SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

martes, 29 de noviembre de 2016

Jack Reacher y Café Society

Jack Reacher: Sin regreso
 Muchos críticos de cine la han emprendido contra la película Jack Reacher: Sin regreso (2016), dirigida por Edward Zwick, realizador con algunos filmes valiosos en su itinerario. Esta, del 2016, es secuela de la que vimos en el 2012 escrita y dirigida por Christopher McQuarrieA esos tantos críticos les llevo la contraria no por capricho, no por majadería, sino porque juzgo que, sin ser extraordinaria, es buena película de acción y hasta con buen trabajo del actor Tom Cruise. Antes de seguir adelante, quiero destacar el magnífico trabajo de montaje (edición) que logra suministrarle al filme un ritmo exacto y tenaz, pese a la multitud de planos presentes desde el rodaje. No solo es asunto de ritmo, pausas y cálculos de tiempos; más importante: es lo que contribuye el montaje a la coherencia narrativa. Entonces, desde el principio mismo, nos vemos sacudidos por muy buenas secuencias de acción sin que estas se conviertan en objetos gratuitos de espectáculo: tienen sentido dramático, están dentro de la intensidad, viven del desarrollo dramático y lo enriquecen, como el toque de una trompeta cuando llama a combate.
Café Society (de Woody Allen)

Por más afines que sean –entre sí– las películas del gran Woody Allen, hay que aceptar la maestría mayor o menor que cada una tiene frente a las otras, pero todas a partir del genio creativo del autor. 
Ahora, la presencia en los cines de Café Society (2016) le permite demostrar a Woody Allen eso: su capacidad de ser distinto en la semejanza y de ser semejante en la diferencia. Si les parece juego de palabras, no lo es. Así sucede no solo con la fluidez del relato, sino también con su arte visual.
Es genial como este director logra ser más intenso con sus tramas mediante la evocación melancólica de ellas. Para demostrárselos con Café Society, vamos a cometer una indiscreción, y es la de alabar la pujanza y la delicadeza sensitivas que tiene el final de la película (sucede un 31 de diciembre). ¡Es extraordinario! Uno se queda ahí con el deseo de que el filme no termine, de que haya un más allá, aunque ese más allá sea la propia secuencia alargada en sí misma. La historia es llevada a dos tramas o vertientes, ninguna como subtrama, y todo ese discurrir no es más que la preparación anímica para darnos la expresión más amorosa del amor, algo imposible de serles narrado en esta crítica. Woody Allen, sin renunciar a su humor punzante, capaz de burlarse de aquellos sectores con poder social y de ridiculizar la estupidez de quienes se juzgan a sí mismos como inteligentes, y, además, sin renunciar a la ironía ni a la sátira, nos hace sentir lo escrito por Shakespeare: “Nosotros somos esa cosa de la que los sueños están hechos y nuestra vida está rodeada de un sueño.”  El enredo de la comedia comienza cuando el sobrino joven se enamora de la secretaria de su tío adulto. El actor Jesse Eisenberg se luce a lo grande como el sobrino que busca vida en Hollywood: se muestra dueño de un personaje lleno de movimiento. Por su parte, a Kristen Stewart es de amarla por su belleza, pero –de actriz– se queda corta como secretaria al estilo de la canción de Mocedades: “la que escucha, escribe y calla”. Más queda debiendo Steve Carrell como el tío (mala escogencia). Si Café Society les recuerda Balas sobre Broadway (1994), tal vez tengan razón. 

10 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

JACK REACHER: SIN REGRESO

Título original: Jack Reacher: Never Go Back
Estados Unidos, 2016
Género: Acción
Dirección: Edward Zwick
Elenco: Tom Cruise, Cobie Smulders, Teri Wyble, Robert Knepper
Duración: 130 minutos

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Un crítico dijo que esta película (Jack Reacher) lo que hace es disparar balas a ciegas; otro dijo que es un autoatentado artístico; el tercero dijo que no logra conmover; aquel dice que es cine de manual; en fin, hay bastantes conceptos adversos. Y yo, con la ecuanimidad estoica de mi carácter, les recomiendo la película, sin temor a meterme en campo minado.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

CAFÉ SOCIETY

Título original: Café Society
Estados Unidos, 2016
Género: Comedia
Dirección: Woody Allen
Elenco: Steve Carell, Jesse Eisenberg, Kristen Stewart
Duración: 96 minutos
Calificación: CUATRO ESTRELLAS ( * * * * ) de cinco posibles

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

La música corre durante Café Society, la película, como si el argumento lo hiciera sobre distintos pentagramas. Lo otro es la sabiduría de Vittorio Storaro con su excelente fotografía para mantener el tono crepuscular del filme y para mostrar dos universos de una misma época, los años 30, entre Nueva York y Los Ángeles: la mafia y Hollywood.

