SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

martes, 10 de junio de 2014

"La vida de Adèle": sexo lésbico sin doblez alguna ni disimulos


He aquí cine elegante que, desde la dureza del drama, extrae lirismo para impactar con su historia. Se trata del filme La vida de Adèle (2013), dirigida por el franco-tunecino Abdellatif Kechiche (nacido en 1960). Multipremiada, esta cinta ha generado controversias por sus  logradas escenas de sexo lésbico, que, aunque filmadas con genitales falsos, han sido capaces de “molestar” a personas conservadoras, cuando lo cierto es que están ahí para acentuar emociones que el filme estila. Abdellatif Kechiche exprime todos los momentos de la trama y alarga las más distintas secuencias a favor de la prolijidad emocional. La vida de Adèle es adaptación libre de la novela gráfica titulada El azul es un color cálido, de Julie Maroh.
La película  narra la historia de Adèle, quien, en su primera experiencia amorosa con un muchacho, siente que su sexualidad la confunde. Cuando Adèle conoce a Emma, se siente atraída de manera inevitable. La película muestra cómo las contradicciones del amor de pareja, de lo erótico y de la convivencia no son exclusivas de la heterosexualidad. Es el meollo del drama. En lo formal, es filme muy cuidado, de exquisitez plástica y con espléndida dirección actoral, donde la joven actriz Adèle Exarchopoulos (como Adèle) está por encima de lo posible, con el gran contrapunto de Léa Seydoux (como Emma). Con diálogos inteligentes y viscerales, la banda sonora más parece llenarse de silencios. Estamos ante una película esplendorosa, con secuencias de sexo lésbico como expresión liberadora de la pasión humana.
Para leer la crítica completa, CLIC en:
http://www.nacion.com/ocio/cine/Critica-cine-Adele-amor_0_1419858063.html

74 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

LA VIDA DE ADÈLE
Título original: La vie d'Adèle
Francia, 2013
Género: Drama
Dirección: Abdellatif Kechiche
Elenco: Adèle Exarchopoulos (Adèle), Léa Seydoux (Emma)
Duración: 179 minutos
Cines: Sala Garbo
Calificación: CINCO ESTRELLAS ( * * * * * ) de cinco posibles

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...


La vida de Adèle
El filme corre sin concesiones subjetivas ni debilidades. La historia nos engancha hasta muy adentro de nuestra sensibilidad: va a paso lento, podríamos decir que con mirada detectivesca, es cierto, mientras ausculta en los pliegues o entresijos de los dilemas humanos.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...


Con La vida de Adèle, lo cotidiano tiene alguna razón de ser y así se muestra: sin premuras. Es película de enorme calidad artística. No dejen de verla. Solo está en la Sala Garbo.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

La vida de Adèle...

Lo cierto es que el director Abdellatif Kechiche exprime todos los momentos de la trama y alarga las más distintas secuencias, si no todas, a favor de la prolijidad emocional y de la caracterización de personajes (muy bien diseñados), para que el filme sea uno con el espectador.

Will Stark Rojs / Fanatiticos del cine. dijo...

La compenetración, la naturalidad, la intensidad y la entrega con que se hacen las interpretaciones (ambas) son unos de los puntos más fuerte de esta bella obra y alcanzan niveles pocas veces vistos por este espectador. Como diría el crítico Carlos Boyero, muy acertadamente, "nada parece fingido, todo es placentera o dolorosamente real. Y nos descubre a una actriz extraña y maravillosa llamada Adele Exarchopoulos, capaz de expresar lo máximo con lo mínimo" Sin duda uno de los mejores trabajos de dirección de actores del cine reciente y hay que estar pendientes de los próximos trabajos de este nuevo talento que es Adele. Una película hermosa, sensible, real, intensa, inteligente, conmovedora, innolvidable, universal, seductora...perfecta. La vida y el amor mismo se nos encarna en una de las historias románticas mejor realizadas del cine francés...y con decir eso ya se dijo muchísimo de ella.

LETRAS URUGUAY / La vida de Adéle / CARLOS ECHINOPE dijo...

Buenas tardes. Quedó pronto la crítica de "La vida de Adéle" en Letras Uruguay, pueden dar CLIC a letras azules arriba o escribir este enlace en su buscador:

http://letras-uruguay.espaciolatino.com/aaa/venegas_william/la_vida_de_adele_2013.htm

Saludos: Carlos

LETRAS URUGUAY / La vida de Adéle / CARLOS ECHINOPE dijo...

Buenas tardes. Quedó pronto la crítica de "La vida de Adéle" en Letras Uruguay, pueden dar CLIC a letras azules arriba o escribir este enlace en su buscador:

http://letras-uruguay.espaciolatino.com/aaa/venegas_william/la_vida_de_adele_2013.htm

Saludos: Carlos

Po dijo...


Iré, tengo que verla, espero me acompañe mi linda compañera panda, solo he leído buenos comentarios...

Po dijo...


me encanta cuando soy de los primeros en opinar, lástima que no he visto la película

creo que la voy a alquilar porque eso de que en la Sala Garbo, ahí no más como está, se dejen cobrar 5 mil colones por boleto, qué va,

con mi panda serían diez mil colones. Están locos.

Paula Alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paula Alonso dijo...

