SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

lunes, 31 de octubre de 2016

Inferno: laberinto de signos según Dante

Aquí se da gusto Salvatore Totino con su excepcional fotografía. Se trata de la película Inferno (2016), dirigida con maña por Ron Howard. Otra vez trabaja con guion escrito por David Koepp, basado en la novela de Dan Brown. Hay buen planteamiento de situaciones (aunque algunas se pasan de complicadas por puro gusto) y el desarrollo de los diálogos es oportuno (incluido el humor sutil). El cuidado del director Ron Howard por llevar a buen puerto su entramado visual y narrativo hace –de Inferno– una película donde se nota la sapiencia para articula el material todo. Con la trama, profesor Robert Langdon trata de evitar la explosión de una bomba capaz de acabar con la mitad o más de la humanidad. Para eso, debe guiarse con la simbología oculta de la Divina Comedia, en la obra de Dante Alighieri: El Infierno. Nuevamente, Tom Hanks se luce con dicho personaje.De nuevo la música es elemento oportuno de apoyo, de Hanz Zimmer.

5 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

INFERNO

Título original: Inferno
Estados Unidos, 2016
Género: Acción
Dirección: Ron Howard
Elenco: Tom Hanks, Felicity Jones
Duración: 121 minutos
Calificación: TRES ESTRELLAS ( * * * ) de cinco posibles

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Sus problemas son cuando la acción prefiere sobreponerse a los dilemas y laberintos, como quien rehúye los aspectos conceptuales y el análisis de temas tan importantes como el exceso de población en el mundo: la certeza de un mundo que se acaba por la acción infantil de la humanidad y la falta de planes de control natal.
Urgentes de ser discutidos, esos temas pasan al vuelo entre el cúmulo de emociones que nos da el filme, y esta oportunidad no debió haberse perdido: o controlamos la natalidad y el calentamiento global o este mundo se verá agotado, ahora que respira de manera moribunda.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Tom Hanks se luce con su personaje (lo hizo en El Código Da Vinci y en Ángeles y demonios, en el 2006 y en el 2009), siempre dirigido por Ron Howard, aunque esta vez le sale una especie de antagonismo histriónico muy fuerte: el de la joven actriz Felicity Jones, con esa belleza bien escrutada o inquirida entre el bien y el mal.

Mark de Zabaleta dijo...

Bien resumida...

Saludos

Francisco Llobet Soto dijo...

Calificación: 2/10
Cuando se publicó la primera novela protagonizada por el profesor de Harvard Robert Langdon hubo una gran controversia acerca del mensaje religioso del libro. Claramente en él se encuentran una gran cantidad de errores históricos (por lo menos unos 600), pero se utilizaban ciertos simbolismos y otras herramientas literarias para criticar fuertemente a la Iglesia Católica. Este fue "Ángeles y demonios", y a este le siguió "El código Da Vinci" (con aún mas errores históricos que el otro, pero con una critica religiosa mucho más fuerte y poderosa todavía). Como se podría esperar de un libro tan exitoso como lo fue "El código Da Vinci", Hollywood compró los derechos (más especificamente "Columbia Pictures" o "Sony"). Se anunció que el aclamado Ron Howard (que después de "How the Grinch Stole Christmas" y "The Missing" ya no era tan aclamado como previamente en su carrera) se había comprometido a dirigir el proyecto. Luego se hizo público que Paul Bettany, Ian Mckellen, Alfred Molina, Jean Reno se unieron al elenco como personajes secundarios, mientras que Tom Hanks interpretaría a Langdon. El filme se estrenó en el 2006 mundialmente, y fue un éxito en taquilla (la segunda película que más dinero recaudó ese año), pero recibió pésimas críticas. Sin embargo, en mi opinión "The Da Vinci Code" fue una muy buena película, bastante bien lograda, y aunque tenía sus fallos, se le perdonaban por el deleite que fue el resto del filme. El segundo filme "Angels & Demons" se estrenó en el 2009. Ahí sí estoy bastante de acuerdo con la recepción general hacia el filme, pues era bastante malo por diferentes razones. Mientras todo eso pasaba, Dan Brown se apresuraba a escribir para poder vender más derechos y así conseguir más dinero (mucho más dinero). De ahí surgió "Inferno". Se llevo a la pantalla grande la tercera parte de la trilogía cinematográfica de Robert Langdon, y definitivamente nunca ha estado peor. Con la excepción de una genial actuación de parte de Tom Hanks, y buenas de parte de Ben Foster (el mejor actor joven de la actualidad,pues ya lo mostró en "The Program") y de Irrfan Khan, y una gran fotografía, igual de buena que la de "The Da Vinci Code". Este es un filme que hace que los ignorantes se crean intelectuales por una exagerada cantidad de metraje, pues escuchan cosas y al final salen del cine diciendo:
"Wow. Que película más inteligente, hablan de Dante y de "La divina comedia."
Ron Howard no entiende a Dante, eso está bien claro. Es extraño pensar que un día hace "Apollo 13", y al otro día hace "In the Heart of the Sea", que un día hace "A Beautiful Mind", y al otro hace "Inferno". La música cansa, simplemente cansa. El premio al punto más débil del filme sin duda alguna se lo lleva el guión. Con puntos de giro predecibles, horrible diálogo y personajes ni siquiera de una dimensión, sino que carecen de cualquier posible tipo de dimensión. La crítica religiosa es casi nula en este filme. El largometraje, de vez en cuando, toca temas interesantes y ambiciosos, pero este ni trata de hacer nada, pobre, pobre Ron, se nota que está cansado de rogarle a sus colegas que contraten a su hija, y de vivir una vida de ensueño con sus 140 millones de dólares. Oh, pobre, pobre Ron. En fin, esperemos que el profesor Langdon, después de ya tres diferentes aventuras cindematográficas, sea finalmente asesinado de una vez por todas, pero que este no sea trabajo de los villanos, sino de los verdaderos héroes, el público.