SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

domingo, 5 de noviembre de 2017

RECOMENDACIóN: “Un papá singular” (“Brad’s Status”)

Un papá singular   * * * *  Filme que juega entre el drama y la comedia inteligente con título poco atractivo, pero no le hace mella
Con título cajonero que suena más bien a libro de autoayuda, “Un papá singular” (2017) llega a las pantallas. Es comedia inteligente, fina y de notable limpieza narrativa con un depurado relato de tendencia minimalista, porque nunca habla ni exhibe más de la cuenta.
Su director, Mike White, viene a darnos una gran lección de cómo narrar en cine y hacerlo desde la esencia misma del relato, o sea, le quita pico y cola y lo deja con solo los atributos suficientes para darle fuerza dramática, ello dentro de un marco de sustanciosa ironía.
Mike White, también guionista, ubica a sus personajes en esta castrante sociedad que ha convertido el éxito individual en rasgo obsesivo y egoísta de la conducta, al punto que se discrimina a quienes no alcanzan esos puntos altos de la movilidad social. Esto hace que muchos sujetos recurran a lo que sea con tal de alcanzar el reconocimiento social, que pasa por lo económico (la corrupción, por ejemplo).
El filme parte con un padre de familia llamado Brad, quien envidia el éxito alcanzado por sus excompañeros de estudios, aunque estos sean ídolos con pies de barro. Quienes tienen el poder económico, a sujetos como Brad les dicen “resentidos sociales”. Por eso, Brad no quiere su suerte para su hijo, quien ingresará a una universidad por escoger.
Convencido de que él es un tipo fracasado, pese a no serlo en realidad, veremos a Brad moviendo mares y montañas en favor de su hijo Troy. Sin duda, el contenido de “Un papá singular” (título original: “Brad’s Status”) se concentra en la conducta y palabras del personaje Brad: tal es el “segundo mundo” que nos abre la película (para usar una expresión –sobre el cine– gustada por la Unesco).
Un papá singular” es uno de esos filmes donde el personaje es la historia, es la película, y por eso es vital un buen diseño del mismo (aquí, es magnífico). De seguido, tal aspecto necesita de una buena actuación que nos haga creíble el dilema principal con sus antecedentes y consecuencias. He de confesarlo: creo que esta es la mejor actuación que le he visto a Ben Stiller.
A Stiller, como Brad, lo acompaña el joven actor Austin Abrams como su hijo Troy, a quien le falta versatilidad emocional con su personaje. El asunto es que Ben Stiller “se come la pantalla” con su trabajo: es el poder emocional del filme, ayudado por lo formal, esto es, puntuales primeros planos, la voz en “off” o superpuesta, las debidas retrospecciones (“flash-back”) y sorprendentes secuencias oníricas.
Mike White maneja su película con importante sensibilidad, pero no deja de ser una cachetada que cada quien verá en qué momento le toca, sobre todo mientras asistimos a la interesante evolución del personaje principal. Si se quedan después de los créditos finales, obtendrán una secuencia extra. Lo hagan o no, de mi parte no dudo en recomendarles esta película.


UN PAPÁ SINGULAR

Título original: Brad’s Status
Estados Unidos, 2017
Género: Comedia
Dirección: Mike White
Duración: 101 minutos
Cines: Cinépolis, CCM; Nova, Citi, Cinemark

Calificación: CUATRO ESTRELLAS ( * * * * ) de cinco posibles

3 comentarios:

El sentir de Ana dijo...

Qué bien, hacía mucha falta este espacio con sus inteligentes seguidores. Mucho se aprende de usted y de ellos. Saludos DW

Mark de Zabaleta dijo...

Interesante valoración ...

Rembrandt dijo...

Que bueno que haya regresado William, es muy placentero volver a leer sus criticas que por supuesto se han extrañado.

Tendré muy en cuenta esta película de Ben Stiller a la que le soy sincera no le tenía mucha confianza.

Abrazos desde el Sur.

REM