Sinceramente, para que se hagan películas lésbicas como ésta prefiero que no se haga ninguna… porque mucho decir que visibilizan y normalizan pero parece que nadie ve que en realidad estamos en lo de siempre: las relaciones entre mujeres se convierten en objetos de morbo masculino y en escenitas degradantes de tetas y coños antes que en cualquier otra cosa, y eso es más un retroceso que un avance.
Soy lesbiana y estoy muy harta de escuchar tantas alabanzas absurdas a esta película que no es más que el desahogo pornográfico de las obsesiones de un director déspota. Fui a verla ilusionadísima porque el cómic me había encantado y tenía las esperanzas de encontrarme con algo igual de bueno o quizá mejor, pero no puedo expresar mi sorpresa al encontrarme tamaña basura… Quince minutos de porno lésbico completamente gratuito e injustificado que ensucian el resto del metraje y actúan a modo de llamada de atención desesperada (así como llamada a la recaudación, a la audiencia y a la crítica masculina) para disculpar tres horas insustanciales, desaprovechadas y vacías, con lo que podía haber dado de sí una temática inicial tan fantástica. El director sólo se preocupó de rodar tijeras y cunnilingus, no hay rastro de la profundidad de la novela gráfica, de su estética cautivante, de su buen gusto, de su sensibilidad, de su despliegue en cuanto a temas y motivos… sólo sexo explícito, poses ridículas y morbo facilón para arrastrar a la gente a verla y convertirla en vouyers.
Sin esas largas escenas de sexo la película habría ganado en dignidad y fuerza, precisamente es contraproducente a su causa este excesivo regodeo. En lugar de estas escenas (o de gran parte de ellas) se podría haber aprovechado metraje e incluir, por ejemplo, una escena de ataque homófobo de los que están tan tristemente vigentes en Francia u otros países europeos, eso sí contribuiría a una mayor sensibilización del público y no una escena como la de las tijeras con la que la película cae en el ridículo, se descalifica a sí misma y le da la razón a quienes afirman que es pornografía mostrada sólo con el propósito de excitar. ¿Cuál es la intención si no de regodearse de tal manera? ¿Si no vemos ocho orgasmos no entendemos la pasión entre ambas protagonistas? ¿O la “necesidad” de meter estos quince minutos de sexo salvaje era porque si no nadie aguantaría tres horas soporíferas viendo a una actriz con cara de empanada? Mucho más importante y vital para la trama era la escena suprimida en el montaje final de los padres de Adèle echándola de casa cuando la pillan en la cama con Emma, que en el cómic marca un punto de inflexión importantísimo en la vida de la protagonista y así debería haber sido igualmente en la película para entender mejor su desamparo y su soledad. ¿Por qué se suprimió entonces? ¿Para darle más minutos al sexo? Resulta incomprensible.

Paula Alonso dijo...

Me pregunto cómo es posible que nadie (o muy pocos) vean lo que es en realidad esta película: una fantasía pornográfica de un director heterosexual, basándose en un juicio apriorístico de cómo follan dos lesbianas que no es más que su propio deseo puesto en imágenes (y además tiránicamente, en plan “vosotras tocaos hasta la extenuación que yo filmo mientras babeo). De haber sido dos hombres los protagonistas (o un hombre y una mujer), el director jamás se habría recreado así en una escena sexual entre ellos y la película no habría sido tan brillante para los críticos. Si la pareja hubiera sido heterosexual y si el sexo, aunque realista, hubiera sido tratado de manera más sutil, de esta película ni se habla. Y mucho menos se la premia. Pero claro, a los críticos heterosexuales les ha gustado mucho y por eso ganó Cannes…
Por eso, lo que me escama de todo esto (aparte de que me es imposible simpatizar con un señor que ha hecho que sus actrices se sientan poco menos que abusadas…) es que el director ha reducido una historia compleja sobre el amor, la amistad, la intimidad… en una larguísima escena de sexo hecha desde el punto de vista de un observador masculino que reduce a las lesbianas y a las mujeres en general en objetos hipersexualizados cuyas prácticas sexuales deben ser aquellas que despiertan los deseos del público. Como siempre, se reduce a las mujeres (lesbianas o no) a lo mismo. Objetos. Objetos con los que vender, comerciar, excitar… objetos masturbatorios y poco más.
Esta película no hace ningún favor a la causa homosexual, más bien todo lo contrario

Paula Alonso dijo...

Si me extiendo tanto y me expreso con tanta vehemencia es porque quiero que mi punto de vista (que es el de muchas lesbianas también) ayude a entender por qué tanta indignación justificada con esta película, por eso insisto en dar explicaciones de lo que considero que es un enfado lógico (el que también siente la propia autora del cómic) y no una pura histeria “porque sí”.
Te recomiendo encarecidamente la lectura del cómic original para que compruebes la diferencia por tí misma en todo cuanto afirmo: claro que hay sexo, de hecho nadie niega la necesidad de que lo haya, pero está tratado de una manera completamente diferente: con buen gusto, sensibilidad y respeto. Son escenas estéticas y realistas, no tan facilonas, exageradas y burdas como en la película, donde la mirada masculina y casi onanista se delata por sí sola. La autora, Julie Maroh, también expresó su indignación al respecto. Conste, insisto, que en ningún momento se discute sobre no mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como “arte”. Eso es lo indignante. Más que una relación sincera y realista entre dos mujeres parece una fantasía pornográfica bastante tópica (e incluso ridícula por determinadas posturas) de un hombre heterosexual.
Ten por seguro que si Kechiche hubiera dirigido “Brokeback Mountain” o una historia de amor con dos hombres como protagonistas, ni de coña se habría recreado tanto. Es por este cúmulo de circunstancias por el que las lesbianas nos sentimos tan ofendidas: se nos reduce siempre a lo mismo, al mismo papel de objetos destinados a dar placer o morbo a la audiencia… Es curioso que las mayores alabanzas procedan, justamente, de hombres heterosexuales; las mujeres, heteros o lesbianas, la ponen bastante peor y son mucho más críticas. Será quizá porque la cosificación sexual de la mujer es algo tan enquistado en nuestra sociedad, en todos los ámbitos, lo tenemos tan admitido, que ni se permite darle la vuelta cuando alguien lo cuestiona (y entonces, de hacerlo, se nos tacha de histéricas, mojigatas o estrechas de mente, como si confundiéramos “abiertos de mente” con “necesidad de mostrar sexo explícito”) y, como siempre, se visibiliza a las lesbianas sólo para la consecución del placer masculino; se las muestra como objetos sexuales en la pantalla con la hipócrita excusa de que es necesario ver esas escenas pornográficas para entender la vida de la protagonista. Y así, la vida de Adèle se queda reducida a “La vida sexual de Adèle”. Una película fácil, vulgar, pornográfica, con todo lo que podía haber dado de sí (no se dedica apenas atención a la lucha interior de la protagonista, a los conflictos con sus padres y amigas ni la solución a los mismos, no se incide en la necesidad de una mayor visibilización y normalización, etc.)… Creo sinceramente que Kechiche no quiso desarrollar con la misma extensión y profundidad ningún otro tema más que el sexual, disfrazando tal cantidad exagerada de escenas pornográficas bajo tres horas de “cine” y “arte”. El director parece que sólo se dirige a un público específico para que alabe su obra. Podía haber hecho una verdadera maravilla, pero se dejó cegar por el recurso más fácil y explícito. Es verdaderamente una lástima.

