SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

martes, 17 de febrero de 2015

"Boyhood: momentos de una vida": la veneración a Linklater

POLÉMICA ABIERTA: 'BOYHOOD' Y LINKLATER
Dice el refrán: “Para hablar y comer pescado hay que tener cuidado”. Así es, “cuidado” debemos tener para hablar de la película Boyhood: momentos de una vida (2014), dirigida por Richard Linklater. Los filmes de Linklater han contado con la devoción y fidelidad de los críticos, quienes le admiran su afán de hacer cine prácticamente desprovisto de toda narrativa, algo así como ir a misa sin ropa. Eso significa que Linklater se preocupa poco de las estructuras propias de un relato, o sea, no busca narrar una historia; aunque sí la narra y hasta desliza un discurso (digo). Muchos críticos prefieren creer que no lo hace, para venerarlo más. También le elogian su aventura de filmar con escasos movimientos de cámara. Dicen ellos que Linklater solo muestra la vida tal y como es, tal y como fluye, al natural, ¡es la vida! Con Boyhood, filme de alargado metraje sin necesidad alguna, ha sucedido lo mismo. Los vítores de los críticos para Linklater son bulliciosos. Ahora le elogian que gastó 12 años en el rodaje de un drama con los mismos actores, como si esto fuese el más novedoso “toque experimental” del cine en toda su historia. En concreto, Linklater filmó del 2002 al 2013 el crecimiento de un niño llamado Mason (Ellan Coltrane). En la película lo que mejor pasa es el tiempo y son bien mostradas las crisis de la madre de Mason, quien va de un marido a otro, agredida.
¿Necesariamente debe el cine contar una historia? Jean Epstein en su momento escribió: “Deseo filmes donde no ocurra ni nada ni mucho”; de acuerdo. Pero eso no da permiso para hacer un filme aburrido con el pretexto de lo “no-narrado”. Este es el camino más fácil para hacer cine y Linklater anda por ahí. Imagino que la palabra “aburrido” enoja a la crítica académica. Pero eso es Boyhood, la verdad, porque es más interesante ver moverse el rabo de un cerdo que seguir la “no-historia” de dicha película.

En cine, si alguien se decide por desdramatizar un drama, entonces que –al menos– nos dé una realidad plena de misterio o cargada de simbolismos, aunque sean simbolismos latentes. Linklater no lo hace: lo único suyo es filmar durante doce años con actitud de seguimiento de una vida. ¡Vaya, qué genio! De ahí, excepto por Ethan Hawke, es evidente la mala dirección de actores. Hay música sin luz propia. La fotografía es insulsa. Los diálogos son superficiales (así, hasta cuando desprecian al expresidente de EE.UU., George W. Bush). De destacar, sí, el montaje, porque deja al público reconocer las transiciones para el paso del tiempo y para evitar los altibajos en el compás del filme. Igual, están bien las recreaciones de distintas épocas con signos de cada una. “¡Como la vida misma!”, le elogian a Boyhood. Está bien, pero que al menos lo haga mejor (pensemos en Truffaut). Total, como decía Hitchcock, el público no debe pagar un boleto para ver “la vida misma”.

63 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Boyhood
El camino de lo “no-narrado” puede ser camino fácil de hacer cine, aunque se dure 12 años en filmar.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

BOYHOOD: MOMENTOS DE UNA VIDA
Título original: Boyhood
Estados Unidos, 2014
Género: Drama
Dirección: Richard Linklater
Elenco: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Lorelei Linklater, Ethan Hawke
Duración: 166 minutos
Cines: Magaly
Calificación: DOS ESTRELLA ( * * ) de cinco posibles

Redeker dijo...

¿Es 'Boyhood' mejor, o más honda, por el hecho de que su rodaje haya ocupado un espacio de 12 años y haya sido sintetizado en el metraje de una sola película? Personalmente, lo dudo; y quizás las loas que está cosechando la película se vean facilitadas por una analogía, inevitable e inquietante, tanto como evidente: el envejecimiento de los personajes corresponde a un envejecimiento real de los propios actores.

Redeker dijo...

Andrei Tarkovsky, a propósito de Robert Bresson, escribió: "Su propósito era eliminar la frontera entre la imagen y la vida real. En otras palabras, quería que la vida real causara su efecto expresivo, en imágenes". Con esta cita no pretendo comparar a un buen director con un genio, pues sería injusto y casi ridículo; simplemente quiero constatar que existen 'formas', más elevadas y menos elevadas, de hacer Cine de la 'vida real'. Hay una diferencia, no desdeñable, entre presentar 'hechos' y limitarse a no adornarlos para que parezcan genuinos, y hacer que el hecho cotidiano, presentado como continente trivial, trascienda mediante claves conceptuales muy determinadas. En este sentido, la naturalidad de 'Boyhood' no me parece estéticamente relevante, ni inventiva, bajo ningún concepto.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Cierta la afirmación anterior de Redeke:
Linklater no tiene el genio de Bresson.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Esta crítica se publica en La Nación,
el enlace es:

http://www.nacion.com/ocio/cine/emBoyhoodem_0_1470252972.html

AGF dijo...

