SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

miércoles, 17 de marzo de 2010

Reportaje de teatro reabre polémica brava

wílliam venegas El otro día escribí en una crítica de cine lo siguiente: "Es curioso ver cómo estas cintas de menor calidad son, muchas veces, más definidas en sus denuncias. Es un poco lo que pasa con el teatro costarricense. Eso que muchos llaman, despectivamente, teatro comercial o de segunda en las salas josefinas, esas comedias suelen ser arriesgadas en sus denuncias (los filazos políticos campean)". Dicha idea la amplié en un documental dirigido por María Lourdes Cortés, sobre este tipo de teatro en el país. Sostengo que dicho teatro es más desenfadado con sus críticas contra-lo-convencional, sin juzgarlo, por ello, como teatro bueno o malo. Eso lo acerca al gran público y es exitoso. Ahora, en La Nación se hace un reportaje sobre obras de teatro que pasan de 400 funciones en cartelera y el crítico D. Andrés Sáenz apunta contra ellas, más que sobre ellas. Señala que a dichas salas llegan "varios miles de clientes ávidos de diversión, que los teatros satisfacen mediante un menú de comedias saturadas de una fuerte salsa de lubricidad grosera, aliñada con expresiones soeces y mímicas vulgares"; hay más en palabras de D. Andrés Sáenz, quien acepta que él no hace críticas de esas escenificaciones donde se manifiestan "la ramplonería y la impericia histriónica". Enumera Orgasmos (Teatro Torres), Chico Loco (Teatro de la Calle 15), Dos arriba y una abajo (Teatro Arlequín), Papichulo (Teatro Molière) y Apartamento de soltero (La Máscara). Afirma que deforman el gusto de la gente y que requieren más bien de un estudio antropológico, sociológico y económico. Yo disiento de esa percepción academicista de D. Andrés. Eso sí, con tantas representaciones, estas escenificaciones van entrando en pérdida de disciplina escénica. Yo he visto la pieza Dos arriba y una abajo en tres ocasiones, y la primera tenía más rigor dentro de su afán lúdico y en su eutrapelia. Me encantan cuando se ponen irreverentes y chotean sobre lo que otros medios de comunicación callan. Yo develé con gusto la placa de las 500 funciones de esa obra en el Arlequín (foto: estoy con la actriz de la obra Mariela Álvarez y, atrás, el escenógrafo David Vargas).
El texto completo de D. Andrés Sáenz se puede leer en este sitio:
http://www.nacion.com/2010-03-15/Entretenimiento/NotasDestacadas/Entretenimiento2297346.aspx

66 comentarios:

Asterión dijo...

El humor, la ironía, la sátira, incluso el sarcasmo más cruel son vehículos de denuncia, claro que sí. Sin embargo, estas obras de teatro, independientemente de que sean buenas o malas o deformen o no (esos son crietrios morales) no denuncian realmente, sino que hacen eco de lugares comunes.

Por ejemplo, es muy fácil criticar a los políticos como clase, en general, decir que son corruptos, y hasta Osquitar estaría feliz riendo estas gracias, porque eso no afecta el sistema en lo absoluto. Es doxa, sentido común, es decir, pensamiento sin refelxión: decir algo malo de los políticos, de jamás criticar la estructura sociohistórica, politica y económica sobra la cual se funda una ideología, jamás profundizar en las causas de los problemas.

Es el mismo caso del cine gringo.

Saludos

evelyn ugalde dijo...

me encanta ir a estas obras de teatro, cuando estoy estresada, y con miles de sacos de papas en la espalda, estas comedias (muchas de ellas muy bien elaboradas) me hacen sentir liviana. Reir, que maravilla! Que bien que exista, y don andres deberia sacarse un poco de papas que tiene encima!

posdata: cuando digo papas me refiero a la verdura, no al papa benedicto, a ese ojala no lo tenga encima, jajaja

Melvin Molina dijo...

Hola, William, creo que no es el reportaje lo que reabre un tema de discusión (yo no diría polémica brava) sino los comentarios de Andrés Sáenz, de hecho nadie ha dicho nada ni bueno o malo de mi nota, igual gracias porque ahora con su blog más gente me va a conocer como periodista.
Saludos, mi estimado crítico
Melvin Molina
Periodista
Periódico La Nación
Tel.(506) 2247-5247
Móvil.(506) 8378-7329

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Yo tengo un gran déficit con el teatro, tengo años de no asistir a una sala, no se siempre lo he sentido lento y limitado, creo que puedo estar muy equivocado, pero me gusta más el cine.

Pero el teatro con denuncia, suena muy bien, debo intentar en algún momento desarrollar ese gusto por la actuación en vivo.
Saludos

wílliam venegas dijo...

Si Ud. da clic en el nombre de Melvin Molina (en azul, en el comentario anterior), llega a su reportaje publicado en La Nación el lunes 15 de marzo.

Maria Lourdes Cortés dijo...

Si, hicimos, con Mauro Borges, este documental que titulamos El teatro invisibilizado, y luego no lo difundimos y fue un gran error. Me voy a poner en eso, creo que es importante que se conozca las cosas buenas que tiene ese teatro, porque la gente se queda con el afiche y no va para no "desprestigiarse".

chismiticos dijo...

Tiene razón el Premio Nacional de Divulgación de Cultura, Evelyn Ugalde, también yo me apunto a alivianarle las papas (yendo con ella al teatro; o encima de ella en lugar del tal Benedicto Papa que menciona)..., y que don Anrrés Sáenz se quite esa capucha aristocrática de Don Andrés formado en Inglaterra. Mejor el don Anrrés tico. Este Andrés, no el Anrrés, se parece cada vez a D. Jacques Sagot en lo pedantes: tienen el arte en su propio Olimpo (con calzoncillos Olympo). Gracias Evelyn, por su humor.

chismiticos dijo...

Y diay, María Lourdes, usted es de las pocas que defienden este teatro desde las cúpulas de Sagot y Sáenz, y hace el documental y se lo guarda, nombreeeeees, Dios guarde, cómo se le ocurre. Gracias a don Wi amigo por defender este teatro. Yo he leí su crítica de Chico Chulo y pura vida, lástima que don Melvin Molina no lo molinó o entrevistó, por lo menos, ¿Y diay, Nación?

Ronald Díaz V. dijo...

No hay que confundir la gordura con la hinchazón. Coincido con los puntos de vista de Asterión y de Evelyn pues hacen esta distinción.

El teatro de comedia, como las películas livianas o los programas de televisión "para no pensar" (que son mayoría) estan hechos para eso, para no pensar.

Quitarse de encima las papas (de Evelyn) nunca será una buena forma de denuncia pues la verdad incómoda se suele anestesiar con el humor y entonces pierde su efecto.

Las películas de Michael Moore son un buen ejemplo. Presentan realidades tan crudas que la única manera de venderlas al público gringo es con la etiqueta de graciosas e hilarantes, y todo sigue igual.

Criticar a los políticos en general es como contar un chiste de abogados o doctores, que por cierto se aprenden en las facultades de Derecho y Medicina.

¿Teatro de denuncia en Costa Rica? Contadito co los dedos. ¿Comedias? Tantas como sacos de papas.

Fernando Rodríguez dijo...