Emma dijo...

Comparto la indignación, la cual no se debe a ningún fanatismo militante ni es una mera “pataleta porque sí”. Muchas lesbianas estamos muy hartas de escuchar tantas alabanzas sobre esta película. Si alguien quiere hacer porno, que lo haga, pero que no lo justifique haciendo ver que defiende algo o a alguien y sobre todo que se atreva a llamarlo por su nombre y a no disfrazarlo de otra cosa. Está claro que a los hombres heterosexuales el tema lésbico les encanta y les atrae muchísimo, pero se les ve mucho el plumero para que luego lo nieguen con tanta hipocresía… Lo que ha rodado Kechiche no es arte, es simplemente pornografía para canalizar sus propias fantasías y disfrazarlas a través de tres horas de “pasión”, “filosofía de los cuerpos” y “sensibilidad”, y si algo me molesta especialmente en esta vida es que traten de venderme una moto falsa o que quieran hacerme comulgar con ruedas de molino.

El tema de la justificación a toda costa del sexo explícito me parece muy cansino de puro evidente. Es más: creo que forma parte de una corriente pseudoprogresista que confunde tías en pelotas con apertura de mente. Y no me lo trago: una tía desnuda en una peli de autor está tan desnuda como una tía desnuda en una peli de Pajares. De hecho, la actitud del cine de Pajares me parece más honesta… El cuadro del tipo que se excita viendo sexo entre dos mujeres es tan antiguo como el mundo, y “La vida de Adèle” no hace sino alimentar la fantasía de la que se nutren las películas porno de toda la vida. No entiendo con qué derecho este director se ha atrevido a utilizar a las lesbianas a través de una película que no es más que una apropiación machista y morbosa de su sexualidad.

En ningún momento digo que el sexo sobre en una película o que haya que taparlo. El sexo puede ser explícito y necesario en una película, claro que sí, pero cuando se muestra de manera tan evidentemente morbosa, degenerada (con respecto al cómic) y vulgarizada como aquí pues sí, me sobra, porque ver unas tijeras de 10 minutos no creo que me aporte nada al resto del argumento, ni a mí ni a nadie, salvo mera excitación o morbo… eso es lo indignante, que en ellas el director está lejos de ser ingenuo o esteta al haberlas rodado, sino morboso. Nuestra indignación (mía y de muchas lesbianas) radica en el hecho de que la mirada de este director es bastante hipócrita, porque nos quiere vender unas escenas sexuales supuestamente filmadas con realismo, belleza y sensibilidad cuando lo que vemos es pura recreación pornográfica con fines comerciales. El sexo lésbico vende, y eso el director lo sabía y por eso lo ha explotado, por eso todas las justificaciones de estas escenas nos parecen cuentos y engaños bastante perversos. Creo que muchos tíos han visto la peli sólo buscando las escenas porno, es más, esas escenas ya aparecen insertadas desgraciadamente en muchas páginas porno de internet o incluso el vídeo entero de 10 minutos se puede encontrar fácilmente si se quiere ver porno lésbico…

Emma dijo...

Nos ha costado mucho que a las lesbianas se nos respete (y aún nos sigue costando diariamente) para que nos tengamos que ver expuestas de este modo y se nos visibilice sólo para fomentar el mito erótico frente al público mayoritariamente masculino, lo cual además resulta de muy mal gusto y muy frustrante, porque sentimos que es como si al exponer nuestro disgusto nos increparan: “¡Encima que os visibilizamos y de una manera artística además, os quejáis cuando deberíais aplaudir, sois unas histéricas y unas puritanas!”. Es casi como cuando las mujeres se ven “obligadas” a agradecer ese piropo que reciben por la calle sin haberlo pedido. Sinceramente creo que el día que veamos penes en pantalla con la misma frecuencia con que vemos coños y tetas podremos empezar a hablar de igualdad… y hasta que no vea una película de este mismo director que se recree durante diez minutos en dos hombres gays practicando un “justificadísimo” y “bellísimo” sexo anal seguiré pensando que Kechiche es un vulgar onanista y sólo ha buscado plasmar su propia fantasía.

El arte, al menos como yo lo entiendo, y el verdadero talento de un director, está en su capacidad para mostrar algo verídico sin tener que echar mano de los recursos más fáciles, sino sugiriéndolos o al menos no haciéndolos tan absurdamente explícitos. La película habría ganado así en fuerza, poder de sugerencia, universalidad y sobre todo mensaje, sin quedarse en una superficialidad tan vacua y concesiva. Pero claro, sin estas escenas tan provocadoras no habría causado tanto entusiasmo en la crítica, de hecho habria pasado bastante desapercibida. No puedo por ello dejar de pensar que la de Kechiche es una visión muy cosificadora, aprovechada y morbosa sobre las lesbianas y que con el diamante que tenía entre las manos podría haber hecho una obra verdaderamente maravillosa pero se quedó en lo fácil, lo cual me parece muy triste. Existen multitud de alternativas y estrategias a la hora de comercializar una obra. Implicar y ofender a una serie de personas, e incluso a la autora de la obra literaria, es un mal recurso que demuestra, además, mucha prepotencia e interés por parte del director, preocupado más en vender un producto por el camino más burdo y facilón, reduciéndolo a un mero espectáculo morboso para llamar la atención, que en extraer y saber plasmar un mensaje más profundo.

