SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

lunes, 9 de febrero de 2015

"Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)": ¡exc!

 Me encanta que directores latinoamericanos sacudan la pereza argumental del cine de Hollywood, y lo hagan ahí, en el propio patio de esa gran industria. ¡Que sacudan neuronas!

Hace un año lo hizo Alfonso Cuarón con su película titulada Gravedad. Ahora lo hace otro mexicano: Alejandro González Iñárritu, quien nos trae un filme de largo título: Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia), del 2014, película que le da ardor al drama y que, por igual, le da rigor de sátira a la comedia. Birdman es buen ejemplo de eso que llamamos “comedia negra”. En este caso, para hacernos reír –con cierta amargura– de personajes sin control de sus vidas y dominados por obsesiones laberínticas. Son sujetos disfuncionales en una sociedad igualmente disfuncional. Con Birdman, González Iñárritu hace de la película  una singular figura retórica sobre la condición humana en un escenario específico. Con excelente actuación de Michael Keaton, el filme se sumerge en humor negro para narrar la historia de un viejo actor alicaído, quien conoció sus mejores momentos cuando encarnaba a un icónico superhéroe (de esos que se repiten hoy en películas a la carta). En su época, él fue el gran BirdmanLa suma de hechos lo visualiza la película mediante un (falso) plano-secuencia (como una sola hilada con una sola aguja). Es arte dificultoso bien resuelto gracias a la mirada habilidosa del director. Con trabajo de Antonio Sánchez, la música es brillante como énfasis de lo visual. Es perfecta la fotografía de Emmanuel Lubezki, ¡puñeta!, ¡qué bien! Se lucen actrices y actores, quienes encarnan a actrices y actores de teatro en disímiles situaciones. El título del filme aporta poco o nada como primera expresión del contenido. Aún así, una vez que el filme entra en uno o uno entra en el filme, es harto difícil desatender lo que expresa.
Para leer la crítica completa, CLIC en
http://www.nacion.com/ocio/cine/Birdman_0_1468453219.html

40 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

BIRDMAN O (LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA)
Título original: Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance)
Estados Unidos, 2014
Género: Drama/Comedia
Dirección: Alejandro González Iñárritu
Elenco: Michael Keaton, Zach Galifianakis, Edward Norton, Amy Ryan, Emma Stone, Naomi Watts
Duración: 119 minutos

Calificación: CINCO ESTRELLAS ( * * * * * ) de cinco posibles

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

La estructura narrativa es superlativa, sin fisuras: su mundo narrativo es coherente, tanto adentro como afuera de los personajes. Aunque no todas las críticas coinciden, esta mía apuesta a señalar que estamos ante un filme excelente, donde la enajenación es el punto central de su relato. Ese meollo reta nuestra inteligencia. No se lo pierdan.

Vianey Mora Vega dijo...

Muy buena película y totalmente de acuerdo con sus observaciones.

Gil Solano dijo...

Excelente crítica. Muy acertada.

Adriana Zúñiga Castro dijo...

La veo hoy, y después de leer esto estoy aún más ansiosa!

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Ahí donde lo narrado parece ser trivial o incongruente, precisamente ahí, está la riqueza conceptual de la película, esto es: sus críticas lacerantes, sus especulaciones y, también, la mezcla cruel de la angustia con la burla.

Víctor Hugo Ramírez dijo...

Aburridisima... No encaja más que con perfiles depresivos.

Rodolfo Stanley dijo...

Excelente , es para verla dos veces.

Manuela Monge dijo...

Exacto, don Rodolfo, yo también la vería mas de dos veces,!muchos mensajes!

Mario Bermúdez Vives dijo...

Pelicula excelente. Mucho humor negro y material para reflexionar sobre fama y trascendencia

Carmen Fernández dijo...

Por falta de tiempo he visto solo trailers de "Birdman".
Después de esta valiosa crítica espero verla pronto.
Saludos, Carmen

Carmen Fernández dijo...