Mark de Zabaleta dijo...

Muy bien comentadas...

Gracias

Francisco Llobet Soto dijo...

"Café Society" El Woody Allen más comercial hasta hoy en día.



 Cuando al recién fallecido cineasta Abbas Kiarostami le preguntaron que opinaba de Woody Allen, él respondió con: "Yo creo que Woody Allen es Woody Allen, y no importa a donde vaya siempre va a seguir haciendo sus películas de Woody Allen." Pues este hombre estaba equivocado. Woody Allen es uno de los mejores cineastas en toda la historia del cine, y casi todas todas películas se parecen por una simple razón, funcionan. Estas comúnmente se pueden clasificar en dos tipos: "la historia de amor (o en muchos casos, desamor) casi siempre llevada acabo en Manhattan", o "la graciosa historia del policía, o del ciminal, casi siempre ambientada en las decadas de los 30s o 40s". Su nuevo filme "Café Society" contiene aspectos de los dos. La trama es simple: Bobby (Jesse Eisenberg) va a Hollywood a pedirle trabajo a su tío Phil (Steve Carell), y ambos se enamoran de su secretaria Vonnie (Kristen Stewart). En el filme se nota que Woody Allen trata de repetir el estilo que ha usado en películas más viejas, tales como las geniales "Annie Hall" y "Manhattan", que, aunque no logren el mismo efecto, sirven como un buen filme, que pudo ser mejor. Esto se debe a que esta vez "Amazon" compró los derechos de distribución del filme, y forzaron al grandioso director a hacerle cambios al argumento, diálogos, etc... Y ni hablar de la cantidad exagerada de marketing que le hicieron a este filme. Las actuationes en general son buenas, Eisenberg hace lo que probablemente es la mejor actuación de toda su filmografía hasta el momento. Corey Stoll le aporta mucho al filme, pues le agrega humor y tensión a la vez. El resto del elenco en general está bien, la mayor sorpresa es Kristen Stewart, pues nos ofrece la primera buena actuación de toda su carrera. Hay un buen manejo de cámaras, y un gran diseño de producción. Algunas escenas se vuelven un poco aburridas y monótonas, pero este sentimento es casi nulo, pues Allen le añade escenas cómicas y divertidas, para evitar aburrir al público. En general, este es un buen filme, que está lejos de ser de lo mejor de su director, pero evita caer en clichés aburridos, y repetitivos. Y aunque el final sea un poco predecible, eso no logra arruinar el resto de la película. Hay que disfutar las películas de Woody Allen antes de que se nos muera. Totalmente recomendada.


Nombre: "Café Society"

Director: Woody Allen

Elenco: Jesse Eisenberg, Kristen Stewart, Steve Carell, Corey Stoll

Duración: 96 minutos

Calificación: 7/10

Robert Chaves dijo...

Me gustan las películas de TC como entretenimiento ligero en el cine, pero las de Jack Reacher son de lo más flojo en su carrera. La segunda mejora un poco con respecto a la primera, pero no lo suficiente.

fanatiticos del cine dijo...

6.5/10
Jack Reacher 2: Never Go Back.
Director:
Edward Zwick.
protagonistas:
Tom Cruise, Cobie Smulders y Danika Yarosh.

En el año 2012 vio la luz la primer película de Jack Reacher, personaje creado por el escritor británico Lee Child en la década del 90. En su momento escribí que era una de las películas más sosas de la carrera de Tom Cruise y que buena parte de eso era culpa del director y guionista Christopher McQuarrie y, aunque sigo pensando que él es responsable en gran parte de esa irregular película, comienzo a creer que tampoco hay buen material en la fuente de donde bebe el film...la segunda aventura del antiguo policía militar esta dirigida por un director con mucho oficio como lo es Edward Zwick - Diamante de sangre,Tiempos de gloria,El último samurái- y apenas si mejora un poco a su predecesora. Para terminar de cimentar esa sospecha, McQuarrie dirigió el año pasado Misión Imposible 5. Obteniendo muy buenos resultados con la critica y el publico.