Willy dijo...

Adele se redescrubre así misma vuela alto en la pasión; choca contra la pared de los perjuicios sociales y sus inseguridades.

Controversial y arriesgado filme Fránces, enfoca el innato deseo de sus protagonistas sin dejar cabos a tu imaginación aquí te toman de la mano y caes a lo mas profundo e íntimo de sus sentimientos,la inseguridad y los deseos exorbitantes mas allá de lo erótico, se deshacen en soledad y tristeza de principio a fin. El extenso largometraje me pareció innecesario aún así no aburrió, lo explícito se exageró (escenas eróticas) y lo mucho llegó a ser demasiado, el melancolismo de lo que no pudo ser (aceptar que todos somos seres humanos con defectos) se coronan como vencedoras al final del trama, aún asi me parece una producción sin precedentes en temas visulaes, y por su temática social-sexual, dará de que hablar por muchos años, eso no lo dudo.

Allan Scorsese dijo...

Una obra maestra, que representa un tema tan universal como el amor , el cual se toca demasiado en el cine, pero casi siempre mal logrado. La vida de Adele, representa este tema de una forma natural, realista, mostrando a dos personas que se atraen. Las actuaciones son buenas por su naturalidad, la dirección EXTRAORDINARIA en especial en las escenas de sexo, las cuales no son morbosas, por el contrario es una oda al amor que se profesan y la secuencia final. En conclusión TIENEN QUE VERLA Calif 10/10

wílliam venegas La huella del ojo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El sentir de Ana dijo...

Es una hermosa película, sentida, sensual, natural, mostrándonos que el amor no tiene distingo de educación, de orientación sexual, de edad; que amamos y lloramos de la misma manera todos los que hemos amado, que las emociones son las mismas. La actuación de ellas dos es pausada, creíble, transmiten sus sentimientos hasta lo más profundo de los espectadores, sin ningún aspaviento.

El sentir de Ana dijo...

Las escenas sexuales... un poco largas me parecieron, pudieron ser menos expuestas sin perder la calidad de la película.

Melanie Moraga Castañeda dijo...

Creo que esos comentarios [de Paula y Emma] eran de esperarse porque la autora tuvo una opinión similar.

Carla Narváez Gallegos dijo...

Pocas veces veo algo nuevo que me sorprende y cautiva tanto como esta película. Admiro los directores que logran llevar a la pantalla grande con tanta simpleza y a la vez con tanta complejidad, cosas de la vida cotidiana; Kechiche lo logró de una forma tan hermosa que impacta. La historia de una chica que en cierta etapa de su vida se encuentra con inclinaciones sexuales que una sociedad ve como "anormales" y tras una lucha interna sencillamente se deja llevar por sus sentimientos. Toda la trama "fluye", tal cual fuera una historia verídica, nos transporta tanto a la Vida de Adele que ciertamente uno en el transcurso de la película, ríe y llora con ella. Totalmente convincente cada pequeño y gran detalle, inclusive el amor que sentían una por la otra. Me encanta cuando una película me sorprende de esta forma! ¿falta decir que la recomiendo?

Cornucopia para anonimarme dijo...

Siempre he pensado que los movimientos sociales llevados a la intolerancia son delirantes y deformadoramente unívocos.
Así:
un neoliberal solo ve comunistas hasta en la sopa si se trata de reformas sociales;
una feminista solo ve agresión patriarcal en cualquier acto masculino propio de la naturaleza del hombre;
un homofóbico blanco solo desea matar, por gusto, a cualquier homosexual;
un racista puede quemar negros y chinos;
una lesbiana in extremis solo ve manipulación heterosexual en una película tan latente y cuestionadora como 'La vida de Adéle'.

Esteban Coto Braña dijo...


Va más allá de la relación lésbica, crítica fuertemente a la sociedad.

Esteban Coto Braña dijo...


Yo no la vi desde el punto de vista sexual, le venía diciendo a mi hermano, ahora que veníamos de cenar, que la película tenia un trasfondo social tan profundo que me impresionó más allá de la relación sexual de 25 minutos, que lejos de ser vulgar es artística. Lamentablemente la gente ve las cosas personales y no desde el punto de vista del director y de lo que quiere transmitir.

Cornucopia para anonimarme dijo...

Esteban, don Esteban:
A veces quisiera entender a estos grupos históricamente vilipendiados e incluso inmolados.
Entiendo que sus reacciones puedan ser extremas como las damas lesbianas que aquí han escrito. Pero está claro que su epidermis resulta muy liviana. Por lo menos en el caso de esta película francesa que trasciende la relación sexual que ofrece por un buen rato. Creo que son menos de los 25 minutos que usted apunta.

Dale Cooper - Fanatiticos del cine dijo...


Esa vara, la gente nunca queda feliz con nada. Ja, ja.

Julio Montoya // Fanatiticos del cine dijo...

No he visto la película, pero la exposición que hace Paula Alonso es hasta cierto punto convincente. No hay duda de que mucha de la reputación que precede a esta película es la de ser "esa película francesa donde hay una buena escena lésbica" (no exactamente esas palabras). Sin embargo, creo que descartar la totalidad de la película por que se excede en la representación sexual, casi equivale a decir que todos los espectadores van a ser atraídos y hasta "cegados" por esas escenas, es decir, que nadie va a poder apreciar la película más allá de eso, y esa posición se me hace un tanto extrema.

Julio Montoya // Fanatiticos del cine dijo...

SIGUE:::

Pero sí concuerdo con que el director cayó en la trampa del efectismo (y de paso, la tentación de la fama que iba a adquirir el filme por sus llamativas escenas controversiales), y es válido pensar que BROKEBACK MOUNTAIN no cayó en eso no solo porque los estándares de Hollywood no lo hubieran permitido (es cierto que en general hubiera sido menos "aceptable" por la doble moral imperante), sino porque de todos modos me parece que el director y demás involucrados tuvieron fe en el material, considerando que no ocupaba extremos para que la historia llegara al espectador de forma ideal.