Benditos sean los que obran el inusual milagro de desdibujar con tanta gracia la frontera entre el cine y la vida real.

Qué gusto pasar casi tres horas clavado frente a una pantalla, abrumado y solo pudiendo llorar, reír, y mirar, mirar y mirar. Y saber al final que durante muchas escenas el momento te estaba mirando a ti mientras tú mirabas a la película pasar.

Cuando Mason le pregunta a su padre si la magia real existe, yo le diría que más a menudo de lo que solemos pensar: en las salas de cine. Y qué alegría que te lo recuerden.

eilonwy dijo...

Me senté a ver la película del año, con la extravagante novedad de haber sido rodada durante doce años con los mismos actores y con Richard Linklater pilotando. Llevaba mucho tiempo esperándolo, no podía estar equivocada...

Sencillamente, no puede ser que en la vida de una persona de los 6 a los 18 años ESTO sea lo más destacable. Mucha familia y pocos amigos/colegio. Solo un par de pinceladas aquí y allá.

Esperaba mucho más de un proyecto de esta envergadura y me he quedado fría. No puedo dejar de pensar que es una muy buena idea muy mal aprovechada.

Jorge Vargas dijo...

Pero mi querido Willy, decime que no tiene nada que ver con Boys in the Hood o Darío Barrio, o lo que es lo mismo, mi barrio con su bar Los Itabos. Saludos, el cine a veces es la vida, y la vida tiene partes aburridas (?)

Jorge Vargas J. dijo...

Pero mi querido Willy (DW), decime que no tiene nada que ver con Boys in the Hood o Darío Barrio, o lo que es lo mismo, mi barrio con su bar Los Itabos. Saludos, el cine a veces es la vida, y la vida tiene partes aburridas (?)...Supervivencia, o despistando a Herodes, al precio de lo aburrido, aunque algunos hablan de aburrimiento mortal, a burro entremos a Jerusalen, chico. Saludos una vez más y seguimos aquí en el BARRIO, Boys in the Hood, mi querido Robin

Po dijo...

No sé por qué
¿será intuición o por lecturas que he hecho?
lo cierto es que esta película no me llama para nada ni siquiera con su título, ni tampoco a mi compañera panda, así que mejor esperamos a la que sigue.
Gracias a DW como siempre.

Alejandro Soto Chaves dijo...

De acuerdo don Wílliam. Me quedé frío, estupefacto, cuando acabé dejando a Mason a las puertas de su aventura universitaria. Había tantas criticas favorables, tanto bullicio, que esperaba una de las propuestas cinematográficas mas alucinantes de la última década. Aletargada propuesta de Linklater, definitivamente. Me sorprende que siquiera la comparen con Birdman.

Juan Carlos Obando dijo...

Respeto muchísimo las críticas de don William (me parece que es uno de los mejores críticos que tenemos), y mi intención no es venir a este foro a cambiar opiniones, pero sí me gustaría hacer ciertas observaciones respecto a Boyhood.

No soy cineasta, pero, como aspirante a escritor, creo que puedo entender las razones por las cuales Linklater escogió este tipo de narración en vez de una con un arco narrativo clásico—planteamiento del conflicto, desarrollo del conflicto, clímax y conclusión—. Y ninguna de esas razones tienen que ver con la mediocridad de este estupendo cineasta.

Y sí, una de las razones es que nuestras vidas no siguen el camino de un arco narrativo clásico. Sí tienen un principio y un final, pero, a diferencia de las películas, los eventos que pasan en el medio no necesariamente se conectan unos a otros. Cada año experimentamos nuevos conflictos. Es decir, la vida tiene una naturaleza episódica. Linklater pudo haber seguido esta ruta—contar pequeñas historias a lo largo de 12 años, cada una con su propio arco narrativo—, pero hay dos problemas serios con este enfoque. Para empezar: ¿no sería eso demasiado formulaico, poco original? La película se hubiera visto como un compendio de episodios de Huckleberry Finn, o, si él le hubiera agregado elementos fantásticos y mágicos, como un compilado de historias cortas de Harry Potter. Lo cual hubiese sido desastroso. El segundo problema es práctico: Linklater solo disponía de tres días al año para rodar su película y sus actores principales eran niños sin ningún entrenamiento en la actuación.

