El luchador” o como la de Sara (Ellen Burstyn) en “Réquiem por un sueño”. No hay salida para los personajes de Aronofsky. Es de ellos mismos donde surgen las contradicciones que los conducen a la fatalidad. Para el 2012 se anuncia el estreno de su nueva cinta: “Wolverine 2”, donde se vuelve a indagar sobre el signo de la fatalidad mediante la oscura perfección del sétimo arte.

Roberto dijo...

Una vez leido su excelente comentario sobre la película El Cisne Negro, la vimos el domingo antes de la entrega de los Oscars.
Sáquenos de dudas, ¿el final es una más de las fantasías o se dio el suicidio? Roberto

Wílliam Venegas dijo...

Roberto:
Es el punto de giro a la realidad absoluta: el suicidio es real. De hecho, es visto y es mostrado por los ojos de los demás personajes, no por ella, o sea, la realidad asume el punto de vista de los otros y no el de ella. Conceptualmente es la salida mante lo destructivo (un tánatos absoluto): la muerte.

Fernando dijo...

La actuación de Natalie Portman es simplemente magistral. Tenía años de no ver una actuación con ese despliegue histriónico en el cine.
Soy periodista, no sicólogo, pero indagando un poco para entender la psiquis del personaje me atrevería a decir que ese conflicto que se da entre el bien y el mal, por un amor, y la presión que Nina vive porque quieren "sacarle" un lado malo que ella no tiene por naturaleza --se lo inducen el director de la obra y su bailarina amante-- se dispara lo que podría ser un trastorno disociativo de personalidad, o lo que antes llamaban "personalidad múltiple", que no es esquizofrenia.
De ahí se explica la confusión de la protagonista por creer que había hecho algo cuando no lo hizo a su enemiga --matar a la bailarina rival-- y más bien se inflingió daño a sí misma, o la disociación que ella tenía con el tiempo y parecían problemas de memoria (por supuesto estos desajustes emocionales, mentales y físicos implican todo tipo de alucinaciones).
Por tanto, teorizo yo, mucha gente no entendió ciertos giros o comportamientos de la protagonista y de las características del guión. Y ese trastorno de personalidad es explicable en alguien tan perfeccionista, solitaria, exigente y con una madre asfixiante, sin presencia alguna de un padre quien más bien las abandonó.
A mi criterio, Portman pasará a la historia del cine con este personaje como una de las mejores actuaciones. La película no merecía ser premiada como la mejor, por sus fuertes competidoras y otras diversas razones.
Por otra parte, me extraña en los comentarios que leo aquí, que haya personas que digan que no sintieron empatía con la actuación de la actriz. Al menos a mí me causó una gran angustia y ansiedad esos mismos sentimientos que ella tenía, que gestualizaba, por lo que estaba viviendo y sintiendo, por las exigencias del rol; recordemos su reacción ante lo imprevisto, lo que ella nunca había vivido --la liberalidad sexual o del uso de drogas de su "retorcida" amiga-- y esa mirada final que lanza a su madre, tan llena de dolor, como un vulnerable cisne herido que cae en agonía, mientras en su locura repite que lo sucedido fue algo: "perfecto". Por eso, y por mucho más, para mí la interpretación de ella fue perfecta también. Quedé totalmente seducido por esta artista quien, sin duda alguna, dará mucho de qué hablar con sus futuras interpretaciones. Y apenas tiene 29años. Increíble. Finalmente, ¿cuántas mensajes no deja para mí, desde esta perspectiva, la película en cuestión, tan íntima, que habla de un mundo donde precisamente quedan cada vez más evidentes los conflictos entre el bien y el mal y existen más personas que están dispuestas a hacer lo que sea por lograr sus ambiciones personales, aún a costa de la integridad de los demás?

Kattia P. dijo...

Cuando lo perfecto se convierte en imperfecto. En este delicioso relato encontré un acercamiento profundo y magistral a esa búsqueda de lo sublime, explorando los recodos más oscuros del ser humano.

Es una película cargada de contenido sicológico, contrastado con la delicadeza/crudeza de un artista que se vale de un clásico de la música instrumental para crear una metáfora extraordinaria.

Obviamente, la historia y su contenido no serían nada sin la asombrosa y penetrante actuación de Portman, digna de su Oscar recién estrenado.

La película me estremeció con su intensidad y sus variadas moralejas. Contrario a lo que dice Fran, el hecho de que se mencione y se conozca con antelación cual será el final de la "historia", no afecta el resultado, porque esa "historia" solo se usa como excusa para presentar un mensaje aún más poderoso y estremecedor. El trasfondo va más allá de lo obvio!