Dale Cooper - Fanatiticos del cine dijo...

De hecho sí, leyendo el comentario de Paula Alonso se comprenden sus puntos, aunque como señala Julio Montoya, tampoco creo que eso desprestigie toda la película como tal que si bien ha recibido tanto aclamo ha de haber sido por más que sólo sexo. Aunque siendo justos tengo que verla para opinar debidamente.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Recibo un correo que me pide opinión sobre este pequeño debate; sin embargo, creo que mi opinión sobre la película ya está en la crítica, que he tratado de que sea objetiva. Las reaccies de Paula y Emma son del todo subjetivas, por más que las maticen de objetividad: es lo que sienten. No creo que tengan razón con este filme.
Por otra parte, coincido con comentarios como los de Ana, Cornucopia y Julio.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Debe leerse:

Las reacciones de Paula y Emma...

Will Stark Rojs / Fanatiticos del cine. dijo...

El sexo es una parte MUY importante de las relaciones interpersonales amorosas y hacer una película romántica sin explorar esa área es un poco agazapado. Ahora, yo no considero las escenas de La Vie dÁdele extremas o vulgares y en ningún caso su intención es la de escandalizar o provocar. El manejo que se hizo de ellas es impresionante y muy elegante. Lo que pasa es que la gente en este país es demasiado moralistas (hipócritas) con respecto a la sexualidad...incluso lesbianas y gais, lo que es muy lamentable ya que uno esperaría una mente más tolerante y abierta.

Windom Earle / Fanatiticos del Cine dijo...

Se deduce, por la opinion de las chicas (Paula y Emma), que el filme en cuestión ("La vida de Adéle") fue un mero ejercicio para satisfacer el placer morboso del director y ganar notoriedad. ¿Quién se cree eso? Luego lo adornan con reivindicaciones hacia el origen del cómic y otras hierbas. A Oshima casi lo incineran.
De ser por estas chicas (Emma y Paula), a Kechiche deberían castrarlo con un cuchillo desafilado y carcomido en herrumbre. Siempre el sexo.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Correcto, Windom Earle:

esa expresión de Paula Alonso de que al director heterosexual se le caían las babas por descontrol erótico mientras filmaba (dicho por ella con otras palabras) no es posible de ser creíble en Abdellatif Kechiche.

Julio Montoya // Fanatiticos del cine dijo...

La polémica que ha despertado esta película desde Cannes ha sido notoria y es difícil no haberse enterado. Bien lo señala Dale Cooper, la película no hubiera tenido la buena recepción que ha tenido de limitarse solo al "morbo", que de por sí muchas veces podría no estar en el material, sino en el espectador.

Chismiticos 2 dijo...

"...a los hombres heterosexuales el tema lésbico les encanta, pero se les ve mucho el plumero para que luego lo nieguen con tanta hipocresía…"

Hablan ya
que hablan
como Justo Orozco,
el pastor protestante,
quien eso escribió
arriba
con su plumero
-buen plumero
si es del caso-
para dar su opinión
sobre Adelia y su vida.

Cora dijo...

Yo estoy completamente de acuerdo con Paula y Emma, se nota que hablan con conocimiento de causa y aportan pruebas que justifican y razonan su indignación.
Quienes tenemos verdadera sensibilidad despreciamos profundamente esta película, tan absurda y ofensiva como si hubieran puesto a Ingrid Bergman follando a cuatro patas en “Casablanca”… “La vida de Adèle” no es más que pornografía comercial y facilona disfrazada de hipócrita intensidad.

Rembrandt dijo...

I>Las personas tanto heteros como homos podemos entender el sexo de distinta manera o sea y aquí más que nunca es una cuestión de piel, quizás por ello la reacción de Paula y Emma es totalmente valederas, así como tbn lo son los otros comentarios que opinan diferente.
No ví esta película, sí "Una habitación en Roma" donde tbn hay escenas de sexo entre las protagonistas y no me pareció que lo más importante fuera eso sino la temática en sí. No quiero con esto hacer una valoración entre ambos filmes, es sólo un ejemplo de que a veces las cosas son según el color del cristal con que se miren. Cada quién lo siente desde su particular sensibilidad, creo que a eso se reduce todo.

Abrazos William.
REM

Paulo Castillo - Fanatiticos del Cine dijo...

El morbo entra desde el ojo del observador... en lo personal no considero que las escenas de sexo de "La Vie d´Adele" sean gratuitas, como bien lo dice Will Stark Rojs. No explorar la sexualidad en relaciones personales, es tratar de tapar el Sol con el dedo, el sexo siempre va a ser un tema sensible, como concebido en el cine y muchas veces muy mal manejado. Actualmente creo que el sexo se esta volviendo parte importante de la cultura cinematográfica. El espectador bien educado no objetivará a las mujeres ni situación... el morbo se da por la ignorancia... entre más películas muestren la naturalidad del mismo, mayor la caída del morbo tendrá.

Miguel Ramírez dijo...

La peli es clara en cuanto a la búsqueda de Adele por su sexualidad, eso le pasa a muchísima gente, independientemente de su orientación, sin malicia ni morbo, es una historia, nada más... al que le gusta bien y al que le molesta, sorry, nadie dice que es una declaración de normas ni de ejemplos absolutos a seguir... eso pasa con cualquier peli...

Laura dijo...

Me llama la atención lo que dice la señorita Paula Alonso sobre la escena borrada de los padres echando de la casa a Adele, y es que, efectivamente, las escenas iniciales de la visita de Emma a su casa van indicando que esto va a suceder. Y queda bien extraño que , de pronto, corte y a otra cosa, mariposa.
También me pareció excesivamente larga (dos horas y media o algo así). A favor una de las cosas que puedo decir es que en general las pelis europeas tienen muy buenos actores, o al menos marcadamente superiores al gremio Hollywoodense

Laura dijo...