Es cierto que algunos eventos de nuestras vidas se pueden extender por muchos años. Por ejemplo, la historia de Henry Hill en Godfellas (puede haber muchos casos más, pero usemos este para explicar mi punto): narra la historia de un niño de orígenes humildes que comienza haciendo recados para la mafia, crece hasta convertirse en uno de ellos, hasta que finalmente cae presa de sus vicios. El asunto es el siguiente: si usted quiere contar esa historia y enfocarse en el argumento, ¿para qué diablos usted va tomarse el riesgo filmar durante 15 años y con los mismos actores? ¿Se pueden imaginar si uno de los actores principales decide abandonar el proyecto a medio palo? Un desastre. No es que Boyhood no corriera este mismo riesgo, pero el estilo de narración—"flojo y perezoso", como algunos se atreven a decir—permitía cierto colchón ante cualquier eventualidad. Si Arquette hubiera abandonado el proyecto a medio camino, Linklater tenía la posibilidad matar a ese personaje y esa perdida se hubiera asimilado como una consecuencia más de la vida de Mason. Y si por casualidad usted tuviera la suerte de que nada pasara a lo largo del rodaje, hay algo aún más problemático en filmar por varios años una historia con un arco narrativo clásico, y es la siguiente: si usted sabe perfectamente cómo va a fluir la historia, sabe cómo los personajes van a reaccionar a los eventos que usted diseño en el argumento, cuál, entonces, es la importancia de filmar la historia con el mismo reparto? ¿Cuál es el valor agregado para el relato? ¿No sería eso, entonces sí, un simple artilugio? En resumen, ningún director—ni productor—, en su sano juicio, ni siquiera Linklater, se hubiera atrevido a hacerlo.

(Continúa)

Juan Carlos Obando dijo...

(Continuación)

En mi humilde opinión, estoy convencido de que Linklater tomó la ruta más orgánica para contar su relato: hacer una recolección de memorias. En esa colección, hay episodios, amargos y alegres, que quedan grabados en piedra; algunos no sabemos ni porqué los recordamos—como mirar un pajarito muerto por varios minutos en silencio—; otros son recuerdos imprecisos, y muchos simplemente los olvidamos. No hay una gran historia. Esa es la filosofía de «Boyhood». En esa película, hasta los momentos más monótonos y pequeños son importantes.

Gustos son gustos. A mí la película me pareció entretenidísima, pero debo reconocer que de una manera diferente a cualquier otra película. En lugar de preguntarme «¿qué va a pasar después?», me preguntaba «¿en qué tipo de personas se van a convertir Mason y los miembros de su familia?».

Finalmente, creo que Linklater merece un poco más de respeto. Él es un verdadero guerrillero del cine independiente y lucha porque otros cineastas tengan la oportunidad de contar sus propias historias. No es cualquier mediocre que una mañana, hace cerca de 13 años, se levantó de la cama y, frotándose las manos, dijo: «¡Voy a filmar a un carajillo por 12 años para echarme a los bolsillos la crítica y ganarme un Oscar!».

Yo, por lo menos, le voy a agradecer siempre que tuvo la valentía de filmar esta hermosa película.

Disculpen la extensión de mi comentario.


PS: Para los interesados, aquí les dejó una entrevista que El País de España le hizo a Linklater. Ahí habla de la influencia que recibió de cineastas como
Truffaut y Apted.

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/09/11/actualidad/1410456868_915129.html


Fernando Rodríguez dijo...

"Un actor entra por una puerta y no tienes nada. Pero si él entra por una ventana, tienes una situación" Billy Wilder

El sentir de Ana dijo...

Lo primero que pensé durante la película fue " qué buen casting el de esta cinta." Claro luego me aclararon que fue filmada durante 12 largos años. Interesante la intensión, vacía mi impresión. Sirve talvés para hacer un buen análisis sobre el desarrollo de una etapa del ser humano y la familia, comunicación, agresiones, silencios, secretos, relaciones, vivencias internas individuales, conflictos. Ahí esta el material en la pantalla, 12 años en la vida de un muchacho y su entorno.

El sentir de Ana dijo...

Me encantaría saber como fue la organización de la película, cómo se las arreglaron con los tiempos de los actores, cómo les pagaron, cómo los tuvieron a todos en el momento adecuado para filmar. No ha debido ser fácil, más teniendo todos otros proyectos en el camino, manejar estas variables. Eso es de tomar en cuenta, eso me parece osado de parte del director.

Sergio dijo...