Yo sigo insistiendo en que el frío no está en las cobijas. Llevamos muchos años consolidando un género teatral que muchos etiquetan como "comercial", unos hablan de "comedia" pura y simple, otras personas de "espacio para desestresarse" (yo prefiero no definirlo para no irrespetarlo); "amado" y "odiado" por "unos" y "otros", sin saber exactamente de qué trata y quienes somos esos "unos" y esos "otros".
En mi condición de productor teatral, un poco menos como director de escena y casi nada como dramaturgo, mi preocupación principal es no saber el estado actual de nuestra cultura teatral. Es decir, qué consideramos los ticos que es el teatro; con qué finalidad lo apreciamos; cuántas veces al año vamos a estas y otras salas. Solo por considerar tres aspectos referentes al público.
Luego, viene la formación de los actores, directores, etc. En fin, toda una serie de consideraciones que deben hacerse científica y planificadamente y no de manera especulativa; no sé si por la escuela, como lo sugiere Don Andrés, o por el Estado. Yo siempre he creído que ambos tienen esa responsabilidad, junto a un tercero que no existe: el gremio. Entendida su existencia como un bloque sólido y homogéneo de profesionales y ejecutantes del arte dramático.
Así que la mejor conclusión es que más allá de juicios de valor emitidos por quienes les gusta o disgusta este tipo de salas y de obras, lo cierto es que existen, están consolidadas y son muy apetecidas por el público. Independientemente de su calidad, es sorprendente que una misma obra tenga 8 años de estarse representando en una zona geográfica donde la PEA es de poco menos de un millón de personas. Eso quiere decir que mucha gente las vuelve a ver y en muchas oportunidades.
Ojalá y alguien pronto haga un análisis de este asunto para que vaya más allá de las opiniones y se convierta en un insumo para la toma de decisiones en materia del desarrollo del arte dramático en el país.

jose mairena dijo...

El señor Andrés Sáenz hace una división entre la excelencia, lo demás y los que ignora porque no llegan a un nivel mínimo de propuesta artística. Eso es estupendo, muchas obras son representaciones en busca de una idea, de un concepto, sin lograrlo. Encuentran diversión en el proceso, es verdad; a veces sorprenden con algo o salta algún hallazgo, por eso es valioso y oportuno para el público necesitado de risas.
Tal vez, ese público, no es el mismo que busque otra experiencia cuando se acerca al teatro y, por lo tanto, ni siquiera es lector de una crítica profunda y bien argumentada como la del señor Sáenz.
La actitud del señor Sáenz es buenísima y no debería provocar chispas en nadie. Cada cuál sabe en qué parte del juego está. Como en muchas actividades en nuestro país, al teatro, a la danza, a la música, y ... al periodismo... le hace falta más trabajo y más humildad.
Además, en este mismo blog, el señor Sáenz y un director respetadísimo, que gustó de "problematizar" su escenifiación, tuvieron un cruce de argumentos muy bien presentado, respetuoso y enriquecedor para todos. Eso es bueno; lo malo es cuando la obra se juzga solo por el divertimento generado. En eso, nadie le gana a Porcionzón y él no se llama artista, ni reclama críticas, ni un escenario ni nada.

Pericles está Loco dijo...

Guilliam, tométe uno, tomáte dos y tomáte en cuenta que yo soy un atarantado de marca registrada y, aúna sí, opino que nuesthro tiathro, en su inmensidad predominante da asco, da grima, da nauseas, da... ¡A mi nuethro tiathro miace sentir, en lulu, en lulugar diun saco e' papas en la espalda cuando enthro, me hace sentir una puñalada en la espalda, ya sentao adenthro y cuando salgo, macho! La misma puñalada que sentirá el Arte de las Tablas en su escenciiii... ¿Conocerán poréstos rumbos a ese mae, digo a ese señorssssss, a don Arte de las Tablas y los Telones?

Por cierto: ¡QUE DESPERDICIO DE TALENTO, qué desperdicio de talento el de MARCELA UGALDE, macho! Qué talento tiene, qué despliegue de... está volada como yo, Marcelita pero, cómo es posible que lo dilapide en obras (con doble sentido se me ocurre imaginar la palabra: obras) como esta llamada: "Eustaquia en la estación de los sueños" o algo así. ¡Qué... cosa... más... deprimente, Gui, Guilliam!

Yo caí en esa obraaa... uffff... porque me invitaron y... a empujónes fui... por educación, por bienagradecido con laza mistades, Gui, perooooo... ¡guácatela!, decía mi sobrinita, cuando estába guila.

Pericles está Loco dijo...

¡Min vitó a versss a Eustaquia, Gui, una de las actríces del ambiente nacional centroamericano y del caribe, macho!

Qué talennnto el de Marcela Ugalde, INS, sisto, perooo...

Debería, Marcelita, de llamar a la famosa ANTONIA SAN JUAN, paque sela lleve Paes Paña, Guilliam, a bretiarsss.

andres saenz dijo...

Como epígono o ex epígono de la crítica de orientación marxista, William Venegas privilegia la ideología por encima del arte. Porque objeto la falta de arte en estos montajes, y a él le gusta el teatro "rasca", me llama academicista, que es igual a formalista, un epíteto que era anatema cuando Stalin reinaba en la extinta URSS, y que se le endilgó a Shostakovich y Prokofiev, que al menos salieron con vida a diferencia de Meyerhold y Mandelstam. No piense nadie que me comparo con estos gigantes de la música, el teatro y la poesía, pero quienes tengan interés en ver vídeos con extractos de los montajes aludidos y las entrevistas que Melvin Molina me hizo después de presenciarlos, lo que les permitirá tener más elementos para juzgar mis apreciaciones, pueden acceder a la página de nacion.com donde se guardan: http://www.nacion.com/Generales/PaginasEstaticas/Generales/VideosAdMotion.aspx
y revisar donde dice "Varios".
Las entrevistas con Melvin me permitieron ahondar un poco más en la fundamentación de mi crítica, algo que no era posible en el corto espacio de mi "Visto y oído" que se publicó como complemento al amplio reportaje de Melvin.

andres saenz dijo...

La URL no salió bien, espero que ahora salga completa

http://www.nacion.com/Generales/PaginasEstaticas/Generales/VideosAdMotion.aspx

Solo que sale como texto corriente y no como hipertexto. Hay que copiarla y pegarla a la ventana del explorador.

andres saenz dijo...

No sé por qué no sale correctamente la URL, este es otro intento, si falla, quizá algun buen samaritano tecnológico pueda solucionar el problemita.
http://www.nacion.com/Generales/
PaginasEstaticas/Generales/
VideosAdMotion.aspx
Como no sale en HTML, hay que pasarla manualmente a la ventana del navegador.

wílliam venegas dijo...

Es mi turno:

Asterión: al fin y al cabo el teatro no hace revoluciones, coincido con usted (en general) pero hay un teatro que ayuda a des-sacralizar el sistema y sus figuras. El resto depende de la inteligencia del espectador.

Evey: gracias por su jocosidad con papas.

Melvin: Interesante y valioso su trabajo, incluido el aporte de Andrés, aunque este era predecible.

Roy: teatro con denuncia no hay ahora, eso creo, excepto en el tema del feminismo.

María Lourdes: su documental debe conocerse, creo que hay prejuicios académicos (por ejemplo de Andrés Sáenz y José Mairena) en contra de algún teatro popular.

Chismiticos: nada.

Rónald: completa usted bien los argumentos de Asterión (debe visitar el blog de Asterión, si no lo ha hecho).

Fernando: ya la práctica es un criterio de verdad para sacar conclusiones.