Me llama la atención lo que dice la señorita Paula Alonso sobre la escena borrada de los padres echando de la casa a Adele, y es que, efectivamente, las escenas iniciales de la visita de Emma a su casa van indicando que esto va a suceder. Y queda bien extraño que , de pronto, corte y a otra cosa, mariposa.
También me pareció excesivamente larga (dos horas y media o algo así). A favor una de las cosas que puedo decir es que en general las pelis europeas tienen muy buenos actores, o al menos marcadamente superiores al gremio Hollywoodense

Laura dijo...

Uy, don William, bórrese uno de los dos comentarios gemelos, no sé qué pasó, je

Milo Baggins dijo...

Es una gran película. Muy natural y objetiva ante un tema que pocas veces es retratado de forma superficial e ingenua. Para mí falló en pequeñas situaciones, por ejemplo: presentar la reacción de la familia de Adéle me parece un punto relevante que se dejó atrás y sí sentí el peso de las tres horas de metraje. Con respecto al sexo, es un tema bastante delicado. De mi parte, estuvo bien hasta cierto punto; hay dos escenas importantes que son la primera de Adéle con el tipo, y la primera de ella con Emma. Fuera de ahí, se pudo suprimir las otras sin afectar el guión y su ritmo.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Hola, Laura, dejémoslos, así quien no lea uno, se encuentra con el otro. Saludos.

Ileana Calero dijo...

Hace un tiempo vi esta película, el argumento no me sorprendió en lo absoluto, nada nuevo me está contando, aún no le encontré algo significativo al guión. Y lo que a muchos incomoda son sus escenas explícitas, quizás esto es lo que salva a la película de lo común si usamos de parámetro lo que siempre se muestra en el cine. Muchas personas ya están condenadas por sus creencias y nivel de tolerancia que no les permite ser objetivos con su entorno, algo que sabemos que abunda por todo lado y aflora la hipocresía y doble moral.

Fernando Chaves Espinach dijo...

A mí me pareció una película magnífica. Considero que la extensión de las escenas de sexo – y su sonido – tiene que ver con la voluntad de Kechiche en filmar el placer, el disfrute corporal. Por eso hay otro tipo de escenas que acaparan como un tercio de la película: el acto de comer. De hecho, Kechiche dijo que había elegido a su actriz tras verla comer. Por eso no me pareció pornográfica.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Sobre lo que dice el periodista Fernando Chaves,
¡es cierto!
Lo apunté en la crítica. El director no solo se detiene con las secuencias eróticas. Las de comidas son muy buenas, con el personaje de Adèle siempre con la boca abierta.

Liz CV dijo...

No es mi tema favorito en el cine, el del sexo, sea cual sea su tipo,

pero... ¿me la recomiendan?

Miguel Ramírez dijo...


¡Recomendadísima!

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

LAURA:
Le dejé este comentario en su blog:

Puñeta, que bueno está este texto ("SIN MIEDO") y, en general, su blog. Creo que debiera promoverlo por Facebook para que vengan más personas a leerlo. Vale la pena. También debiera abrir la ventanilla de seguidores, eso motiva más a los visitantes y a tener más visitantes. Saludos.

Allan Scorsese dijo...

Respeto lo dicho por estas jóvenes (Paula, Emma, Cora), y comprendo el malestar, pero creo que esta producción es buena y necesaria, dado que muestra la vida de dos personas con preferencias sexuales distintas, que al final sufren, aman y tienen sentimientos, dado que también son seres humanos que lo único distinto es como viven la sexualidad. En cuanto al morbo de la gente no creo que sea tanto, dado que en el comercio existen películas y vídeos de todo tipo. Lo único que puedo decir a estas jóvenes es que la adaptación puede que no sea perfecta, pero es un paso más para eliminar tabús y miedos provenientes del desconocimiento y ¡A VER UNA EXC PELÍCULA!

El balcón de Tadeo y Ezequiel dijo...

¿Y nosotros podremos ir a ver esta película sin que se nos pare el corazón? (es lo único que ya se nos para, que ni las piernas.

Mientras no se enojen las amigas lesbianas que aquí han escrito y nos digan pervertidos o cosas peores.

Adrián Sirias dijo...


También está en Netflix. En la programación de Norte América, sólo necesitan un proxy o cambiar el DNS del Play Station :D

Alis Winehouse dijo...

Coincido plenamente con esta frase de la comentarista Paula Alonso: "En ningún momento se discute sobre no mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado, como por ejemplo sucede en el cómic. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica". Efectivamente, yo también pienso que ésta podía haber sido una escena de sexo rodada con respeto, buen gusto, erotismo y sensibilidad y no quedarse en el puro morbo de un director tiránico que parece regodearse en las tijeras y el cunnilingus mientras filma para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como otra cosa. Por ejemplo, una película como "Nymphomaniac", que también ha sido nombrada por aquí, me resulta bastante más honesta que ésta en cuanto a propósitos y objetivos, ya que no miente al presentarse a sí misma: “FORGET LOVE” es su frase de presentación y en ningún momento reniega de sus escenas pornográficas o de sexo explícito. Pero Kechiche hace todo lo contrario, muy hipócritamente: rueda escenas claramente pornográficas y de bastante mal gusto y nos las quiere hacer tragar no sólo como necesarias sino como demostración de la pasión más auténtica.
Me gusta que se normalice, a través de la cultura audiovisual, otras identidades sexuales, pero se le ha dado demasiado protagonismo al sexo y las escenas rozan el ideario pornográfico masculino. Si la hubiera rodado una mujer lesbiana, evidentemente habría sido completamente distinta. Lo siento pero no es lo mismo la visión heterosexual que la homosexual, ni provienen de las mismas sensibilidades ni están condicionadas por las mismas presiones sociales (los heterosexuales dudo que sepan lo que es sentirse expuestos y visibilizados durante siglos sólo para el placer ajeno o, peor aún, la burla o la persecución). Por eso la novela gráfica resulta más creíble: la autora, como homosexual, sabe cómo tratar la cuestión atendiendo a su experiencia. Por el contrario, es como si este director, hombre heterosexual, hubiera cogido algo importante o valioso para las lesbianas y lo hubiera pervertido y convertido en algo barato y ofensivo, algo que sirviera para que el público se excite y se regodee vulgarmente en un simple “catálogo de posturas”, como si sólo le importara mostrar con extensión documental todas las maneras que tienen dos mujeres de montárselo en la cama. Es mi impresión, y en esto tengo que darle también la razón a la autora del cómic: ¿tanto habría costado contar con la opinión de alguna lesbiana durante el rodaje?

