SEGUIDORES: SE TRATA DE LA HUELLA DE CADA SEGUIDOR, ¡AL OJO! ¡DEJE AQUÍ SU HUELLA!

martes, 24 de febrero de 2015

"Selma": el cine en la historia con compromiso ético y social

Selma: Un drama personal es el de una población específica y el de un país; esto bien se muestra ahora en cine


La marcha desde Selma

En 1965, el presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, aprobó la ley que le permitió a la población negra el ejercicio del voto; sin embargo, esto no fue un simple acto de buena voluntad.Atrás de la decisión del señor Johnson se daba un fuerte y valiente movimiento popular en las calles. Esto presionaba fuerte, no solo a la Casa Presidencial, sino también al FBI y a los propios republicanos que se oponían a dicha ley. Al frente de esa lucha estaba Martin Luther King Jr., predicadorcomprometido con la importante lucha por la igualdad racial entre blancos y negros. Estos acontecimientos son los que se reflejan ahora en la valiosa película inglesa titulada Selma: El poder de un sueño (2014), dirigida por Ava DuVernay. Este filme logra darnos una sincera caracterización sobre el personaje principal (Luther King) e, igual, un registro bastante completo de esa época (pulcra ambientación). Es significativo lo bien que logra esta película unificar un drama personal, incluso en sus tonos familiares, con el drama social de sujetos excluidos de sus derechos tan solo por el color de su piel. De ambas vertientes, la película logra mostrar los sucesos como un solo drama nacional e histórico. Si bien la película se concentra en la marcha desde Selma hasta Montgomery (Alabama), su defensa de los derechos civiles es discurso bien planteado como actual y procedente. Este filme habría sido mejor si hubiese potenciado las soluciones visuales en lugar de recurrir tanto a diálogos explicativos e ilativos de la historia, aunque ello permite ver mejor el gran calibre de las actuaciones. 

12 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

SELMA: EL PODER DE UN SUEÑO
Título original: Selma
Estados Unidos, 2014
Género: Biográfico
Dirección: Ava DuVernay
Elenco: David Oyelowo, Tom Wilkinson, Tim Roth, Carmen Ejogo
Duración: 123 minutos

Calificación: CUATRO ESTRELLAS ( * * * * ) de cinco posibles

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Selma: El poder de un sueño es película que debemos ver; ojalá los profesores de Cívica o Historia inviten a sus estudiantes y la comenten. Es preferible obviar ciertas secuencias melodramáticas (música incluida) para concentrarse en el meollo del asunto: los cada vez más pisoteados derechos humanos.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Este filme habría sido mejor si hubiese potenciado las soluciones visuales en lugar de recurrir tanto a diálogo explicativo e ilativo de la historia, aunque ello permite ver mejor el gran calibre de las actuaciones (por ejemplo, Carmen Ejogo logra una muy valiente dulzura como Coretta Scott King).

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...


Los encuentros entre David Oyelowo (como Luther King) y Tom Wilkinson (presidente Johnson) tienen un equilibrio dramático ejemplar para el cine e, incluso, para el teatro. Lo más gratificante es el buen manejo de las inflexiones narrativas que ha hecho la directora del filme, Ava DuVernay, para sostener bien la tensión de su historia: ritmo intenso dentro de cierta moderación visual.

Oscar Laguna dijo...

Muy de acuerdo William. La película nos transmite de una manera bastante efectiva el dilema de Martin Luther King en llevar a cabo una protesta pacífica para lograr el objetivo. Una vez que él ha recibido el premio Nóbel de La Paz, se da cuenta que controlar el espíritu de lucha que se ha generado en la población negra del sur es una labor muy difícil. La protesta violenta puede ser definitivamente efectiva pero va en contra del pensamiento de King, de la forma como él cree se puede llegar al éxito y ahora en contra de su imagen. Las fuerzas represivas en ningún momento van a dejar de utilizar la violencia en contra del movimiento, por más pacífico que éste sea. Es más, los opositores al movimento tienen interés que éste se vuelva violento y se desprestigie. Por tanto la lucha se mueve a un nuevo campo de batalla y ese campo son los medios de comunicación. La película es una gran lección de historia, que la propia población negra de Estados Unidos debería ver y reflexionar. El espíritu de lucha de aquel entonces se ha perdido y hoy cuando después que se ganaron muchas batallas pero no la guerra, existe mucha indiferencia y pasividad.

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Óscar:
De acuerdo, totalmente.

Gabriel González Vega dijo...

Coincido con William. Es un filme muy bien hecho y muy valioso en sus ideas. Pienso que debemos aprender a valorar obras de estilos muy diferentes, no hay un solo un estilo "bueno". Hay muchas formas de decir bien las cosas a través del arte. "Selma", en el estilo por el que opta, muy apropiado al tema, está muy bien lograda. Y lo que nos dice es de urgente relevancia y aplica no solo al racismo, también a la xenofobia, la homofobia, y más.

Robert Chaves / Fanatiticos del Cine dijo...

" Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces;
pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos".
Martin Luther King.

wílliam venegas segura dijo...

Robert:
Creo que estamos peor que antes.

Milo Baggins / Fanatiticos del CINE dijo...

Un reparto muy bien manejado, donde desconocidos en papeles principales cumplen y reconocidos en papeles pequeños apoyan. Destaco las intervenciones de David Oyelowo y Carmen Ejogo (Esposa de Martin).

Will Stark Rojs / Fanatiticos del cine. dijo...

Don William, le respondo aquí porque usted me etiqueto en una publicación que no puedo comentar, con respecto a los Oscar. Mi criterio para calificar que una película es buena no podría ser mas independiente de lo que opina la Academia de cine gringo. Para mi los Oscar es un show banal...asi como un partido de fútbol, un espectáculo de circo o un desfile de modas. Pero si de algo tiene de utilidad este tipo de carajadas, es para que se estrenen en el país películas que, si no fuera el caso que son nominadas o ganan un premio Oscar, jamas estrenarían. Entiendo y comparto que es lamentable que las personas le pongan tanta atención a asuntos tan efímeros y superfluos, pero de eso no se escapa absolutamente nadie en esta sociedad...incluido usted y el señor que critica a los que ven los Oscar. Así que en vez de darnos clases de moral y mirarnos con antipatía, nos deberían mirar con afecto. Estamos todos en el umbral de la desesperación. No nos queda mas que mirarnos las caras, leernos las opiniones, tomarnos el pelo, hacernos compañía... ¿o no?

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Pasamos de película. Vamos.