Me gusta y me da confianza que un artista de las artes plásticas como Rodolfo Stanley recomiende esta película de tal manera.

José Mairena dijo...

Como dice don Wílliam, "Birdman" es película excepcional. Sin embargo, por favor, cuando vayan a verla, no se queden en la trama, un actor en busca de recuperar su popularidad, ese es solo el nivel más obvio de la película. Uno de los temas profundos, es la idealización del ego, esa voz interior inflada que nos habla, establece un diálogo interno con nosotros mismos, y nos puede llevar por laberintos sin salida porque distorsiona el proceso y presta atención solo a los resultados. La película, como tema, presenta un personaje que trata de superarse a sí mismo a partir de domar su propio ego inflamado y encontrar la esencia de la vida, que es simple: nuestro valor no está en lo que hacemos ni en lo que tenemos, si no en quienes somos. Gran película. Grandísima. Como dice Jorge Arroyo, Shakespeare no habló del éxito como tema porque es invento reciente, del siglo XX. Entonces yo digo, para ese tema, está "Birdman".

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Gracias, don José Mairena, por su valioso aporte.

Teresita Chavarría dijo...

¡Excelente!

Gabriel Belmont dijo...

Maravillado con Birdman, ni tenía idea de que trataba, no había visto un solo tráiler. Un dilema psicológico que siempre es actual, una crítica a los críticos, a las películas blockbuster de superhéroes e incluso a otros actores jaja.
Excelente actuación de Keaton, y el resto del cast tampoco decepciona.
La banda sonora fuera de la película no funciona mucho pero dentro creo que es todo un acierto.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Gabriel:
La banda de una sonora de una película está hecha para funcionar dentro de la película, fuera de ella solo es otra cara de la moneda industrial.

Michael Vargas dijo...

OPINION: BIRDMAN
Birdman se distingue en varios aspectos, empezando por la forma visual en que nos presenta la historia, es mas que agradable, es ingeniosa, cuidada en detalle. Al ver la pantalla, de inmediato el espectador se da cuenta de que tiene algo refrescante, fuera de lo usualmente acostumbrado cuando ve cine; el uso de esa cámara flotante, provoca esa cercanía con los personajes casi íntima, agregando además tomas interesantes mediante el uso de la amplia gama que nos puede dar una visión en “tres-sesenta” de los acontecimientos. Y el valor acá, se encuentra en que todo este aspecto visual no es un elemento que buscar desviar la atención de la trama, al contrario, la estimula y hace mas fluida, invita al observador a caminar por los pasillos detrás del escenario en donde puede presenciar como un personaje mas, todo el lío sentimental del protagonista.
Otro aspecto notable es: Michael Keaton. Un gran trabajo de su parte, logra transmitir un abanico de emociones en un personaje complejo, frustrado pero luchador. Al final de la película, se logra tener una idea sobria de quien es Riggan Thomson. Y además, todo el elenco restante es sobresaliente ¿Actores de reparto? En Birdman, todos los actores tienen su protagonismo, cumpliendo de forma rigurosa, y esto enriquece el tratamiento de la historia y hace interesante cada diálogo, sacando provecho de un guión en donde el aporte en cada momento de los distintos personajes es vital, ya que cada uno tiene un conflicto que mostrar, pero esto no provoca que la historia se perciba pesada, todo lo contrario.
El manejo de cámara en secuencia continua simulando el “tiempo real” provee a la película de un ritmo constante, algo azaroso, se corre el riesgo de dilatar la historia hasta el tedio, pero Birdman maneja de forma perfecta y hasta ventajosa este punto, lo que da como resultado uno de los aspectos complementarios mas satisfactorios, junto con el uso acondicionado de la música que de igual forma tiene su protagonismo en los momentos oportunos.
Apreciación personal: Birdman, de la mano de su director Alejandro González Iñárritu es una producción impecable, pero ¿Logra cautivar? La historia puede resultar atrayente, ¿Cómo no? Trata el tema de la actuación y esa línea que marca el frente de batalla entre el teatro y el cine, profundiza en el tema de la dudosa salud mental del protagonista efecto del bajonazo de fama y su búsqueda de satisfacción personal por encima de todo, además es una crítica a la industria cinematográfica que busca el éxito comercial en primer instancia, utiliza a un Keaton que autoparodia parte de su vida, las escenas junto a Mike (Edward Norton, quien también aporta de su vida como actor a la película) son magníficas, de los mejores momentos de la película.
En fin, respondiendo a la pregunta: Birdman no me cautivó. La esencia final que transmite la película me causó indiferencia, el contenido de la historia no logró despertar ese interés por conocer el desarrollo de la trama. Cuestión de gustos.