Niña Pochita dijo...


Pues, te toca llevarme a ver esta peli, mi amado sartenista y samurái Hattori Hanzo,

y viste DW, ahora dicen las señoras lesbianas que para hacer algo con ese tema hay que ser lesbiana,

están trascordadas, como si una lesbiana o un gay no pudieran hacer una película sobre heterosexuales.

Fanatismo o extremismo se llama eso, ¿tú estás de acuerdo DW?

Estaba así cuando llegué dijo...

Estaba así cuando llegué

BLOG recomendado por La huella del ojo.

Enlace:

http://estabaasi.blogspot.com/

O dar clic a letras azules arriba.

Adriano Corrales Arias dijo...

Miércoles de Poesía
presenta el libro
FIJACIONES
(Editorial Arboleda)
poesía de
Mainor González
Participación de los poetas
Ricardo Marín y William Pérez
Jueves 17 de julio 7:30 p.m.
Casa Cultural Amón
del ITCR
(250 norte del hotel Aurola Holiday Inn)
Entrada gratuita
Les esperamos
--
"Nada es más difícil que la franqueza y nada es más fácil que la adulación".
Feodor Mijailovich Dostoyevsky.

Adriano Corrales Arias dijo...

Miércoles de Poesía
presenta el libro
FIJACIONES
(Editorial Arboleda)
poesía de
Mainor González
Participación de los poetas
Ricardo Marín y William Pérez
Jueves 17 de julio 7:30 p.m.
Casa Cultural Amón
del ITCR
(250 norte del hotel Aurola Holiday Inn)
Entrada gratuita
Les esperamos
--
"Nada es más difícil que la franqueza y nada es más fácil que la adulación".
Feodor Mijailovich Dostoyevsky.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...


Adriano:
Gracias por la invitación.

Gumer Paz dijo...

Hola William! he estado viendo tu blog, algunas de tus críticas, y me parece muy interesante, Voy a quedarme un rato más. Hay algunas películas de las que me interesa saber tu opinión.
Me he apuntado como seguidor para estar al tanto de tus publicaciones.
Un fuerte abrazo desde España :)

Carlos Echinope Arce / / Letras Uruguay / dijo...

DESDE URUGUAY: ganar .. dice la hinchada en uno de sus cantos predilectos, haciendo mención a tanta gloria acumulada. En este caso es volveremos, volveremos, rápidamente a casa ... jajajaja. Cuando terminó el partido fui, enseguida, a un comercio cercano y les dije .. si no hubieran echado al "Mono" Pereira ... jajaja No solo para echarlo, sino para meterlo preso.

Como la ilusión es lo último que se pierde, sería notable que Súarez pudiera jugar contra Inglaterra, al menos para asustarlos .. Fue elegido mejor jugador por jugadores y por prensa. Pero creo que este Mundial lo veremos sin nerviosismo, luego del "Grupo", ya de vuelta.

Felicitaciones!!
Los "Ticos" están más contentos que perro con dos colas ... jajaja
Carlos ​Echinope

Bichita23 dijo...

Apreciado Willian he leído su critica , y los comentarios de los demás seguidores, no soy una experta en cine, pero si alguna formación tengo. Realmente sería una irresponsabilidad de mi parte pronunciarme si haber visto tan polémica película tal y como deduzco de los comentarios. Esperare que llegue la película a mi país (si es que llega) o intentare hacerme de ella por otras vías. Su blog es muy especial lo seguiré, me gusta la critica inteligente y constructiva . Reciba mis Saludos y mis felicitaciones

Sofya dijo...

Después de leer la crítica de William y todos los comentarios creo que sin lugar a dudas tendré que ver LA VIDA DE ADÈLE.
En ocasiones creo que decimos erótico porque es una forma más elegante de hablar de lo pornográfico, en otras ocasiones me es posible ver la diferencia más clara.
En cualquier caso entiendo las opiniones de Paula y Emma porque el camino de la homosexualidad está lleno de dificualtades sociales y culturales, cuando lógicamente no debería ser así.

Un abrazo William!

Marian dijo...

Gracias Willian por dejarme un comentario tan bonito en mi blog. He estado ojeando el tuyo y me parece muy interesante
Un abrazo

Carmen Fernández dijo...

Me extraña que algunas personas que aquí comentan se detienen en solo la secuencia de sexo,
la verdad es que la película es mucho más que esa escena y se detiene bastante en otras como las de comidas, las del colegio y hasta la del baile con música latinoamericana.

Hay que ver la película en su totalidad.

Saludos, Carmen Fernández.

Carmen Fernández dijo...

Igual es bueno que lleguen distintas opiniones y sin malacrianzas como las de alguien de teatro en otro comentario que colocó DW.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...


Gracias, hora de pasar a otra entrada.

Σoφíα (Sabiduría) dijo...


Gracias DW por permitir este juego de ideas.

Talía666 dijo...

La cosa pudo suceder así:

Una habitación con vistas. La cámara gira hacia el interior y se ve a un tío en la cama.

Es Abdellatif Kechiche tocándose la polla y hablando por teléfono con su mejor amigo y consejero espiritual.

- Tío, no paro de pensar en tías en bolas, en plan rollo bollo.

- Pues nada, móntatelo a lo Médem: haz una peli que vaya de bollos, y que estén bien buenas. Y de paso que te pajilleas tú se pajillea media humanidad, que el rollo bollo tiene mucho público.

- Ya, pero si hago lo que estoy pensando va a parecer que hago porno. Y yo tengo un nivel, tío.