José: me cuesta saber qué quiso decir con su texto tan caballeroso con todo el mundo. Por ejemplo: usted no aprueba las lecturas des-ideologizantes, pero tampoco quiere que se juzgue una obra por ser solo divertimento.

Pericles: de acuerdo en algo, en su locura.

wílliam venegas dijo...

A Andrés (y de paso a mi gran amigo José):
Creo que el marxismo sigue siendo el mejor instrumento de análisis de la realidad social y es aplicable al arte: lo hago sin que yo tenga la sabiduría de Gramsci ni de tantos estudiosos del tema. Sé bien que toda estética comporta una ética y que el arte solo es supraestructural (refleja una realidad determinada y puede volver a ella para reforzarla). Es lo que en este blog dicen Asterión y Rónald Díaz con otras palabras. Así, el arte es ideología. No es alguien, como yo, quien "hace ideología" con las críticas. Es exactamente al revés: mis críticas son des-ideologizantes al deconstruir la ideología que permea (en lo que me toca) la mayoría del cine que nos llega. Al contrario, quienes se detienen en lo formal, con manuales bajo el brazo, para hablar de "arte", solo "arte", son quienes hacen lecturas ideológicas: refuerzan la ideología al no desentrañar el texto. ¿Está Andrés Sáenz en esta lista? A veces sí, a veces no. José Mairena está siempre, aunque ande conmigo y seamos tan amigos.
El realismo socialista que impuso Stalin (quien nunca fue marxista: nunca supo qué era eso)fue una aplicación/aberración ideológica criminal. Yo no uso la palabra "academicista" ni "formalista" con criterio peyorativo: de hecho, ¡paradoja!, ese adjetivo es virtud en Andrés, tanto como le es debilidad. Por eso sus críticas dan tanta información académica y menos análisis de lo criticado. No es malo, pero (yo) creo que no es lo mejor. Lo digo con todo el respeto que me merece Andrés y su gran capacidad de abstracción para el arte (sobre todo en la música).

Alberto Trindade dijo...

Valga la oportunidad para contarles que me quedé estupefacto cuando leí sobre el número de salas teatrales que tenemos. Eso implica que a nuestra gente le gusta la puesta en escena.
Se dice que hubo una época teatral de oro en los 70`s (yo no radicaba aquí. Luego vino la crisis de los ochentas, se redujo el presupuesto de Cultura e impactó la política teatral).
Sin embargo, aparecieron las salitas por todo lado, lo que indica la perseverancia de actores y actrices. Supongo que su decisión fue respaldada por su conocimiento profundo de la vocación teatral de la gente, lo cual se ha confirmado hasta la fecha.
Loable.
El crìtico Andrés Sáenz (creo que está solo en esta tarea) es interesante. Por estudioso del tema, realmente enseña mucho con sus crìticas.
Elegantemente escritas, hasta pican la curiosidad y mueven hacia las salas (por lo menos a mí) a la larga y hasta para comprobar si hay razón o no en sus comentarios.
Eso sí: la bondad o no de la obra la resuelve quien especta, a partir de un montòn de factores que moviliza, objetivos y subjetivos.
A Andrés se le suele tener ojeriza en el ambiente teatral. Es normal. Supongo que mete miedo, que pica egos.
Aun así, muy posiblemente contribuya a que en el fuero interno teatrero, se persigan ciertos niveles de calidad, por lo menos para no quedarle tan mal al rasero de Andrés.
Esto indica que todo en la vida sirve de algo. Mueve algo. He ahì la importancia de la tolerancia.
Tan es así, que el animadversado Andrés ha creado hasta lenguaje. "Programa de mano" -suele escribir-. Pues "programa de mano" ya se ha generalizado y al mismo W. Venegas le he leído la fracesita, de sello andresino.
¡Qué capacidad para influenciar, Andrés!.
Si me llama la atención algo: Andrés no es tan riguroso con las compañías extranjeras.
Es más: es tan benevolente con ellas, que sospecho, ahí sí, de su imparcialidad. No creo (con todo y mi neofitez en la materia)que estas compañías hagan puestas tan perfectas. Como... ¿un malinchismo?...
Y no es que se trate de caer en el "pobrecitismo" que tanto nos caracteriza.
Sí es importante tomar en cuenta las condiciones materiales con que trabajan quienes se dedican al teatro no por placer solamente, sino por sobrevivir (creo que es la realidad generalizada del teatro costarricense).
Eso depor sí ya es una limitante que puede atentar contra una muy buena calidad de la obra.
También es importante tomar en cuenta que quizá en el país no haya tantas condiciones para la formación permanente en el campo (becas para posgrados, pasantías, condiciones para el intercambio permamente con otras compañìas).
Que siga Andrés con sus críticas, pues a mí hasta falta me hacen, ahora que las hace mucho menos.
Pero que siga también la gente del teatro en su quehacer procurando hacer las cosas cada vez mejor.
No le hagan caso del todo a los ganchos demoledores de Andrés: sepan extraer aquello que pueda contribuir con vuestra superación.
Que la sencillez no tiene por qué hermanarse con la mediocridad.
Y don William que no haga de la ideología un punto de crìtica. No se vale.
He notado cómo a los filmes de "izquierda" los califica de "excelentes" (criterio que en creación artística no tiene que intervenir, a no ser que lo que se quiere hacer es panegírico).
y, si la afiliación es cualquier otra...sálvese quien pueda...
Yo creo que hasta la gente de izquierda, madura, se lo reprocha.

wílliam venegas segura dijo...

Amigo Alberto Trindade, ¿de dónde es usted y de dónde su Tridente?

Lo que escribí en el comentario anterior sobre 'ideología' y 'deconstrucción' de la ideología vale para la crítica que me hace.
No es cierto lo que usted dice sobre mis calificaciones de cine, basta un repaso de ellas para demostrarlo... a menos que usted considere de "izquierda" a Martin Scorsese, a Clint Eastwood, a Tim Burton, a Steven Spielberg, a Woody Allen, a los hermanos Coen, en fin...
Ahora... que en Europa y América Latina los mejores directores de cine sean de "izquierda" no es culpa mía, por más que me agrade.

andres saenz dijo...

Claro que Venegas entrecomilla arte, pues con su apología de los montajes de marras pone en evidencia el poco respeto que tiene por las artes dramáticas. Por lo demás, su respuesta refuerza mi aserto de que pone la ideología por encima del arte. No tengo vocación para prolongadas discusiones bizantinas, pero me sorprende que nadie haya comentado uno de los puntos más importantes de mi "Visto y oído", el hecho de que estas obras son plagios descarados fraguados al amparo de la indefensión de la propiedad intelectual. ¿Quién dijo ética, muchachos? Además, insisto en que vean los vídeos con extractos de los montajes para que tengan conocimiento de causa.

Albert Díaz dijo...

Hola, soy una persona como tu apasionada del cine, he descubierto este blog gracias a Roy Jimenez Oreamuno, me gustaría que te hicieras seguidor de mi blog ya que yo me he hecho del tuyo, me gustaría comentar contigo algunas películas.

Saludos

wílliam venegas segura dijo...