Dale Cooper - Fanatiticos del cine dijo...

A mí al principio, digamos los primeros 15 min, me tenía algo distante, hasta pensé "oh, oh ¿será que esta película no es para mí?", pero conforme iba avanzando más me sentía sumergido en su mundo interno y llegó a emocionarme por momentos. El sabor final que me dejó fue de una experiencia fascinante, de hecho me gustaría repetirla en el cine, pero no creo que pueda.

Alba Baez dijo...

El final no me gustó... mucha carga de emociones para un final flojo, y comparto con que cada personaje era principal, en cierta forma tb pienso que es un reflejo de la carrera de keaton, pero tendría que verla por segunda vez a ver si me causa otra impresión! Y yo definitivamente tb disfrute más con hotel Budapest

Elbrujo Escritor / Fanatiticos del Cine dijo...

Qué interesante, todo eso yo creo que no hay nada al azar en ese guión y a nosotros como público también nos da duro. Todo el mundo está enloqueciendo con la película.

Milo Baggins / Fanatiticos del CINE dijo...

Hay distintas maneras de hacer cine (o intentarlo hacer). Cine arte, cine a partir de un contexto social o de época, de crítica, de entretenimiento... Si algo cumple "Birdman" es que aborda varios estilos y, en algunos casos, se burla sin piedad. Ella se impone irradiando respeto, tanto en su tecnicismo como en todo lo que subraya, adrede o entre líneas. Trabajos así son los que ponen las mentes a trabajar luego de su visionado, debido a la gama de posibilidades y opciones que deja para desarrollar.
No es una simple visión del hombre, otrora exitoso, buscando la manera desesperada de superarse a sí mismo y conseguir lo que una vez poseyó. Riggan, interpretado por un Keaton apabullante, ve como estas preguntas resuenan en su cabeza, y toman vida en sus compañeros de reparto. En primera instancia, su desesperación por ser amado por el público, como lo fue cuando interpretaba al particular súper héroe, se adueña de su cabeza y domina cada pieza de su vida. Pase lo que pase, nada puede salir mal en la nueva obra de teatro que supondrá su regreso en boga de todos. Es ahí donde lo real se combina con la fantasía, para mostrar claramente lo que atraviesa su protagonista.
De alguna forma, el guion, escrito por su director en conjunto con tres compañeros, involucra a cada individuo que atraviesa el mundo del celuloide. ¿Hasta qué punto un artista se convierte en celebridad? O, ¿cuándo se convierte un deseo por hacer arte en una adoración al ego? Los personajes son la justificación para poner en práctica estas cuestiones. Un actor tratando de resurgir de sus cenizas, una actriz sin autoestima, otro actor prepotente y amenazante en su trabajo, pero débil en su realidad, y otra actriz ofuscada por no recibir lo que desea. Al mismo tiempo, ésta crítica se vuelve punzante cuando nos damos cuenta cómo ataca el producto dirigido a las masas, la forma de ganar dinero fácil en Hollywood. En este punto, la historia se vuelve post-modernista y vislumbra lo que acontece en nuestra actualidad.
El mexicano González Iñárritu pone su mayor esfuerzo para lograr la autenticidad. En la actualidad, se dice que el cine se ha quedado sin historias originales, por eso resulta de tanta importancia rescatar trabajos como éste, donde la dirección adquiere una fortaleza increíble. Se ha visto como directores que empezaron sencillos pero con gran talento se dejan absorber por el dinero y pierden su talento, sin embargo, aquí hay que marcar una excepción rotunda. En sus cinco largometrajes, este director se ha mantenido en un puesto de privilegio.
Por último, "Birdman" se ubica como un pilar de esta década. En una balanza, su ejecución técnica impecable, que va desde fotografía y música hasta el uso del plano secuencia y escenarios, da paso a su historia original y argumento sólido, creando un ciclo que no se detiene. Cada elemento está a merced del siguiente. No se detiene e instaura una personalidad intacta de principio a fin. Al final, pueden haber detalles mínimos por discutir, pero palidecen ante la vigencia de la propuesta. Simplemente, no se puede ignorar.