Para Pericles que me pidió más análisis de contenido, esta vez, me abstengo de comentar lo formal.

---

El director Mike Leigh dijo que no podía estar más en desacuerdo con esa frase final que ud cita, DW. Yo, por mi parte, estoy con Leigh cuando explica (en una entrevista) que, claro, está el escape de los problemas personales, pero la identificación de lo que se conoce, de un mundo que sea familiar y creíble y la historia que se ve en pantalla refleje una realidad que pueda despertar emociones de empatía o rechazo. Los mejores filmes, y aunque manejen temas fantásticos, son los que tienen una profundidad humana.

Es ahí donde pienso que Boyhood funciona pero no como afirman todas la críticas que la alaban. Más bien, a como yo lo veo, al revés.

Boyhood maneja una realidad cotidiana. Es llevada con naturalidad y sin percibir mucho los años que pasan; además del retrato de desiciones erradas que hacen madre, padre, hijos y pasos inevitables de la vida (que los hijos se vayan a la universidad, carsarse por segunda vez, etc).
Como el mismo título lo dice, se trata de los "Momentos de una vida" que vemos en dos horas y media...

Y ya.

Entonces yo me pregunto: ¿Acaso quiero que mi vida sean simplemente momentos por aquí, por allá que no llevan a nada? ¿Son válidas las realizaciones que tienen los personajes si a la hora de hacer cada cosa no es más que automática y sin conciencia? ¿Voy a ver mi vida en unos años y recordar solo esos momentos sin sal que llenaron el tiempo?

Es casi nula la profundidad en cada tema abarcado y no hace por donde cuestionar las acciones humanas tan monótonas. La película es cruda por mostrarnos esa realidad y si lo vemos como una llamada de atención puede hasta ser terrorífica. ¡Los humanos somos aburridísimos! Porque eso hacemos: vamos por la vida en piloto automático sin una línea central que nos lleve y sea la fuerza que nos encamine a la esperada "felicidad".

Que la felicidad está en los detalles cotidianos, sí; pero uno tiene que darse cuenta que van de adentro hacia afuera, no al revés.

Esto es lo que le rescato a la película, y se lo agradezco por ello: que me recuerde que yo NO quiero que mi vida sean simples momentos por aquí, por allá, sin una dirección o propósito que me llene personal e internamente.

Sergio dijo...

Súper corrección: No era a Pericles, sino a Chismiticos.

Juan Carlos Obando dijo...

Para El Sentir de Ana:

En el link que adjunté en mi comentario se dan ciertas respuestas a sus interesantes películas.

Roy dijo...

A mí si me gustó, para crear cine artístico debe haber necesariamente algo de locura en el proyecto y la idea de filmar durante doce años para documentar fielmente el paso del tiempo en los personajes de la película sin hacer uso de maquillaje o efectos, como bien lo pudieron haber hecho, es ciertamente una locura que no muchos estarían dispuestos a hacer, ¿o alguien piensa que ahora por el éxito de esta película todos se van a poner a hacer lo mismo? Yo no lo creo.
Boyhood es una película novedosa en su objetivo, diferente desde su concepción misma, ese es su mayor valor, algunos la catalogan como simple voyerismo, o aburrida como Don William, yo veo en esta película belleza, porque también hay belleza en las cosas simples, aunque es comprensible que sea difícil verlo existiendo otros proyectos cinematográficos muchísimo más complejos como “birdman” por ejemplo.

Chismiticos 2 dijo...

Sergio de las críticas,
la peor ofensa
ofensa peor no hay
esa
que me comparen
con Pericles,
peor que me confundan
a tal por cual.
Ese es un disléxico,
tataretas fingido
de mal humor,
fingido en todo,
creo que hasta en el amor.
Lo perdono por esta
amigo Sergio
Sergio amigo
y me alegra
que haya tomado
tomado haya...
en cuenta
mi observación.

Marina Fligueira dijo...

Hola, bueno yo solo paso a saludarte: puesto que no voy hablar de lo que no sé... al no ver la pilícula...

Un beso y feliz semana.

Ronald Loaiza 2013083410 dijo...

Si hay algo hermoso que nos permite el arte cinematográfico es la subjetividad, gracias a las distintas ópticas que tenemos como espectadores y, a lo mejor, algo críticos. Difiero completamente con su opinión, algo que es muy raro, ya que me parece que la película es una obra maestra. La película se llama en español "Momentos de una vida", un título que expresa muy bien cómo es la película. Como dijo en el foro don Jurgen Ureña, creo que el problema que tiene mucha gente con Boyhood es salirse del esquema del cine clásico, un modelo experimental que apuesta a la sensibilidad del espaciador con un argumento que no sigue un conflicto en toda la película. Se dice que "no hay un norte" ¿y tiene que haberlo? ¿Acaso la vida misma tiene siempre un norte que perseguir? Eso, que nos presenta Linklater, es lo que causa aversión. Pero como dije, es interesante analizarlo desde ópticas distintas. Saludos don Wílliam

Ronald Loaiza 2013083410 dijo...