Andrés, no sea jugado con las palabras. Yo nunca he hecho apologías de esos montajes de marras, tampoco los mido con el mismo rasero entre sí. He sido yo quien he tenido que recurrir a la Sala IV para que no se me cierre la entrada a esos espectáculos, como pretendían, por mis críticas duras, sin escuchar de usted ni una sola palabra de apoyo. ¿Ideología por encima del arte, me acusa? No entiendo esa segmentación de una unidad dialéctica, aunque a Andrés le resultan bizantinos los métodos de análisis que desconoce y está obligado a conocer. Por supuesto, Andrés defiende el concepto de propiedad privada de los textos, con el cuento de los "plagios" (puro TLC). ¡En una sociedad de intertextos el arte deja de tener dueños!

wílliam venegas segura dijo...

¡¡¡Ah!!!!!! Y quienes pretendían cerrarme el ingreso a los teatros era gente que se llamaba de izquierda entonces. ¿Curioso, no?

Fernando Rodríguez dijo...

A ver que esto se pone interesante. Don Alberto Trindade dice lo siguiente: "Sí es importante tomar en cuenta las condiciones materiales con que trabajan quienes se dedican al teatro no por placer solamente, sino por sobrevivir... Eso de por sí ya es una limitante que puede atentar contra una muy buena calidad de la obra." Cierto parcialmente don Alberto. Este paradigma más bien se ha convertido en un pretexto para "matar el chivo" como se conoce en nuestro ámbito el hacer representaciones de nula calidad, esquemáticas y con el mínimo esfuerzo, solo para ganar un dinero. Y puede que sí, que el actor necesite el dinero para comer, pero lo que se hace en esas condiciones no puede meterse en un mismo "cajón" y calificarse "a priori" como arte dramático. Un buen actor no necesita más que de su cuerpo para hacer arte y a un buen director le bastaría solo con eso para generar una puesta en escena de calidad. Pero para eso hay que entrenar y hay que ensayar... al menos tres horas diarias y de gratis!!! Y vieran ustedes lo que cuesta encontrar actores y actrices con esa vocación!!! O con el tiempo suficiente, porque (me incluyo) la gran mayoría tenemos que trabajar en otras cosas para sobrevivir. Y luego viene otro punto que el mismo señor Trindade dice de seguido: "También es importante tomar en cuenta que quizá en el país no haya tantas condiciones para la formación permanente en el campo". La escuela, señores, la escuela. Y el gremio heterogéneo y sin la suficiente fuerza todavía para defenderse a sí mismo y a los "consumidores" del arte; que aquí el que sale en comerciales o en programas de televisión haciendo "sketches" se le llama actor!!!
Y es que son tantas cosas que ni el tiempo, ni el espacio alcanzan. Los derechos de autor por ejemplo. Otro punto de delicado análisis. Don Andrés tiene razón, no se ha comentado eso, pero aquí llevamos muchísimos años de hacer adaptaciones de comedias sin que a nadie le importe de dónde salieron. Recuerdo que antes de la de Camoletti, William Esquivel programaba otra con el título: "Ese muerto no lo cargo yo" que era una adaptación de "Usted puede ser un asesino"(1958) de Alfonso Paso (1926-1978) Y pongo los años no por simple "academicismo" sino para que saquen cuentas con lo del reconocimiento de derechos. Y sí William, el arte no tiene dueños, pero viera lo que cuesta concebir una idea y llevarla al papel de la dramaturgia, para que ni siquiera te reconozcan el hecho de haberla concebido. Y no estoy hablando de la plata, hablo de al menos el derecho moral de reconocerte como autor de la idea. Creo que sí debemos ser cuidadosos con presumir de tener muchas salas y mucha actividad teatral cuando no se siguen ni siquiera las reglas mínimas en todas estas áreas y otras más que quedan por citar.
Ah! y no creo que William sea "apologético" solo porque gusta de algunas puestas mal etiquetadas como "comerciales", igual no le gustan, ni le han gustado algunas otras. Recuerdo que hace 17 años en una crítica me llamó (junto a otros) "joven y mal actor" y es cierto, estaba pésimo en ese pseudo-montaje!!!

Luissiana Naranjo dijo...

El asunto es quién da el parámetro para decidir cuando una obra tiene validez artística ¿el crítico, la academia, el público? lo aplicaría en todas las artes(calza toda la discución también con el medio literario)
Al público (lector) se le trata de ignorante pero determina un betseller.
Al crítico se le acondiciona por su gusto personal y es quién guía el cauce o da permiso de que una obra sea denigrada o exaltada y por lo tanto, tenga éxito o no.

A la "academia" o los "formalistas" de darle el sentido sea ideológico o la conceptualización teórica de si es "arte" o no, y pasarlo a la historia o echarla al canasto del olvido.

El espacio es muy ancho para soñar y para crear, sean propuestas -light- o de envergadura! Algunos a veces queremos echar basurilla al cerebro para el relax y en otras para desafiar nuestras revoluciones sean sociales o emocionales.
Algunas siempre lucharan por la excelencia, otros por atrapar público y otros por el entendimiento ideológico de la obra!
Yo aplaudo la diversidad y personalmente juego con mi propio termómetro calificativo en todas las artes!

Ya en otros términos si sería apropiado poner atención a aquellos intereses de los que todos necesitan urgidos, como los derechos de autoría, la formación o estudio del creador o artista como tal, que el reconocimiento económico sea digno y competitivo, accecibilidad en el ámbito nacional o internacional, entre otros.

Saludos...

Víctor Fernández G. dijo...

Lindo intercambio.

Pareciera que, por definición, lo masivo (para no decirle popular) no entra dentro de lo que muchos, críticos incluidos, entienden por bellas artes.

Hace algunos años hablaba con Andrés sobre lo que él entendía por "música culta", definición que dejaba por fuera casi toda la música que a mí me gusta y que, evidentemente, es muy culta (desde mi punto de vista).

Asumo que lo mismo se da para el caso del teatro.

alberto trindade dijo...

Don William, soy Uruguayo. El tridente me lo añadió Ud. No importa. Deporsí que mucho de diablo tengo; contar con ese intrumento quizà me haga salir algo librado de algunas trifulcas, como estas "blogueras" que se ponen tan interesantes.

Ahorita no tengo tiempo, pero en una próxima visita quiero referirme a algunos aspectos importantes que señala.

Gracias. Alberto.

María Lourdes Cortés dijo...

Estoy tratando de mandar un mensaje en tu blog pero no lo logro,
En todo caso, podés decir que te escribí y que pongo a disposición de quien quiera el documental (N.R.: Sobre el Teatro Invisibilizado).
Igualmente lo intentaré poner en Canal 7.

Un abrazo y está genial tu blog, a ver si algo se mueve acá.
María

ÓNIX dijo...

Acá en mi país (Venezuela)asisto al teatro cada vez que tengo la oportunidad...

Sin embargo, hay muchas obras que he perdido, algunas han sido calificadas negativamente (esas son mis preferidas) porque por lo general la gente aplaude lo comercial pero poco talentoso...

Yo en cambio prefiero esas que tienen poco público a veces pero que realmente demuestran un trabajo, un talento y el verdadero arte que merece la pena ser reconocido....

Saludos...!!!

andres saenz dijo...