Calificación: 10.

José Pablo Morales / Fanatiticos del cine dijo...

Birdman en casa 9/10
Birdman en cine 10/10
Al final 10/10. Se lo merece no voy a ser mísero.

Po dijo...

Llama la atención de don José Pablo Morales porque señala sin querer algo importante. El cine se hizo para verlo en las condiciones de una sala de cine.

DW: coincido con su crítica bien escrita y con el aporte plus que le hace don José Mairena.

Po dijo...

Lo del final es puro realismo mágico lo que pasa es que algunos buscan simbolizarlo todo y no tomarlo como realidad mágica, nada más. Gracias.

Melvin Campos Ocampo dijo...

Excelente crítica de Wílliam para una impresionante cinta.

Tomás Caicedo / tomjaco18@outlook.com dijo...

¿¿Ud. cree que porque califica cualquier película entonces todos tenemos que basarnos en su calificación a la hora de decidir si la vemos o no??
Todos tenemos gustos diferentes.

tomjaco18@outlook.com

Niña Pochita dijo...

DW, mándame a ese tal Caicedo para darle leccioncitas en mi Escuela.

Caicedo: te las puedo dar de cine o te las puedo dar de cortesía y buena educación.
Creo que te hace más falta lo segundo.

Ana Beatriz Fernández dijo...

Lo que + me gustó de Birdman: el traje de Birdman y la batería de Antonio Sánchez. ¡Ah! Y un cero para Edward Norton.

Glenda Solano dijo...

Completamente de acuerdo.

David Jadash dijo...

BIRDMAN

Evidentemente el talento es mucho muchísimo, la cámara, las actuaciones la música todo muy acorde.
Me pareció eso sí muy predecible, desde el inicio se puede saber como va a terminar. Que interesante lo que este director puede producir a futuro.
Me gustó, no me cautivó. Me gustan los diálogos pero en sentido general demasiada vuelta para llegar a lo obvio de Hollywood.
Para mi es un casi casi.

Mark de Zabaleta dijo...

Muy buena valoración....

Saludos

Tracy dijo...

La tengo pendiente, te leeré cuando la vea. Un beso.

Julia L. Pomposo dijo...

Encontré este blog por casualidad y como me gusta, he decidido hacerme seguidora, ¿me acepta?.
Saludos desde España

Sergio dijo...

Esta saldrá como publicación normal en el sito que me publica las reseñas que he estado haciendo, pero la coloco aquí, mientras tanto, como comentario común del blog (sobra decir que le pondría las 5 estrellas también, o un 10):

--Birdman es la (in)esperada virtud de la ambición y la innovación--

Es muy fácil para un crítico destruir una película, no sabiendo el costo y esfuerzo que implicó el filmar dicha película. Es muy fácil para un actor sentirse dueño del mundo al tener éxito y ser reconocido. Es más fácil para la audiencia sentarse a ver dos horas de acción hueca que ayude a olvidar los problemas personales por unos momentos. Gajes del oficio mientras exista la idea de contar historias ante un público y ante una cámara. Todo eso expone Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia) en su crudo e ininterrumpido plano secuencia.