Si hay algo hermoso que nos permite el arte cinematográfico es la subjetividad, gracias a las distintas ópticas que tenemos como espectadores y, a lo mejor, algo críticos. Difiero completamente con su opinión, algo que es muy raro, ya que me parece que la película es una obra maestra. La película se llama en español "Momentos de una vida", un título que expresa muy bien cómo es la película. Como dijo en el foro don Jurgen Ureña, creo que el problema que tiene mucha gente con Boyhood es salirse del esquema del cine clásico, un modelo experimental que apuesta a la sensibilidad del espaciador con un argumento que no sigue un conflicto en toda la película. Se dice que "no hay un norte" ¿y tiene que haberlo? ¿Acaso la vida misma tiene siempre un norte que perseguir? Eso, que nos presenta Linklater, es lo que causa aversión. Pero como dije, es interesante analizarlo desde ópticas distintas. Saludos don Wílliam

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Gracias a los que han participado. Comentarios interesantes.
A Chismiticos le perdonamos...

Alejandro Soto Chaves dijo...

De acuerdo don Wílliam. Me quedé frío, estupefacto, cuando acabé dejando a Mason a las puertas de su aventura universitaria. Había tantas críticas favorables, tanto bullicio, que esperaba una de las propuestas cinematográficas mas alucinantes de la última década. Aletargado filme de Linklater, definitivamente. Me sorprende que siquiera la comparen con Birdman.

Yulissa Víquez dijo...

Esta vez difiero, a mi gusto fue un agradable paseo por muchos recuerdos.
Nos muestra de la manera más sencilla la simpleza del mundo, de la realidad en la que vivimos, de que la vida no es más de lo que ya hemos visto y de lo que otros ya han vivido.
Nos enseña lo difícil que es tomar decisiones y como estas nos afectan constantemente.
Nos recuerda lo importante de que nuestras expectativas no nos superen.
En fin se resume en que todos crecemos, vivimos y en algunos momentos miramos atrás y decimos:
"Solo pensaba que habría más"...

Hárold Quesada dijo...

Concuerdo totalmente con usted, señor Venegas ( y eso no pasa siempre!). Saludos!

Pako González dijo...

Mi estimado Wílliam Venegas La Huella Del Ojo
debemos y no despreciar el riesgo de dirección al asumir un relato de 12 años. Creo además que a veces la vida misma se debe tomar la pantalla entendiendo que no somos tan felices.

Leonardo Ugalde Cajiao dijo...

Concuerdo con usted don William, desde mediados del año anterior, cuando se estrenó en Estados Unidos, se hablaba del mérito de esta película, por el solo hecho de haberse filmado a lo largo de 12 años con el mismo elenco, pero para mí solo fue un ejercicio aletargado de cine, aunque es el tipo de película que siempre va a encontrar sus defensores, aunque personalmente, al igual que su persona, comparto el pensamiento de Hitchcock. En cuanto a las actuaciones, no sé mucho de eso, pero sigo sin entender toda la bulla alrededor de la actuación de Patricia Arquette, la cual encuentro plana y hasta aburrida, aunque es un hecho que ganará el Oscar como mejor actriz secundaria. El niño-joven protagonista, lo sentí muy débil en su actuación, ahí únicamente se salva Ethan Hawke. Después de ver esa película, entendí porque en Estados Unidos, algunos críticos la llamaban "Boringhood".

Elbrujo Escritor / Fanatiticos del Cine dijo...

Película oportunista, estrenada un año después de una temporada cinematográfica memorable. Un filme sin riesgo, sin contenido intelectual, sin emociones, sin un argumento claro, sin un norte o dirección hacia donde llegar, Boyhood es como una pequeña, barquita de papel, que apenas flota en el mar de sus propias carencias.

Rónald José Loaiza Baldares dijo...

Si hay algo hermoso que nos permite el arte cinematográfico es la subjetividad, gracias a las distintas ópticas que tenemos como espectadores y, a lo mejor, algo críticos. Difiero completamente con su opinión, algo que es muy raro, ya que me parece que la película es una obra maestra. La película se llama en español "Momentos de una vida", un título que expresa muy bien cómo es la película. Como dijo en el foro don Jurgen Ureña, creo que el problema que tiene mucha gente con Boyhood es salirse del esquema del cine clásico, un modelo experimental que apuesta a la sensibilidad del espaciador con un argumento que no sigue un conflicto en toda la película. Se dice que "no hay un norte" ¿y tiene que haberlo? ¿Acaso la vida misma tiene siempre un norte que perseguir? Eso, que nos presenta Linklater, es lo que causa aversión. Pero como dije, es interesante analizarlo desde ópticas distintas. Saludos don Wílliam

Isaí Hernández dijo...