Agradezco a Venegas sacarme de mi ignorancia al hacerme conocer sus "métodos de análisis". Por otro lado, pareciera que con tal de contradecirme todo le vale. Ahora adopta una actitud irracional con referencia a los derechos de autor, que para él no existen ni deberían existir por ser "propiedad privada". Pero los plagios no son un cuento, como pretende Venegas, sino una realidad, y con ellos hacen gran negocio todos estos teatros que piratean textos y no pagan derechos de autor.
Lo de "música culta" que menciona Víctor era un intento por distinguir géneros, porque "música clásica" se presta a confusión dado que remite al período del clasicismo musical (mediados del siglo 18 a inicios del 19) y cuando lo discutimos intenté explicarle que no por ello consideraba la música popular "inculta". Tampoco me parece que "música académica" sea idónea porque la mayoría de los grandes compositores no pertenecieron a la academia. Ahora opté por "música de arte", que se ha generalizado bastante en los escritos críticos y musicológicos. Eso no quiere decir que los demás géneros no sean artísticos, es solo una convención conveniente para identificar un cierto tipo de música dentro de la tradición occidental de procedencia europea, música sujeta a ciertas reglas, cuya complejidad requiere método y estudio en la composición y ejecución.

Melvin Molina dijo...

http://www.nacion.com/Generales/PaginasEstaticas/Generales/VideosAdMotion.aspx

wílliam venegas dijo...

Si usted da CLIC
en el nombre en azul de Melvin Molina (comentario anterior) entra al sitio que quiere Andrés Sáenz, con entrevistas interesantes, videos de las obras y ampliación de los criterios de él. Es un poco lerdo el sitio y hay que buscar, luego, en una lista de posibilidades.
CLIC en el nombre de Melvin Molina (en azul)

©hannibal dijo...

Comparto la opinión de Doña Luissiana Naranjo.

Pero aparte de eso, es precisamente en estas discusiones cuando se logra ver la intencionalidad del trabajo que realizan los críticos, actores y profesionales del arte. Desde sus mismos comentarios y opiniones, se refleja la investidura artística que defienden o que creen defender. Pero señores, ¿desde cuando el arte defiende imposturas, posiciones o ideologías? Quizá las pinturas rupestres del Cro-magnon sea una alusión política de las primeras comunidades humanas (cosa que para mi sería totalmente ridículo). Cuando una obra es buena, se evalúa desde el público y que incluso el crítico no es más que un sujeto que pertenece a ese público, con la diferencia de que en sentido estricto “posee” una capacidad de abstracción superior al promedio. Cosa que incluso pongo en duda. Cuando una obra de teatro es buena, es buena y punto. Lo que haga la Academia con sus reglas absurdas para evaluar un trabajo, queda de sobra cuando cualquier sujeto pueda decir libremente que una obra es una obra fea, la entienda o no, aunque vaya en contra de los parámetros de aquellos que se creen doctos.
Este país no es un país que forme profesionales del arte, ni tampoco artistas, que es distinto.

Hace falta más plata para apoyar el arte, eso sin duda.
También hace falta que los que deciden eso, dejen de pelearse ideológicamente, por que parece que buscan más una diputación que la sensatez para desarrollar una actividad necesaria del ser humano.

Los teatros de este país, a pesar de que los involucrados hagan un esfuerzo increíble para levantar dicha actividad, no se puede negar que son malos y malos con m de mucho.

Comer, ¡pues claro!, todos debemos comer, pero a diferencia de las demás actividades humanas (Que parece que se está propagando la enfermedad a las demás profesiones), el artista debe de encontrar los espacios para poder alimentase através de sus obras.

Dos cosas para dejar la paja a un lado:

Uno, urgente, que se organicen los artistas de este país. Se llora, se pide a gritos. Nosotros el público queremos ver arte. Y si para nosotros ver arte ustedes artistas necesitan las herramientas para que lo puedan hacer (como lo es estar organizados), entonces tendremos paciencia. ¡Pero ya!, queremos ver arte y si eso dura mucho al menos queremos ver un despliegue de interés por parte del gremio.

Dos. No, las obras que se presentan en los teatros pequeños de los alrededores, no mueven una pizca de conciencia crítica sobre la realidad social o política de este país y si, si son muy malos.

Cambio de tema…

Y bueno… para hablar sobre el FIA. Las entradas se vendieron más rápido de lo que yo pude ir de aquí al teatro para comprar un cochino boleto. (No sé si para la gente con menos recursos pueda comprar una entrada al montón de revendedores que hay) No podré ver la obra de Peter Broke, El Pentagrama de Sagreg ni el Sueño de Andersem. Y yo que me moría por ver buen arte. Así que ante mi patética situación pues gracias al cristalino destino, puedo tener mi propio FIA.

Sr Venegas, he estado más ocupado de lo normal, por eso llego tarde, pero igual lo saludo con respeto, igual que a los demás comentaristas de este blog.

hannibal

Gonzalo Castellón dijo...

De Gonzalo Castellón:
William:
¿Ud. no sabe a quien le podría interesar el taller de crítica musical del FIA? Mi hija Lucía, que es la encargada, me dice que arriesgan a cerrarlo por falta de quórum. Si sabe de alguien a quien le interese, le ruego comunicarle lo pertinente o ponerla en contacto con mi hija, a la dirección luciacastellon@gmail.com .
Gonzalo
Le adjunto los datos.
Lugar: Univerdidad Véritas, San José
Horario: Lunes 22 a viernes 26 de 2pm a 5pm
inscripción solo vía electronica en la pag de FIA http://www.festivaldelasartes.go.cr/php/busqueda.php?tipobusq=13

Cornucopia para anonimarme dijo...

¡Vivan los derechos de creación intelectual, pero no los de propiedad intelectual! El conocimiento es libre, el arte también. La verdad es que los autores ya recibieron sus dineros, quienes pierden con el 'plagio' o 'piratería' son las casas disqueras, las editoriales, las productoras de películas, etcétera, son los ricachos todopoderosos. No comamos cuento de don Andrés. Que hagan más teatro bien chúcaro sin pagar derechos. Tiene razón don William, eso es puro TLC y así quieren pasarlo por la Asamblea en estos días. Consigna real: ¡nada de derechos de autor para los mercaderes del templo del arte!Como debe ser y a lo que vinimos: arte libre, a como le guste a la gente y a don Vicente. ¿Verdad don Mairena?

FELICIO dijo...

Yo envidio a Williamde de verlo con esa actriz tan bebella, lo demás es paja bonitatá como paponerla en la cuna del Niño, pero paja-jajajá y me acomodo a la foto con Mariela.

Marysela Zamora dijo...

Yo creo muchísimo en las maneras que existen de arte, unas marginadas por los gustos de alguno, lo cual es válido.
El arte para mi en general es demostrar los dolores de la gente... yo soy una abanderada de "en contra de lo light". Sin embargo, si para decir que canal 6 es un canal publicitario del gobierno me veo forzada a utilizar la sátira para que me lean, me vean, me entiendan, creo que es un recurso muy malo.

Las obras son para la gente, para el público, no son para los críticos... si la obra tiene éxito y a las personas les queda algo de buen-mal"discurso político" escondido es ganancia...

wílliam venegas dijo...

A FELICIO
¡Qué bueno, al fin alguien con sentido común en este alboroto! Tiene usted razón.

Marysela: gracias por venir. Nos vemos (sin Mariano)

Cornucopia: buena su agitación.

Hannibal: ya vi que está lo de los Caballeros.

Andrés: fue un placer 'peliar' con usted (ya estamos viejos para convencernos uno al otro, pero igual aprendo).

María Lourdes: quiero ver ese documental, ¿cómo lo consigo?

Ónix: pronto le llego.

Trindade: habrá tiempo de mostrarnos los tridentes, los tridientes y los trindados.

Víctor: volviste al tema con Andrés, bien.

Luissiana: solo faltó la miel de chiverre.

