SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

sábado, 27 de febrero de 2010

Andrés Sáenz contesta a director de "La Llorona", Fernando Rodríguez

BAUTIZAR UNA MODA NO LA LEGITIMA
Andrés Sáenz (foto tomada de La Nación)
Crítico de teatro y música
Ofrezco disculpas a Fernando Rodríguez por la demora en contestar sus objeciones a mi crítica del montaje de su obra La Llorona, que él mismo llevó al escenario del teatro Variedades. De la respuesta de Fernando Rodríguez el lector podría deducir que si para mí el espectáculo de La Llorona no fue una experiencia artística valedera, ello se debió a una fijación en códigos teatrales heredados de la Póetica de Aristóteles y a mi desconocimiento de nuevas formas de hacer teatro, resumidas en el neologismo “narraturgia”, una hibridación de la narrativa y la dramaturgia.
Ahora, la Poética de Aristóteles sigue vigente y no requiere que yo la defienda, pero es necesario recordar que el filósofo analizó y organizó la práctica de los grandes dramaturgos para explicar por qué sus obras producían un determinado efecto estético sobre el espectador. Al estagirita también se debe la definición de lo que es propio de la épica o narrativa y de aquello que es específico del drama, bien que ninguno de los géneros es por completo excluyente del otro, como lo demuestran la figura del Mensajero en las tragedias clásicas y los extensos parlamentos narrativos en los autos de Calderón, y otros ejemplos que no es necesario mencionar aquí.
De modo que, en cierto sentido, “narraturgia” es una palabra reciente para un concepto consagrado históricamente. No obstante, a partir de la década de 1970 ha surgido una tendencia, propiciada por el dramaturgo alemán Heiner Müller y extendida a otras latitudes y dramaturgos, mediante la cual en las obras y montajes escénicos opera una disolución progresiva de lo dramático, es decir, la consistencia teatralmente específica de los personajes se diluye y de sujetos de la acción pasan a ser los portadores del discurso. En lugar de teatro de conflicto dramático, un teatro de voces.
En lo personal, me opongo a esta propensión discursiva en el teatro pues la estimo aburrida e ineficaz sobre el escenario, ante todo debido a que, en mi experiencia, los resultados artísticos casi siempre son latosos o insignificantes, cuando no inflados y pretenciosos.
Cuando veo una obra teatral procuro no prejuzgar ni imponer una “poética” al espectáculo. Al redactar mi comentario busco fundamentar la impresión que recibí, ya sea esta favorable o contraria. En ocasiones, quizá la fundamentación no sea válida para algunos, pero eso no cambia la impresión que recibí. Siento no haber podido comentar favorablemente La Llorona porque respeto el proyecto y las intenciones artísticas de Fernando Rodríguez, a quien considero un teatrista serio y responsable.

10 comentarios:

Luissiana Naranjo dijo...

De nuevo nos ha fallado, el epicentro cultural del país. Han silenciado a la literatura. No habrá presencia: Ni de escritores nacionales. Ni libros. Ni encuentros internacionales. Ni propuestas interdisciplinarias de otras artes con la literatura.
NO PUEDE EXISTIR ARTE SIN LITERATURA.
Un amnésico Festival Internacional de las Artes(FIA) en Costa Rica que excluye la literatura, entonces ¿Quién se FÍA de la FIA?
¿Será que retrocedemos conceptualmente en la apreciación de lo que llamamos "arte"?

En "Irreverencia" de Luissiana Naranjo

Ronald Díaz dijo...

Los invito a leer esta semana "Autos que matan" en La Letra Menuda.
Saludos,
--
Ronald Díaz V.
www.laletramenuda.com

Evelyn Ugalde dijo...

Asistí a la conferencia (de prensa) sobre el Festival Internacional de las Artes con el objetivo principal de informar a mis lectores sobre este importante evento cultural. Al darme el programa de actividades con impresionantes obras de teatro, danza, música y espectáculos internacionales de gran valor, busqué y busqué y no vi por ningún lado la palabra libro.
Como representante de este gremio, como directora de clubdelibros y como promotora literaria desde hace 9 años, una sola pregunta gravitaba en mi mente, y trataba de salir corriendo de mi boca, ¿dónde están los libros y los escritores nacionales? la pregunta no aguantó más y se escapó.

chismiticos dijo...

Hay palabras nuevas, pero la esencia es la misma. ¡Tanta aparente teoría nueva y miren ustedes: Aristóteles –Ἀριστοτέλης– sigue siendo un referente válido! "Mejor viejo conocido que nuevo por conocer". Gracias a don Andrés, aunque sea por ser breve en esta ocasión.

Palíndromos dijo...

Estimados amigos:


Los invitamos al estreno de nuestra nueva obra "Litio (monólogo sobre la bipolaridad)" en el Centro para las Artes de la Universidad Nacional en Heredia los días viernes 5, sábado 6 y domingo 7 de marzo a las 7 pm.
El viernes hay una función extra a las 5 pm para quienes deseen aprovecharla.
El precio de las entradas es de 3000 general y 2500 estudiantes.
Pueden encontrar más información de la obra en nuestro blog.
Les adjunto el link del video promocional.
http://www.youtube.com/watch?v=sFeq7_RGaN4

Fernando R. dijo...

Gracias Don Andrés...el respeto es mutuo.

wílliam venegas dijo...

No me gustan estas polémicas tan de palmadita en la espalda. Seguramente es por mi temperamento. Las prefiero más confrontativas y, si quieren, las prefiero irrespetuosas. Lo bueno es poder ser amigos pese al encontronazo; pero prefiero el encontronazo a la amistad (jajaj, ¿estaré muy ultra, puro trotskismo?). Creo que ni entre cardenales hay tanta delicadeza como la mostrada aquí por Andrés y Fernando. En todo caso, es cosa de ellos.

andres saenz dijo...

¿que le pasa william? no le cuadran las discrepancias civilizadas? ¿quiere miche? yo soy bueno para la camorra, cuando usted quiera.

wílliam venegas segura dijo...

Andrés, a mí me encantan los bochinches, como esos entre Uribe y Chávez. Usted habla de miche, que si quiero miche, es que a mí me gusta más verlos o leerlos que ser parte de ellos. Conmigo, lo que usted quiere es comer jamón.

Anónimo dijo...

MEJOR SE DAN UN BESO