Wow, ya todo se dijo, bueno hace rato que la había visto, es muuuuuy larga, casi tres horas de duración, ah! Y ese chico Coltrane tiene la cara más tiesa que Cher...

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

"Boringhood"
le dice Leonardo Ugalde arriba. Me hace gracia
"Aburridohood",

Isaí Hernández dijo...

Y fue una semana de filmación por año lo cual lo reduce a tres meses de duración, si no recuerdo mal, así que tampoco sobrevaloro el tiempo invertido...

Pío Pío dijo...

Iba a ver esta película, pero mi intuición me dijo que mejor no fuera a verla. Mi intuición rara vez falla.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Pío Pío:
tal vez la mejor decisión es verla y luego compartir conceptos.

Michael Vargas dijo...

Aburrida, para nada. Transmite sentimientos sin contar una historia dramática y sin manipular momentos de tensión o tristeza, y eso, no lo logra fácil cualquier drama de familia. Boyhood retrata la vida misma de forma excelente, pocos directores logran hacer una película que reproduzca la vida misma de forma tan natural. Y si algunos dicen: "la vida cotidiana es aburrida, que aburrida una película así." Pues, que poca sensibilidad del mundo en que viven poseen. La vida normal no es aburrida, y aunque se diga que no se quiere llevar una vida "sin rumbo y sin superación", para mi, aunque uno llegue a ser un Michael Jackson o una Madonna, la vida no va dejar de estar constituida por momentos simples, como en Boyhood.
Y bueno don Wílliam su crítica de esta película no dice mucho, la mitad de ella sólo dice lo que otros ya dijeron de esta, luego agrega lo que otros dicen de como debería ser una película, y al final usted solo dice que "la película es aburrida."

Alexánder Loaiza S. dijo...

Wílliam Venegas con todo respeto, es algo constructivo no más. Esperaba su crítica sabiendo que no la había acogido de manera positiva como muchos otros críticos, pero esperaba viniendo de usted algo más formal, con argumentos sólidos esos puntos negativos del filme, siendo un crítico profesional me parece que utiliza algunos adjetivos un poco pobres y lo hace en un momento como de patada en la entre pierna después de ver la película, creo que hubiese sido más interesante leerla si no cayera en contra de los que la alaban en todo el artículo y fuera más objetivo. Personalmente a mi no me convenció el filme, no es la obra maestra en la manera que la han hecho ver, es una película bonita nada más, tampoco es un filme donde el director trata de hacer algo experimental, en su filmografía está la trilogía de Before, que por cierto este año son 20 años ya de haberse producido Sunrise, su trabajo más destacado y trascendental en mi opinión, natural y sencillo como Boyhood pero mejor elaborado.

Lourdes Mora Vega dijo...

Sinceramente para hacer algo a cerca de "nada" debe haber un "algo", como en la serie de TV Seinfeld, que puede ser de todo menos aburrida.
El problema con esta peli es que es "olvidable". Mientras uno la ve, se siente envuelto en el drama familiar. Al fin y al cabo son 3 horas de pertenecer a esa familia. Unas semanas después, que es mi caso, no recuerdo un solo evento importante, solo generalidades.
Particularmente no me aburrió, pero mentiría si digo que me divirtió. Solo estuve ahí y ya es un recuerdo borroso.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Solo lo voy a decir una vez:
Creo que un artista expone su obra y no debe defenderla, queda ahí, para que opinen sobre ella quienes quieran opinar.
Igual sucede con un texto y una crítica de arte es un pequeño ensayo. Quien lo escribe no tiene por qué defenderlo ni defenderse. Así que no diré una sola palabra para defender mi texto, pero sí quiero advertir que cuando escribo una crítica de cine o teatro o cualquier otro texto no lo hago pensando en agradar o desagradar a otra u otras personas, menos si son colegas.

Po dijo...

DW
¿qué pasó?
¿quién está de necio?
¿quiénes?
Los comentarios de cine son para disfrutarlos aún estén en contra de lo que uno piense.

Juan Carlos Obando dijo...

Después de leer los comentarios, me doy cuenta que está película genera muchas opiniones encontradas; no parece haber muchos en el medio. Están los que la admiran y los que la odian.