Albert Díaz: pronto llego por ahí.

Eloy Mora dijo...

Tengo que decir de entrada que me entretuve muchísimo leyendo esta discusión, y seguir diciendo que no soy un intelectual de términos complejos ni pretendo serlo, voy a decir lo que siento con respecto al tema, por que me veo directamente involucrado, una de las obras que fueron revisadas por don Andrés y don Melvin es producción de mi grupo, Teatro Urbano.

Creo que durante mi lectura me pase de bando varias veces y es que se puso bonita la cosa, No voy a hablar de mis compañeros teatreros, eso creo que le corresponde al público, al crítico y a la academia, según leí por ahí.

Voy a hablar de este tema, desde donde se me hace mas cómodo, mi trabajo, me molesta leer que no hay denuncia en lo que se hace en las pequeñas salas josefinas, de personas que no han puesto un pie en Sala Calle 15, para ver nuestra puesta, me indigna que se hable de derechos de autor desde ambos puntos de vista, sin que se hable de que hay gente como nosotros preocupados por proponer y desarrollar la dramaturgia costarricense y pagarle a los autores. Al igual que alguno de ustedes pienso que para desarrollar nuestro gremio hay que unirse, hay que caminar de la mano, hay que generar talleres de formación de fácil acceso para todos, ya que no hay como algunos otros lo han dicho, posibilidades de crecimiento artístico reales, yo mismo impulse un proyecto para amalgamarnos, para que efectivamente fuéramos un grupo de gente con un objetivo común, pero nadie sospecha lo difícil que es poner de acuerdo a los productores de teatro comercial de este país, y al final claudiqué y como el resto me dije: voy solito por mi lado y echando solo pa´mi saco.

No me corresponde decir que mi trabajo artístico es bueno, lo que sí puedo defender es mi posición con respecto al mismo, siento un profundo respeto por el arte al que me dedico y al público que lo consume, no trabajo ni para premios ni para críticos, trabajo para ese público que fielmente llena nuestra sala, pero no quiero decir con esto, que soy alcahuete ni que busco hacer lo que quieren ver, busco denunciar, busco entretener, busco que se vean reflejados y a su sociedad, golpearlos y hacerlos reflexionar mientras ríen, pero sobre todo busco sentirme satisfecho y feliz con lo que les propongo, yo trabajo con pocos elementos escenográficos, no por cochino ni por limpio, sino por que me fascina que sea el actor y el texto quienes defiendan la propuesta y no la parafernalia de la decoración, hago comedia no porque algunos crean que es el genero mas sencillo, porque no lo es y en esto creo que los críticos pueden apoyarme, sino porque creo que con la comedia se digiere mejor la denuncia y porque la disfruto como ningún otro de los géneros teatrales, pero el rigor que tengo con mi trabajo y el cuidado para elegir lo que pongo en escena, nadie podría cuestionarlo. A mi me toco que hacer “Chingos o Nada” o 90 210 Colonia Kennedy y muchas otras, cuando lo hacía por comer, pero desde que tengo la posibilidad de generar mis propias producciones, erradiqué de cuajo las vulgaridades, las pachotadas y el humor fácil y preferí dedicarme a mostrar espectáculos para toda la familia y en los que hubiese siempre un trasfondo social, si esto le gusta o no a los críticos, señores con todo respeto, me tiene sin cuidado.

Yo soy malo redactando y es muy probable que haya un mal manejo de los signos de puntuación y no se si las ideas están bien hiladas, pero esto es lo que pienso, lo que me queda por decir es que el que no haya visto mi trabajo y quiera refutar lo antes dicho o simplemente disfrutar del Chico Loco, está cordialmente invitado a Sala Calle 15, todos los domingos a las 5pm y a William gracias por su invitación al blog.

Saludos.

Eloy Mora
Produtor,Teatro Urbano
2236 8940
8927 9691

Alberto Trindade dijo...

Básicamente comparto con don Fernando Rodríquez: pues si es que la gente mediocre, se encuentra en todo lado.
Eso no riñe con la importancia de que a quienes trabajan en el arte, se les creen condiciones para que se desarrollen cada vez más.
En esto enfatizó Norma Aleandro, en una entrevista que ofreció a La Nacion argentina, a principios de año.
Don William, realmente no conozco la ideología, ni la militancia política de la mayoría de realizadores que mencionó.
De Eastwood, por entrevistas concedidas, sé que es republicano, aun así valoró la gran importancia de que por primera vez un negro en USA, presida.
Mas no veo por qué un humanista como Eastwood (humanismo del que da crédito su obra) tenga que ser del partido Demócrata,o de un partido de izquierda. Son niveles distintos.
Es más, gran cantidad de humanistas están al margen de lo político partidario.
Ah!. El tridente lo guardaré como uno de mis más queridos souvenires.
Gracias por haberse atrevido a abrir un espacio, realmente tan agradable.

wílliam venegas dijo...

Alberto del Tridente
Trindade albertiano
Gracias por sus repetidas visitas. Con Uruguay me une una relación sentimental que pasa por un intenso amor con una noble uruguaya, allá por los años 81 al 83. Exiliada ella en Costa Rica, víctima de la dictadura militar, muerta en su Montevideo. Gran mujer. Algún día podríamos conversar.
cocuyos@racsa.co.cr

Roncahuita dijo...

Algunos han olvidado que el teatro es una actividad humana y que en todos los aspectos está íntimamente ligada a la situación política, a las características de la economía de una sociedad.
Los grandes cambios en las artes siempre han ido de la mano con los cambios históricos de la política económica y las ideas prevalecientesconservadoras o innovadoras del medio social donde se desarrollan.
Durante la década de los setentas en Costa Rica se produjo un gran impulso al teatro (solo para citar unos pocos hechos, la creación del Ministerio de Cultura , la CNT, el TNT,Las escuelas de Teatro en la UCR y en la UNA y aparecieron los teatros independientes apoyados por el estado) como consecuencia de la existencia de un modelo político social demócrata.
A partir del primer gobierno de don Oscar Arias se enrumbó el país por el camino del neoliberalismo y entonces el apoyo a la cultura se vio seriamente menguado a tal punto que hoy, la CNT prácticamente apenas sobrevive, el Ministerio de Cultura es poco menos que un “adornito” para que no se diga que no somos cultos y los teatros independientes han tenido que optar por una programación que pone énfasis en la taquilla(lo que no es malo en si mismo)pero muchas veces en detrimento de las cualidades artísticas del producto. Bueno,hay que pagar alquileres,servicios,impuestos,patentes, salarios dignos a actores...Y quieren seguir haciendo lo que les apasiona: el teatro.

Se traicionaron años de socialdemocracia cuyos líderes daban a la cultura el valor promocional humano que el liberalismo ha menospreciado.(No soy socialdemócrata, pero debo reconocer que al menos esa ideología política tiene ciertas virtudes si se le compara la rapiña y la deshumanización del neoliberalismo)

Los movimientos teatrales,metidos en la vorágine de una cultura que algunos llaman “Cultura fast food” promovida por la TV y el cine, han reaccionado de distintas maneras: el estatal dando pataleos para seguir respirando, el "paraestatal" (Aquél que se dice independiente pero que usa las salas del estado y se beneficia con algun tipo de subvención),atacando al teatro que ellos llaman peyorativamente “comercial”, en vez de atacar al responsable del que más bien se sirve, claro, y los independientes o “comerciales”,tratando de impulsar una programación que llene taquillas. Estos últimos son, por mucho, los más sinceros , más honestos y más valiosos, porque no ocultan nada, ni se disfrazan de nada y a pesar de todas sus posibles carencias, son los que han mantenido viva una alternativa de indudables intenciones artísticas y de entretenimiento que nos distingue en toda el área centroamericana.(Ninguna ciudad del área tiene 15 a 20 teatros funcionando todo el año).