Aquí, Alejandro González Iñárritu fusiona dos mundos en uno —el del cine y del teatro— para darnos, entre pasillos estrechos, una mezcla nunca vista de desesperación y claustrofobia física y emocional que envuelve a todos sus personajes y, por extensión, al espectador. Una tensión que es, en parte, gracias a la intención de no tener cortes durante toda la película, una manera de ver sin descanso, que sea incómodo por no detenerse; es un mecanismo que refleja lo que podría ser el teatro visto en cine y, al mismo tiempo, es la manera perfecta de asimilar las acontecimientos narrativos y diferentes matices a lo largo del filme.

Cada conversación de ida y vuelta parece una coreografía cuidadosamente ensayada y representada con la crudeza de la realidad, esto es, sin montaje que ayude. Sí ayuda la dirección de los actores, comprometidos con su papel y trabajando en conjunto para que cada escena quede de la mejor manera posible, es un trabajo en equipo: Michael Keaton, Edward Norton, Zach Galifianakis, Naomi Watts y Emma Stone(¡!) sobresalen grandemente.

Entre chiste y chiste, la seriedad y desenmascaramiento en Birdman es evidente en la decadencia de estos personajes que buscan el éxito; son diseñados de tal manera que reflejan partes evidentes de la industria, y donde el edificio en el cual ensayan no tiene el espacio suficiente para el ego que manejan. No hay evolución, solo reafirmaciones de lo que buscan y desean.

Es en su tercer acto que pone el dedo en la llaga y desploma verdades incómodas (actores, críticos, espectadores) en un caos visual emocionante y desconcertante que no puede ser etiquetado por la cantidad de cosas que representa, llega al “superrealismo” que el mismo filme propone. Confunde, pero aclara y revela de manera que, en ese mundo superficial, cada momento de fama es agradecido por aquellos que la buscan y harían lo que sea por conseguirla. La película es lo que critica, y critica lo que es, sin que sea siempre explícito.

La riqueza visual no sería lo mismo si La Inesperada Virtud de la Ignorancia no brindara esa oscura sátira en un excelente guión y buena estructuración de la obra, donde salta de situación en situación de manera orgánica, como si el teatro se transformara en cine y se siente más real mientras más imaginario sea.

Capaz de dejar con la boca abierta a cualquiera (sobre todo con su maravillosa escena final) y consciente de cada minucioso movimiento de cámara que hace en sus 119 minutos, Birdman es, como su director, filme prepotente, peligroso y necesario.

Rendan Laveriz dijo...

Película que tenia ganas de ver desde hace tiempo y ahora aun más. Un abrazo compañero.

William Tiguá dijo...


Esta película es un nuevo clásico del cine.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Rendan:
Gracias, igual.

Sergio:
bueno su texto, sin duda.

May Campos dijo...

Análisis de la película Birdman (La inesperada virtud de la ignorancia... de May Campos.