Eso es mucho decir para una película pequeña en escala—su presupuesto es desproporcionadamente bajo comparado con el otras películas en la carrera por el Oscar—y en alcance—no pretende tratar grandes temas existenciales.

Pío Pío dijo...

Usted tiene toda la razón, Don William. Voy ver la película.

MI BUTACA CINECLUB dijo...

Este sábado 14 de febrero, a las 5 de la tarde, en los cines de Plaza Mayor (en Rohrmoser; hoy Teatro Valzar) asistan al ciclo de películas con Charles Chaplin. Pasamos:
MONSIEUR VERDOUX.

Niña Pochita dijo...

Buena voltereta te das amigo Sergio crítico de tele al analizar esta película,
te das una voltereta y caíste bien parado,
me gusta tu comentario pero ni así iré a ver esta película que dura mucho y me duermo, ¿no te dormiste nunca?,
me acuerdo cuando me dormí con la película El paciente inglés, qué bárbara yo...
creo que te estás formando bien como crítico, eres joven y que te tienes que bien aprovechar el tiempo.

Saludos, ojalá pases tú por mi blog que casi nunca me visitas, oye, tú.

Niña Pochita dijo...

DW:
así como el joven Sergio no me hace ír a ver esta película,
tú DW sí haces que no la vea menos cuando te dicen que es *Boringhood*

Marlon Marín dijo...

Muy buena crítica, me parece la película más sobrevalorada de los últimos tiempos. Además la actuación de la hija es la mejor y nominan a la mamá, que hace un papel al estilo novela mexicana. La receta de los Oscar es simple; siempre nominan una de guerra, un drama de negros, una película mafufa , uno o dos biopics y ya!. Me parece que lo mejor es Wiplash, esa es original y con un final épico!

http://www.nacion.com/ocio/cine/emBoyhoodem_0_1470252972.html

Fabián Durán dijo...

Si, es larguísima.., son casi 3 horas, pero se sienten como 5.
La edición [montaje] parece pobre también, la película termina como 10-15 mins. después de cuando debió haber sido el final. De hecho que cuando termina uno queda con la sensación de una historia inconclusa.

http://www.nacion.com/ocio/cine/emBoyhoodem_0_1470252972.html

Carlos Zúñiga dijo...

Ya vi la película, y puedo decir que he visto en mi vida una cantidad inumerable de cine, desde una pequeña edad...
[DW]su crítica no dice nada que se pueda leer con algún sentido, para mí la película no es lo que usted dice, solo recuerde que para todo en la vida hay gustos. Saludos.

http://www.nacion.com/ocio/cine/emBoyhoodem_0_1470252972.html

Jimmy Rivera dijo...

Muy de acuerdo con este punto de vista. Por lo que, yo al menos, le doy el Oscar al "Gran Hotel de Budapest".
"Boyhood" lo único que me sorprendió fue la osadía de filmar durante 12 años... siaaaa tonto.

Pero don William, déjeme hacerle una observación, y no soy de los que critica sus notas de Cine, porque comprendo cómo piensan Ustedes, pero fíjese lo que dijo Hitchcock y que usted rescata.

Alicia Solórzano dijo...

Opino igual.
Le reconozco a la película su capacidad de involucrarme con los personajes, en especial con Mason, el personaje central.
Pero de ahí no pasa.
Esperé dos horas y resto a que llegara el clímax, el desenlace o el punto de giro y nada...
Fue como ver un "reality show" de gran presupuesto. La actuación de Patricia Arquette, sobrevalorada. No entiendo cómo es la más fuerte competidora al Oscar.

Niña Pochita dijo...

DW
te repito este comentario es que me encanta, tú lees mi blog y sabes cómo soy sobre todo ahora que se casó tu amigo Hanzo:

Repito:

así como el joven Sergio no me hace ír a ver esta película,
tú DW sí haces que no la vea menos cuando te dicen que es *Boringhood*

Mark de Zabaleta dijo...

Buen análisis...


Saludos

Espacio Lasafueras dijo...

El hecho que esta cinta no prentende más que ser "como la vida", en mi humilde opinión, es un gran aporte a la aburrida cinematografía de entretenimiento. Difiero de Ud. tanto como del Sr. Hitchcock. Su narrativa simple y cotidiana nos hace ver, reflexionar y valorar nuestro cada día aún más. No pasa nada incrediblemente incredible, ni en el sentido negativo ni en le positivo. Y la vida es así, y es bella y olvidamos a valorar los días en la casa frente a la compu o regando las matas o cocinando una pasta o las horas en el carro frente a semáforos en rojo, etc, y esta cinta es un recordatorio de vivir cada instante plenamente, porque no hay más que esto. Con todo el respeto Don William...