Estoy parcialmente de acuerdo con don Andrés,estudiar el fenómeno es necesario,pero porque ciertos sectores del medio cultural intentan desacreditar a los teatros independientes señalando a sus productores como los únicos responsables de ciertos aspectos negativos del fenómeno, y esto es una mirada simplista que compite con la superficialidad y la ramplonería de algunas de las comedias mismas a las que atacan.

wílliam venegas dijo...

Roncahuita
Gracias por su artículo.
Más claro no canta un gallo.
Ojalá entiendan quienes aún no entienden.

Harold dijo...

Me apunto con don Andrés. Coincido con él en que el teatro en Costa Rica, durante, digamos, los últimos 10 o 15 años es una galería del mal gusto, el chabacanerismo, el chiste ramplón y sin sentido.
Es cierto que en algunas obras se encuentra algún dejo de crítica, especialmente política, pero eso es solo un condimento que algunos usan para atraer a ingenuos. Está lejos de ser una crítica estructurada, fundamentada (quizás el único que si tuvo algo de esto fue don Marcelo Gaete, QdDg).
No creo ser pesimista si afirmo y sostengo que el teatro de hoy en San José es sin sentido y más sinsentido es ir a verlo.
No se disfruta, no sale uno con una reflexión.
Es solo hacer reír por reír. Jugar en los límites de la vulgaridad y el chabacanequismo con el sexo.
Recua de doblesentidos sin ton ni son.
Algo malo hay en nuestra querida UCR que no se gradúan buenos actores y directores, buenas actrices y directoras.
Claro que el sistema económico no da para mucho y apenas se sobrevive con el teatro, pero me niego a creer que lo económico determine el arte tan directamente y no que salgan buenas propuestas.
William es muy romántico al esperar que en estas escenas perdidas, esporádicas y sin contedido más allá del chiste, sean un mensaje político.
Al contrario, actúan como bálsamo al descontento social. Te ríes del chascarrillo y olvidas del problema. No al contrario.

José Mairena dijo...

Una cuestión es que el estado promueva el teatro y otra cosa es que haga teatro. El estado no debe hacer las cuestiones que la iniciativa privada y su creatividad hacen. Pero eso es otra cuestión, una más concreta sobre la producción y de la gestión.
El cuento en esta charla es que los creadores ticos ahora les gusta mucho el arte, digamos, el arte ideológico; sin importante tanto la factura de la obra. Con el inconveniente de que, al final, tampoco hay idea, concepto, solo ideología del nacionalismo y del socialismo. Y lo que es peor, ideas sin reflexión profunda.
Claro, como todo proyecto ideológico, son propuestas de convencidos para convencidos, no logra el propósito de "despertar conciencias" y cuestiones de esas porque el texto dramático no abre posibilidades al público para ir de un lugar a otro. Ni es reflejo ni es descubrimiento de la realidad. Es ruido comunicativo.
Si una obra vale, que se defienda por lo que se ve y no por el discurso -fuera de escena - alrededor de la ideas.
Quiero decir que aquí muchas de las obras son pretexto ideológico, pero les falta trabajo para madurar la obra. Creo que el manejo de lo ideológico los distrae mucho del personaje y del montaje. Ese es mi punto de vista, que parte de ser público en general y no estudioso y crítico, ni interesado en la gestión cultural, ni en nada más que en gusto de ser público y aplaudir cuando algo está bien hecho.

José Mairena
Imagen pública basada en la información.

Rónald Díaz dijo...

¡Asesino suelto!
Léalo en La Letra Menuda
Saludos y ¡feliz semana!
--
Ronald Díaz V.
www.laletramenuda.com

(Haga clic en el nombre de Rónald Díaz en azul; cortesía de 'La huella del ojo').

Beto Morales dijo...

Pues demontres, don Harold, para usted todo teatro está de hacerlo en "barbikiú", así lo pregona en su comentario y dice q en los últimos 15 años ha sido igual de malo, q no vale la pena ir al teatro, y si no usted no va cómo es q sabe q es de asarlo a fuego lento, y si va es q le gusta y q se ríe porque dice q da risa, pero no todas las obras son comedias en el teatro independiente y ahí es donde la mula patea a Jenaro o a Harold. Ni tanto q queme al santo ni tan poco q no lo alumbre.

wílliam venegas dijo...

Hárold: yo creo que, en algunos casos, sucede lo que usted me apunta (como parte de mi romanticismo político), pero en otros casos sí se logra des-sacralizar ciertas figuras, como –por ejemplo–, lo hizo Hernán Jiménez con algunas propuestas suyas en su 'stand-up comedy'. Otro ejemplo: en la desventajosa lucha contra el TLC, hubo obras de teatro que hicieron buenos aportes a esa noble lucha: me consta.

wílliam venegas dijo...

Hárold: yo espero que Marcelo Gaete esté gozando de musas, vino y de más teatro; eso de que de Dios goce ("QdDg", como escribe usted), creo que con este señor dios se goza poco: mire cómo nos tiene (jajaj).

Eloy Mora dijo...

Don Willi, sé que llegué tarde a la discusión pero ya que la invitación al blog fue suya directamente me gustaría mucho disfrutar de un pequeño comentario, de esos de tres palabritas que usted hace sobre los comentarios de sus "leyentes" que conste que yo advierto en él que no soy para nada bueno redactando, pero de verdad sería un lindo gesto de su parte honrarme con una pequeñita replica...

Saludos

Eloy

wílliam venegas segura dijo...

Don Eloy:
don Chico, en verdad estáis más Loco que una cabra unicórnica. ¡Cómo voy a intentar réplica alguna con vuesa merced si de acuerdo estoy con lo que cuerdamente has escrito, don Chico Loco! Sé de vuestro cambio desde 'Colonia Kennedy' y similares... de ahí a lo que hacéis ahora, agitado teatro, sin pausas casi y no fui mal escudero al hablar de vuestros actos con Chico Loco o con el Fontanero, cuando en La Nación escribí, que yo sí veo vuestro teatro sin montarme en nubes mayestáticas, al estilo de Jacques Sagot y del propio colega Andrés Sáenz; pero, lo sabemos, en estos menesteres cada quien mata pulgas de modos distintos. Así que, estimado Eloy, nada tengo para discutiros, a menos que a tiros quieras discutirme lo innecesario. Y yo aplaudo sus sociales consideraciones sociales en escena, a las que mi amigo don José llama "ideología", y peor: "ideología socialista", ¿habrase visto tal desfachetez?, que buen escudero le falta al caballero don Mairena llamado don José (y no lo logro educar yo).

Ernesto Rodríguez Ch. dijo...

William, la verdad es que yo siento que Eloy Mora solo habla de él y no aporta mucho a la polémica que aquí va sobre el teatro independiente y sus contenidos en escena si ideológicos o no, sí me gusta su humor don Wi como le dicen por ahí incluso para hablar de su amigo José Mairena, buena buena esaaaaa.

Eloy Mora dijo...