Aspectos formales
El director nos presenta una historia narrada con un único plano secuencial (con cortes invisibles). El recurso de la cámara en continua filmación es impactante y, en conjunto con la música, va marcando un ritmo impetuoso con la intención de ir fijándonos dentro de la neurosis del personaje principal.
El sonido de la batería se convierte en un elemento clave, ya que intensifica la angustia que proyecta el personaje durante todo el film.
Estos elementos generan una cercanía muy original con el protagonista. La narración se aleja de la estructura tradicional (situación inicial, conflicto, desenlace) todo se narra sobre un mismo eje (conflicto), el cual se mantiene intacto de principio a fin (los intentos fallidos sobre una puesta en escena, creada por el personaje principal, paralela a su drama interior).
El no-final es otra prueba de que la narración no tiene intenciones de llevarnos a un cierre, lo cual es totalmente congruente con la lógica de la película. A través de la fotografía, la cámara, los diálogos, la música y las excelentes actuaciones se nos narra una historia dramática donde la subjetividad del espectador se ve comprometida, se vuelve complicidad, identificación, metaficcionalidad autorreferencial, ya que el personaje de Riggan refleja al típico neurótico (de una forma completamente dimensionada) lleno de dudas, contradicciones, frustraciones, enfrentándose a temas completamente humanos como trascender versus sobresalir, seguridad versus riesgo, aprobación externa versus reconocimiento propio, la pregunta por el amor, la inmortalidad, el pasar del tiempo, básicamente podría pensarse como la historia de todo sujeto….
Como se puede apreciar, el guion que se nos presenta es extenso, no se podría definir un único tema. La intervención del resto de personajes funciona para darle profundidad al personaje de Riggan y, en ocasiones, ayuda a “desarrollar” o mencionar otros subtemas como la sátira del cine de superhéroes, Hollywood versus Broadway, lo valioso versus lo caro.

May Campos dijo...

Análisis de la película Birdman (La inesperada virtud de la ignorancia)...
de May Campos. CONTINUACIÓN

¿Qué le pasa a Riggan?
(Desde una lectura analítica)
¿Por qué ocupa que lo reconozcan los demás? ¿Por qué no se reconoce él? Riggan parece estar enganchado en una trama imaginaria, lucha porque otros le den un lugar que en realidad solo podría darse él.
Mantiene un discurso completamente neurótico de culpas y recriminaciones presentes en la mayoría de los sujetos: “no lo logré como esposo, como padre, ni como actor”.
¿Cuándo el neurótico se encuentra satisfecho con lo que ha hecho en la vida…?

Del descenso al desbordamiento
¿Riggan busca seguir gozando o quiere bordear algo de su deseo?
Inicialmente Riggan dice que lo está apostando todo (dejar la seguridad conocida) pero se desborda en el intento.
¿No soporta arriesgarse? Asumir un riesgo implica ganar o perder; es decir, donde las cosas puede que salgan medio bien o medio mal.
Pero Riggan está acostumbrado a “ganar” sin riesgos, donde el éxito está por sentado, su zona de confort, el lugar de Birdman… alejado de la castración
Sin embargo; en apariencia, él quiere hacer un cambio y parece que él cree que lo está haciendo por elegir una forma diferente, algo “más artístico, quizá…” (sin mascara, sin poderes especiales) pero en tanto lo que busca es la aprobación externa, hablaríamos entonces del eterno retorno… al final busca el mismo lugar, maquillado sí, pero el mismo. Riggan se queda dando vueltas sobre el mismo lugar.

¿Qué le pasó con el amor?
¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? Es el tema de la obra y la pregunta central de su propia vida.
Riggan confunde el amor con la admiración, lo cual es fundamental para entender qué le pasa. Existe en tanto es admirado.
Riggan intenta trascender, pero se pierde, se va por el lado de la admiración, la fama, el éxito y todo lo imaginario (crítica de la película).
La única forma de trascender desde una lectura psicoanalítica sería desde el lugar del amor, del deseo en tanto el sujeto logre amar y ser amado, y justamente ahí Riggan está perdido. La creación y la trascendencia tendrían que venir desde ahí, lo demás es puramente imaginario. Pensaríamos que Riggan no le pone amor a la obra, lo que busca es otra cosa y que es un tema importante del film, lo ilusorio del “éxito”, la locura de la modernidad ¿invento del siglo XX?... ¿cada vez nos vamos alejando más?
Birdman nos habla de muchas cosas y, a la vez, no desarrolla ninguna, lo cual no sería una carencia en lo absoluto, más bien justo en esos pequeños señalamientos, algunos más obvios que otros, es donde se trasforma en una forma más particular de hacer cine y de generar ese dispositivo (pregunta) en el espectador.