Robert Chaves / Director Fanatiticos del Cine dijo...

¿Cuál es la mayor queja o "pero" que se le pone a una buena película contemporánea?, si están de acuerdo conmigo es la de "Ya todo está inventado en el cine, todo es un reciclaje de las ideas de los pioneros".
Ese precisamente es el mayor mérito que tiene 'Boyhood'. Es una propuesta sumamente arriesgada, en doce años de grabaciones pudieron haber sucedido muchas cosas que afectarán el resultado final que se buscaba. Ahora, por qué un 8 y no un 10/10. Pues podría resumir todo con esto que salió un artículo de la revista Cinemanía sobre Boyhood: " le faltó ser una mentira perfectamente construida".

Parece algo que está a medias entre una ficción y un documental, tirando más a lo segundo. Ciertamente le falto sal, creo que la personalidad que eligieron para el chico estuvo bien, pero mientras el crecía el nivel de intensidad siempre era el mismo. Nunca sentí esos momentos cruciales que a todo ser humano se le presentan a lo largo de su vida. ¡Ojo! no me refiero a grandes giros en la historia, se que el director intentaba emular una vida cotidiana de cualquier ser humano. Pero le falto emular una vida un poco más interesante, la que eligió no tiene curvas, es solo una línea recta.

Gabriel Belmont dijo...

Yo a veces me pregunto si siempre será correcto encontrar defectos en las opiniones y no así en una obra, por ejemplo considerar que 'Boyhood' no sea perfecta y que alguna gente tiene razón, en vez de considerar que la película es perfecta y que toda la gente que le encuentra un pero es porque está equivocada, algo para reflexionar nada más ^^

Maureen Aragón Redondo dijo...

Don William, Yo tengo que decir que me parecio aburrida. Y eso me confundio porque ese señor es el director de mi película preferida, Antes del amanecer (Before Sunrise) y esa historia rara me gustó tanto que ví las otras dos Antes del atardecer (Before Sunset) y Before Midnight. Entonces digamos que el estilo del director me gusta y que la intenté ver dos veces, tratando de encontrar algo más, pero no lo logré. Al final a la conclusión que llegué es que seguro con las tres de Before, yo me iba identifcando con diferentes etapas de mi vida y con la lógica idealista de los jóvenes de finales del siglo XX y con algunas de las dudas o críticas de los adultos del siglo XXI. Pero tal vez la visión de esta película es la de un joven del Siglo XXI que no tiene mucha esperanza y que solo acepta la realidad que lo tocó vivir y eso lo acepta pasivamente diciendo está bien. A lo mejor en la vida de este joven no pasa nada, o a lo mejor pasan muchas cosas pero nunca tuvo posibilidad ni deseo de cambiar nada, y toda la historia es la historia de la resignación. Al final sí la ví, dos veces, no me gustó, pero me dejó una sensación de desesperanza. :-(

Rendan Laveriz dijo...

Boyhood es una de esas películas que en mi opinión si se podrían considerar séptimo arte, no trata de tener una gran trama, ni de ser algo espectacular, trata de representar la vida de una forma que pocas películas han logrado, no soy quien para decir si es una película buena, pero tampoco creo que intente serlo, simplemente quiere mostrar algo tan complejo como 12 años. Un abrazo compañero.

Rembrandt dijo...

DW para mí ir al cine es algo especial, invierto tiempo, dinero y me visto como para una fiesta, por ello me desagrada que cuando la misma termina siento que fue un fiasco, la expectativas no se cumplieron y el tiempo invertido no valió la pena. En fin, el merito (¿?) de Boyhodd es su larga filmación. Ya que menciono esto tbn Ethan Hawke participó de otra/s películas/s de Linklater que se extendió (extendieron) a lo largo de 18 años si mal no recuerdo.
Abrazos querido amigo.
REM

Clara Calvo Fernández dijo...

Boyhood esta bien. Eso es todo. Si quitamos el hecho de que ha sido rodada durante 12 años, ¿qué más le queda? Una única historia simple, vacia de otras historas reales.
Me senté a verla con muchísimas expectativas (quizás este fue el motivo), y me llevé una pequeña desilusión. Era un proyecto que prometía, pero que se ha quedado corto.

(He llegado a este blog por casualidad, y me quedo, me encanta, felicidades)

Un saludo

Maripaz dijo...

Muchas gracias por tu visita a mi blog. Perdona mi tardanza en visitar el tuyo. He estado un poco atareada...
Me gusta mucho tu rincón, soy una cinéfila empedernida. Me has cautivado.
Ha sido un placer conocerte.
Saludos