Tiene usted toda la razón don Ernesto, yo no aporto a la polémica, por que soy mal "polemiquero" Advertí desde mi aporte que no era mi intención juzgar nada, ni machucar, ni ensalzar el trabajo de nadie, no creo que me corresponda, repito.

Gracias Don Willi, no era discutir lo innecesario lo que quería, era sentir que mi primera incursión en un blog no había quedado en el aire, me retiro mas que satisfecho!!

wílliam venegas dijo...

Eloy Mora dice que no es buen "polemiquero" (distinto a "polomiquero"), pero lo he descrito como buen fontanero: "De Eloy Mora, su vis cómica es indudable: el público la disfruta a montones y Mora responde muy dueño de la oportunidad para la gracia". Y escribí: "Con las salvedades dichas, Mi mujer es el fontanero (versión 2008) es propuesta cómica capaz de hacer reír a las piedras y, por supuesto, la recomendamos, como si fuéramos el doctor Patch Adams, que las risas distraen, enseñan y curan."
Ver crítica en:
http://wvw.nacion.com/viva/2008/mayo/24/viva1548995.html

Ernesto Rodríguez Ch dijo...

Don Eloy, gracias por decirme a mí don, es que soy menor que usted y lo bueno es que usted no lo nota,; y lo que sucede es que con lo que usted escribió se da por aludido por el crítico sáenz y usted está por encima de lo que piensa ese señor, no le haga caso.

Eloy Mora dijo...

Estamos armando nuestro nuevo espectáculo... Se llamara "MADE IN TIKICIA" y es un recorrido histórico de nuestro país, de nuestros grandes acontecimientos y de como ellos forjaron al tico que somos, pretende generar un acercamiento desde la perspectiva de la comedia con nuestra identidad, nuestras raíces y con nuestra actualidad o en que nos convertimos, después de tanto cambio socio-político-economico... espero que cuando lo vean lo disfruten tanto como a nosotros nos provoca placer estarlo haciendo, nos gustaría recibir todo tipo de sugerencias, nadie conoce mas a los ticos que nosotros mismos, les voy a dejar mi correo pa´que se explayen... Gracias de antemano a todos los colaboradores...

Un abrazo

Eloy Mora
2236 8940
8927 9691
correo@teatrourbano.com

roncahuita dijo...

ALGUNAS NOTICIAS QUE SUEÑO CON LEER

A propósito del teatro y de la cultura en general, he soñado con leer estas noticias:

"La presidenta electa inició la integración de su gabinete con el nombramiento del Ministro de Cultura argumentando que "cada vez que las facultades humanas alcanzan su plenitud, se expresan mediante el arte" y que "la cultura es, de las realizaciones humanas, aquella que conduce a la sociedad a los más altos niveles de progreso y perfección"

"El gobierno propone aumentar en un 100% el presupuesto para cultura"

"Nuestras embajadas tendrán dentro de sus objetivos primordiales promover la difusión de la cultura costarricense en todas sus manifestaciones en el ámbito internacional"

"Se creará el Instituto Nacional para el Desarrollo de la Dramaturgia Nacional, que creará programas de enseñanza e investigación y otorgará becas a los dramaturgos jóvenes cuyo trabajo se haya destacado abordando grandes y significativos temas nacionales.La Presidenta Chinchilla ha manifestado que es necesario desarrollar la idea de que " pintando la aldea, se pinta el mundo".

"Se crea un programa de difusión del teatro costarricense que permitirá durante todo el año la realización de giras por todo el país con grupos estatales e independientes.
Los grupos teatrales independientes contarán con transporte,hospedaje, alimentación financiado por el Ministerio de Cultura y Juventud y los municipios y la comunidad cubrirán el costo de las representaciones que se destinará al pago del personal de cada grupo"

"Ley crea un impuesto a los clubes deportivos profesionales de fútbol cuyo producto se destinará a la enseñanza de éste y otros deportes en comunidades rurales"

"Se crea un alto gravamen a la exhibición de cine de intenciones puramente comerciales, con la intención de estimular y financiar la producción de cine artístico nacional.La ley convierte el Centro de Cine en el Instituto Nacional de Apoyo a la Producción Cinematográfica, que busca desarrollar iniciativas valiosas de los cineastas del país en condiciones de absoluta libertad creativa y produciendo y distribuyendo cine nacional"

"Ley obligará a las televisoras nacionales a producir series documentales y de ficción sobre temas nacionales.La idea es que, una televisión nacional de calidad,pueda convertirse en un producto exportable que genere importantes ingresos al país."

"Siendo la televisión un medio masivo que influye poderosamente en la educación popular,se exigirá a los reporteros nacionales a mediano plazo rendir un examen de dominio de la lengua española. Quienes no alcancen un 80%, no podrán ejercer su profesión.Se estima que actualmente la mayoría de los reporteros no alcanza ni el 20% del dominio de la lengua materna"

chismiticos dijo...

Idiay, Roncahuita, quien llegó al poder es del mismo partido del que se va. No sueñe tanto, es más fácil que lleguen por acá los gitanos de Macondo que lo que usted pretende. ¡Acá no hay revoluciones todavía!

roncahuita dijo...

Chismiticos:

DEJÁME SOÑAR

Para poder soportar ésto por razones de salud, quiero decir, para que no se me suba demasiado la presión arterial...mientras llega la revolución. Porque llegará: tanto le "jalan el rabo a la ternera", que al final la pobre terminará pateando.

Rubén H.P. dijo...

Creo que la dominación ideológica y mediática es tan fuerte en nuestro país, que me atrevo a ser pesimista con los sueños de los soñadores y el arte no va a cambiar nada y menos en este país cuando ni hay talento en el teatro ni en intrepretación, si solo vean quién critica teatro como es un hombre tan reaccionario como don Anrés que así le escribe alguien.

wílliam venegas segura dijo...

A los teatreros
Les recomiendo ir al sitio arriba:
'¿Quién le teme a Peter Brook?'

roncahuita dijo...

A Rubén HP

Su afirmación de que no hay talento en el teatro tico es un crimen que debería ser condenado con la pena máxima. Los ejemplos sobran y en cantidades astronómicas.

Parece que usted nunca ve teatro.

Rubén H.P. dijo...

Roncahuita
debieras llamarte
Roncaduerme,
¿cómo se le ocurre hablar de cantidades 'astronómicas' de buen teatro?
¿que te 'jumas' antes de ir al teatro? Yo quiero.
Tampoco es que esté de acuerdo con el crítico Sáenz, ¡Diosito me libre!

roncahuita dijo...

Sin ánimo de continuar una discusión que me parece estéril,sugiero a Rubén HP que vea Uvieta, Chico loco,que disfrute de las capacidades de comediante de Marcia Saborío...(Obras costarricenses).
Lamento que no haya visto puestas como "la Muerte de un viajante"(CNT),"Equus", "El comedor"(Calle 15),"Orgasmos"(Teatro Torres),"Los monólogos de la vagina"(Lucho Barahona)...la lista es interminable.
Tampoco ha visto a actrices y actores como Roxana Campos,Rubén Pagura,Francisco Salazar,Carmen Chinchilla,Marcela Ugalde,Luis Fernando Gómez...también es larga la lista.

Sin embargo,debo admitir que, en esto de valorar el teatro o a sus hacedores,hay mucho de subjetividad.

wílliam venegas segura dijo...

Roncahuita y Rubén H.P.
pásense arriba
¿Quién le teme a Peter Brook?
Ahí está más actualizada la polémica. Gracias por venir.