Wílliam Venegas dijo...

Fernando:
Usted dice que es periodista y no psicólogo, pero hace un interesante análisis psicologista.

Kattia:
Se nota, con lo que usted escribe, cómo la película permeó su sensibilidad.

Fran:
Usted debiera ponerse más vivo, cuando no es Diego es Casandra, ahora es Kattia: a la gente le gusta polemizar con usted.

Fran dijo...

Así es, cuando se apareció Kattia fue para contradecirme...

Hay películas que comienza por el final....lo interesante es como se llega hasta ahí o el giro que se dé en el camino .. en el "Cisne Negro" develar el final de la forma que lo hizo le restó a la película... supongo que es por las otras debilidades que creo que tiene...

Por cierto muy bueno que el juego de seducción del profesor fuera en pro del arte....

Wílliam Venegas dijo...

Fran
Usted es bien respondón y buen respondedor. La película, es cierto, cuenta dos veces el argumento de "El lago de los cines" (el ballet de Chaikovski). Con una vez era suficiente, pero sí es necesario porque no todo el mundo conoce ese referente y había necesidad –para el director– de plantear una sinonimia.

Fran dijo...

Sí es cierto que había que ubicar a la audiencia... entre esos me incluyo...

La vez que la cuenta el profesor es la que me sobra... me quedo con la que la cuenta Nina en el bar que es más sutil...

Wílliam Venegas dijo...

Fran:
Bueno, tiene razón con el sentido de oportunidad para contar el argumento de "El lago de los cisnes". Ahora pasemos a la nueva entrada que está ahí arriba: la del rey tartamudo: "El discurso del rey".

María dijo...

Sí que es casualidad, he estado buscando el trailler de esta película en internet hace unos minutos, y la he estado viendo antes de entrar aquí, no sabía que tú la tenías, y me ha venido muy bien volver a leer aquí de qué va, y ver los minutos que dura la peli, es que precisamente, voy a ir a verla, ya te contaré si me ha gustado, dicen y tú también, que es una obra maestra.

¿Y tú crees que es para menores de 18 años? es que he visto en la cartelera que es para TD.

Ya te contaré mi opinión de esta peli.

Saludos.

Cazanarcisos dijo...

Don William-le critica a Diego lo mismo que se le podría criticar a él.

Con un "valor" agregado: D William se cree la máxima autoridad en sus afirmaciones críticas. Soberbio, no admite quiebres. ¿Por qué? ¿De dónde?.

Se olvida del cine como texto plurusignificativo. Ah! El quiere unidireccionarlo en virtud de que su punto de vista es lo máximo y único.

¡Y hasta regaña! Solo falta que saque el metro y azote.

Diego es humilde, sí da brazo a torcer. Se pone en rol de alumno que quiere aprender.

Conclusión: el crítico no es el "crítico", como pensábamos...y ya oye pasos de animalito que será grande.

Diego, no se deje avasallar por tal ensoberbecido.

xwoman dijo...

A mí me encantan las películas de este director, Requiem por un sueño es la más impactacte, a mi parecer.

Esta nueva película, me atrapó y como espectador, uno se siente en medio de la tragedia del personaje.

Que venga la próxima!

Jorge Vargas J. dijo...

"Christian Bale & Mark Wahlberg"--- Rocky "Colorado" Balboa (de carne y hueso) ;-)

Ángel Castro dijo...

Impresionante profesional blog de cine. Lo incorporo a mi colección. Me gustaría invitarlo a visitar el mío:

http://cinema-lover.blogspot.com

Se trata más bien de una filmoteca virtual, una selección personal del cine que recomiendo ver a mis lectores.
Saludos.

Anónimo dijo...

Hola! Yo, sufriendo de trastorno de personalidad límite, puedo entender algunas reacciones de la protagonista e incluso algunos sentimientos. No creo que se trate de lo mismo (por fortuna para mí, ya que me he incluido en el comentario). Sea cual fuere el diagnóstico de Nina es bastante severo. A mí, que me interesa el aspecto psicológico en el arte entre otras cosas, me parece que el guionista ha investigado lo suficiente y resulta una película bastante verosimil. Por otra parte opino que me más que drama es una tragedia, moderna si se quiere, pero ese el género más acertado según lo veo ya que tiene sus elementos y el cierre o final encaja de forma ideal.
Comento como "anónimo" pues no quiero dejar links hacia mi sitio. Espero lea esto.

sietearte@hotmail.com.ar

Un abrazo desde Argentina,
Flo Marino.