Jack Reacher 2: Never Go Back, parece un capitulo de una de las tantas series de televisión sobre militares y policías que llenan la parrilla de la tv publica de los Estados Unidos...pero un capitulo de regular calidad, aderezado con una estrella del cine. Como ya es usual en muchas películas palomiteras hay prisa por presentar los personajes y la historia, con eso comienzan un montón de situaciones tan improbables que ni la misma "lógica" argumental de la película puede sostener. Lo mas fresco que ofrece el film es la actuación de la joven actriz Danika Yarosh, ella interpreta a una adolescente que podría ser la hija del ex-mayor Reacher . Su presencia aporta diversión y algo más en el plano sentimental, pero eso no es suficiente para rescatar un barco que navega en la formula y que a pesar de que no se hunde, tampoco llega a buen puerto.

Película para pasar el rato y que se olvida al salir del cine.

Sergio dijo...

Hay sencillez en las historias de Woody Allen. Pero, al mismo tiempo, vienen de personajes complicados en su interior con deseos incesantes de una vida mejor, con constantes cuestionamientos de su propia vida y la dirección que debería tomar. Eso sucede con unas más que con otras de sus películas. Ahora, de una simpleza un poco más adecuada para contar la historia de este año, el director neoyorquino construye Café Society como el curioso relato de un romance entre dos jóvenes durante los años treinta en un glamoroso y adinerado Hollywood.

Cuando Bobby viaja de Nueva York a Los Ángeles a buscar éxito en un trabajo con su tío, un agente de estrellas de cine, cae en el encanto de Vonnie, la joven secretaria de la agencia, quien lo introduce a los viene y va de la vida y juventud del momento. Así, con la facilidad y estilo que caracterizan a Allen, la historia transcurre como un buen chisme de esos que se contaban durante la época, con los giros y sorpresas propias de un cuento bien estructurado entre copas y humo de los cigarrillos. Esta vez, claro, con la ventaja de observar con detalle los momentos más interesantes de personajes bien construidos y desarrollados conforme avanzan en la vida y en el metraje, al son de excelente jazz y una cálida fotografía.

Basta la dirección de actores tan precisa de Allen para que ninguna actuación falle. Los primeros planos de los rostros solo acentúan las maromas de un curioso Jesse Eisenberg y los desvíos de mirada de una adecuada Kristen Stewart. Pero es Steve Carrell que resulta excelente como el ocupadísimo tío y agente, lleno de trabajo, pero siempre en busca de un lado más humano de sí mismo. Ahí, aunque un par de personajes secundarios queden a la deriva de meras conversaciones o instantes para hacer transiciones de momento y trama, todos coinciden con el reflejo del querer una estabilidad emocional al haber conseguido la laboral. La base de casi todos los filmes más recientes del director (recordemos la excelente Blue Jasmine y la muy buena Irrational Man).

Sergio dijo...

Y son los sutiles movimientos de cámara que siguen las geniales conversaciones originadas en un guion simple desde afuera, con sus giros narrativos no tan sorpresivos, pero con una potente historia de amor no correspondido y de decisiones que se toman en la vida. Al haber dos caminos, ¿cuál de los dos tomar si ambos pueden ser positivos? ¿Se toma el más arriesgado o el que dé más seguridad? Solo el tiempo permite que se vean las consecuencias de eso y el cómo puede llegar a cambiar a las personas de adentro hacia fuera y por las circunstancias que les rodean y moldean. A eso agréguenle una subtrama de gánsteres que tiene los momentos más graciosos y sin sentido para la línea argumental principal. Más como una manera de reflejar el mundo en el que podría estar el personaje principal, fuera de la burbuja amorosa y de éxito que logra al final. Son enredos para contar cualquier otro rato.

Entonces, sin descanso alguno, Woody Allen nos da otro buen filme en el cual parece estar plasmando su propia vida y personalidad en la historia que cuenta y dirige. Con la rapidez que escribe y confecciona (produciendo un filme al año y hasta con una serie original hace unos meses), podría parecer que se basa en experiencias verdaderas y les agrega un poco de condimento para la pantalla. Pero la realidad es que este es un cine con estilo propio (cine de autor), fácil de reconocer y de ver. Con práctica, destreza y creatividad únicas y por encima del cine promedio, la peor película de Woody sigue siendo cine interesante en sus argumentos y conceptos.

Y ahora, cerca de terminar el año, como en Café Society, queda el rastro y recuerdo de lo que sucedió y se vivió, para meditarlo y pasar la página, esperando que el siguiente resulte mejor de lo que fue, o, al menos, con menos locuras de las que le sucedieron al pequeño Bobby. Nos queda esa pequeña reflexión y un pequeño filme que da gusto ver por entretenido, por bien confeccionado y no tan sencillo de lo que parece ser. Salud.