- No hay problema. Haz que hablen de vez en cuando y que digan cosas poéticas. Tú eres Kechiche, no haces porno, haces poesía.

- Ya, pero sólo con eso no va a colar. Pienso tenerlas un montón de rato en bolas, necesito algo más.

- Bueno, puedes alargar la película indefinidamente con muchos primeros planos, así por mucho tiempo que las tengas en pelotas siempre podrás decir que también les sacas la cara de vez en cuando. Un primer plano de los mocos mientras la protagonista llora puede ser la hostia.

- Y eso para qué?

- Para nada; eres Kechiche, un poeta, un artista de la imagen, un creador. No tienes que dar explicaciones. La gente se preguntará el porqué de cada plano y harán sesudos análisis y se olvidarán de lo de las tías en bolas.

- Jo, tío, eres un crack. Me has salvado la vida. Mira que estaba como el pico una plancha con el tema éste.

- Pos nada, haz la peli. Oye, y de paso me haces un favor. Conozco a una nena que está buenísima, la jodida se llama Exarchopoulos, toma ya, Adèle de nombre. He intentado tirármela de todas las maneras posibles, pero nada, no consiente la hijaputa. Como tiene ínfulas de actriz, si la contratas por lo menos la podré ver en pelotas y pegarme un meneíllo. Qué me dices, chaval?

- Hostia, tío, eres el puto amo. Y ahora que lo pienso, me gusta el nombre de tu nena. Voy a titular la peli en su honor “La vida de “Adèle”.

- Ah, pues de puta madre. Un gran detallazo por tu parte. Oye, no estarás intentando tirártela, no? No te lo perdonaría en la vida. Pero bueno, si te la tiras luego me la pasas… y pelillos a la mar. ¿Qué dices, hace el apaño?

Y así fue como el bueno de Abdellatif, con el fin único y exclusivo de echarse unas pajillas, nos la metió doblada y ganó la Palma de Oro en Cannes, además de un montón de aclamaciones de críticos que han sabido muy bien justificarle.

PABLO FER RACINES dijo...

Gracias por su comentario , es Ud muy amable , estaré pendiente de su Blog , le comento que estoy ahora en
http://clandestarxxi.blogspot.com/

Un privilegio conocerlo, un abrazo a la distancia .

Pablo

Demiurgo Cercle dijo...

Esta es la película más machista que he visto en mi vida... Además de ser un bodrio de película, aburridísima, interminable, deshilvanada y absurda, tiene la desfachatez de frivolizar hasta extremos increíbles con las relaciones homosexuales entre mujeres. Toda ella me parece una predecible y tópica fantasía masculina además de perversa, tanto ella como sus intenciones, porque me parece repugnante cómo se abusó de estas dos actrices jóvenes por parte de un director ávido de morbo. Creo que no hacía ninguna falta mostrar tantísimo sexo y que si se hizo así fue únicamente para buscar polémica y audiencia, que se cargaron una novela original extraordinaria en función solo de la búsqueda de esta fantasía masculina heterosexual, que si hubieran sido dos hombres los protagonistas no habrían ido tan lejos las escenas de cama y tampoco la película habría sido tan alabada ni tan premiada y que de hecho si fue así fue porque los críticos (hombres heterosexuales, recordemos, en su mayoría) la valoraron más con los genitales que con el cerebro, ya que objetivamente es una historia bastante mediocre que no aporta nada.
Sobre ella se ha discutido mucho sobre que si no es pornográfica, que si las escenas sexuales son gratuitas o no, que la historia original fue escrita por una mujer lesbiana y un hombre heterosexual se ha encargado de degradarla (cosa en la que estoy de acuerdo), que si en realidad está mostrando la realidad de cualquier relación, no sólo homosexual, blablablá. Pues que nadie se lleve a engaño, puesto que como suele decirse, “la respuesta más obvia es siempre la correcta”: la película puede parecer pornográfica y tener escenas gratuitamente morbosas, pero ES realmente una película pornográfica y gratuitamente morbosa.

Contra La vida de Adèle dijo...

¿Por qué tantas lesbianas estamos en contra de esta película? Aquí enumeramos las razones:
- Fomenta tópicos machistas y morbo gratuito.
- Vulgariza impunemente la maravillosa obra original, ‪#‎Elazuleselcolormascalido‬, de ‪#‎JulieMaroh‬, y la sexualiza convirtiéndola en basura.
- Reduce la imagen de las lesbianas a mera pornografía para hombres y la relación entre ellas a una frívola fantasía machista.
- Cosifica y explota a las actrices, ‪#‎LeaSeydoux‬ y ‪#‎AdeleExarchopoulos‬, para hacer de ellas simples objetos masturbatorios.
- Ningunea todos los temas profundos del cómic original, así como su buen gusto y sensibilidad, sacrificando su importancia para centrarse únicamente en la explicitud de unas larguísimas escenas sexuales totalmente innecesarias para la trama.
- Intenta convencer al espectador de que estas escenas son imprescindibles para entender la vida de la protagonista, y en cambio no se regodea ni la décima parte con las escenas de cama heterosexuales (también supuestamente importantes para entender la vida de la protagonista y su evolución).
- Convierte la visibilización y normalización lésbica en puro morbo para voyeurs y pajilleros.
- ‪#‎AbdelatifKechiche‬ demuestra una total falta de respeto hacia la idea original concebida por la autora.
- Es una película mediocre premiada y alabada injustamente sólo por su reclamo sexual, sin el cual la historia no destaca por nada y habría pasado completamente desapercibida.
- Es ofensiva para las lesbianas, utilizadas una vez más para lo mismo de siempre: la consecución del placer masculino.
- Toma por idiota al espectador queriendo venderle una supuesta gran historia de amor que no es más que vulgar pornografía.
- Desaprovecha un fantástico material original y lo que podía haber sido una valiosa y memorable obra de referencia queda reducida al reclamo fácil y comercial.
- Todo lo anterior se corrobora también con las eróticas fotos promocionales y la sexualizada campaña de publicidad.